¿Se aleja sin decir nada? Castiga su actitud y serás recompensado!

Alguien que se aleja sin decir nada, o te dice algo pero vuelve cuando le da la gana, está formando un vínculo tóxico contigo que luego se vuelve muy difícil de romper.

En este vídeo te explicaré cómo se castiga exactamente esta actitud Y VERÁS TODO LO BUENO QUE TE VA A TRAER HACERLO. 

Pero antes hay que entender un poco por qué se aleja y por qué te has vuelto tan adicto hacia esa persona que se aleja o que nunca se va de tu vida del todo, pero tampoco se compromete.

Una de las razones por las que te duele que se alejara de ti sin decir nada es porque te hizo sentir la persona más importante. Te colmó de atención, lo pasabais bien conversando, parecía que todo iba genial pero…

De repente comenzó a distanciarse. Cada dia hablaba menos, al otro te dejaba en visto y comenzó a tener actitudes cada vez más distantes e impredecibles.

Generándote con ello una fuerte ansiedad y sensación de “niño huérfano”.

Tú realmente no sabes qué pasa, crees que todavía hay esperanza. Piensas que si esa persona aun te da algo de atención puede volver a ser como antes, sentir todo lo bueno que te daba sin tener lo malo de ahora.

¿Pero sabes qué? Esto nunca sucede, se vienen periodos donde te hace caso y te sientes inmensamente enganchado y feliz para luego volver a alejarse dejándote una ansioso y angustiado.

Y tú no entiendes qué pasa, experimentas mucho placer, amor y una adicción muy fuerte cuando esa persona viene pero luego vuelve a alejarse. Porque esperas ansioso cuando será el momento en que vuelva a darte su atención para poder sentir esas emociones otra vez.

Es precisamente por eso por lo que cuesta tanto dejar una relación de este tipo. Porque son altamente adictivas, pero también altamente tóxicas.

Necesitas esa “droga” para sentirte bien y completo. No puedes parar de pensar en esa persona y cuando volverá a hacerte sentir esas sensaciones de nuevo.

Eso hace que se lo toleres todo porque te sientes mejor cuando estáis bien, porque sabes que siempre llega un momento que estáis bien y no importa que la semana haya sido horrible si consigues aunque sea por unas horas volver a tener a esa persona.

Y te engañas a ti mismo, piensas que todo esto te tiene que compensar y la situación cambiará, de que se dará cuenta que te ama y se quede para siempre. Pero pasa el tiempo y no lo hace, siempre es el mismo bucle, viviendo en una montaña rusa emocional.

De peleas, de ignorarte, de buenas palabras, de sentir amor y felicidad y ese bucle se vuelve eterno y cada vez más adictivo. Te has convertido literalmente en un ludópata de su amor.

En los casinos mantienen enganchada a las personas dándoles pequeños premios pensando que así conseguirán el premio gordo. Y tiran y tiran monedas esperando conseguirlo, pero solo obtienen algún premio pequeño y acaban perdiendo todo su dinero echando más monedas esperando al premio gordo que nunca llega.

Y al día siguiente vuelven a intentarlo porque si les tocan premios pequeños, también les puede tocar el premio gordo.

Un símil sería que ese premio pequeño es cuando te da su atención, el premio gordo es que decida quedarse contigo para siempre pero al final no olvides que el casino siempre gana.

Y cuando te das cuenta ambos os habéis acostumbrado a:

1- Tú: das mucha atención, sufres mucho y recibes poco, pero cuando recibes ese POCO te sientes increíblemente aliviado y bien. Lo cual lo convierte en algo muy adictivo para ti.

2- Él o ella te da poca atención y recibe mucho,  así que te sigue dando poca atención. Y siempre te dará la justa y necesaria para que no te vayas.

Si haces el amago de irte te perseguirá, te podrá llegar a decir que te ama, que te valora, pero perderá el interés y se alejará de nuevo tan pronto vea que te vuelve a tener.

La única forma de solucionar esto es castigar esa actitud de perro del hortelano que tiene, de maltratarte, de ignorarte, de tratarte como le da la gana y de hacerte vivir una montaña rusa de emociones llena de sufrimiento y falso amor momentaneo.

Pero debes entender algo: permanecer en este tipo de situaciones mucho tiempo es muy peligroso porque te acostumbras a que el amor es sufrimiento y cuando consigues salir de una relación así te metes en otra igual porque te acostumbraste y te volviste adicto a este tipo de relaciones.

Incluso llegas a pensar que si no sientes una montaña rusa emocional de emociones no es amor y esto hace que te sea imposible mantener ninguna relación de pareja porque en realidad nunca la buscas, solo buscas esa sensación adictiva que genera una relación tóxica de este tipo.

Lo cierto es que millones de personas están atrapadas en este tipo de patrones. Dónde siempre “les hacen daño” porque que casualidad se topan siempre con los “cabrones” o “cabronas”.

La forma de castigar esto es simplemente…

PARAR

Darte cuenta de lo que ocurre y ponle un freno, por ti y tu futuro. Seguir así no cambiará cómo se comporta esa persona contigo, solo lo fomentará más. Simplemente PARA y no vayas de farol, HAZLO DE VERDAD.

Tengo clientes que les digo como norma estricta: “IGNORA A TU EX, TOTALMENTE”. Y no han pasado ni 3 horas, que ya están hablando por teléfono y entrando otra vez en la dinámica de: “te amo” y a los cinco minutos SU EX LES VUELVE A decir: “Pero es mejor pasar página”.

No saldrás de una relación así yendo de farol, solamente siendo FIRME y dando un ALTO definitivo ignorando todo contacto de la otra persona podrás seguir adelante.

La recompensa que recibirás será ser capaz de identificar personas sanas y valorar lo que es el amor, en vez de meterte en relaciones adictivas y tóxicas que te impiden tener nada estable y solo estar sufriendo.

Debes ser firme, asumir que TU DIGNIDAD VA POR ENCIMA DE TODO y que si alguien NO LO DA TODO POR TI, TÚ NO DAS NADA POR ÉL.

Cuando tu pensamiento es siempre así de firme es imposible que te metas con un hombre o una mujer que se aleja sin decir nada porque aprendes a dar la patada a la mínima manifestación de este tipo de comportamientos.

Y lo curioso es que cuando actúas así con tu autoestima y dignidad por delante este tipo de personas te respetan y aprenden a comportarse mejor.

¿Nunca has visto a una persona que nunca hacía nada con su pareja y no la trataba bien, pero que a la siguiente pareja la llevaba en bandeja y hacía todo por ella? Un cambio radical, como si fuera una persona distinta.

Y es que las personas cambiamos muchísimo según como nos traten, mientras de ti se aleja con la persona que le trata de la forma adecuada podría perseguirle y rogar amor durante años.

Valórate, trátate con respeto, dignidad, enseña que abandonas el barco a la mínima tontería y te encontrarás con que tienen un comportamiento mucho más respetuoso contigo. Dónde se te valora y no se juega contigo, ni se aleja ni te lleva a montañas rusas emocionales tóxicas y adictivas.

Te sorprenderá, pero esa persona solamente te está tratando como tú le has enseñado que te trate. Y eso debe cambiar desde ya, te enseñamos como castigar estas actitudes y aun mejor, CÓMO DARLES LA VUELTA y cómo hacerlo paso a paso en nuestro audiocurso de Cómo recuperar a tu ex. Para una atención personalizada, te recomiendo utilizar mis servicios de coach personalizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.