Cómo causar obsesión psicológica: RECOMPENSAS VARIABLES

Robert Sapolsky realizó experimentos con un mono. En el primero, hizo que el mono recibiera una señal para pulsar un botón 10 veces, y al hacerlo recibiría su comida.

Mientras lo hacía, medía la dopamina del mono. La dopamina es, dicho muy resumido y básico: el neurotransmisor del placer.

Se dio cuenta de algo sorprendente: el mono no sentía placer cuando comía solamente, sino que empezó a producir dopamina nada más oír la señal.

En el segundo experimento, se le dio la señal pero en cambio se programó para que cuando pulsara el botón 10 veces, sólo le diera comida un porcentaje de las veces.

De tal modo que el mono pulsó el botón obsesivamente para recibir su recompensa, en cuanto vio que a las 10 veces no salía su comida. 

Lo que sorprendió al profesor, y ahí está la clave de la recompensa variable, es que observó que los niveles de dopamina del mono estaban disparados por las nubes, MÁS DEL DOBLE que cuando se le daba su recompensa el 100% de las veces.

¿Qué es lo que ocurrió?

En el primer caso, el mono descubre que va a conseguir la recompensa seguro, por lo que su organismo genera menos dopamina, ya que sabe que en el momento en el que lo necesite obtendrá comida. 

Pero en el segundo caso, la incertidumbre empuja al mono a repetir una y otra vez la tarea, porque cree que en algún momento la comida puede… Y AQUÍ ESTÁ LA CLAVE QUE LE EMPUJA A REPETIR OBSESIVAMENTE LA ACCIÓN: EL MONO CREE QUE LA COMIDA VA A TERMINARSE, y también cree que si sigue pulsando, en algún momento  CAERÁ COMIDA, porque otras veces ya ha caído comida.

Así que el mono se encuentra ante su máquina tragaperras particular, y la dopamina lo mantiene enganchado a ella.

Esto es lo que se conoce como: RECOMPENSA VARIABLE.

La recompensa variable es la razón de que seamos ADICTOS a las redes sociales. ¿Por qué hay personas que desbloquean su móvil desde 100 a 900 veces en un día?

Porque cuando tú entras a instagram, facebook o whatsapp y ves el famoso icono de: “notificaciones”, ves que hay 9 nuevas. 

Entras a leerlas esperando que haya alguna notificación que consideres: “importante”. A veces las hay, pero OTRAS MUCHAS NO, y sólo son tonterías: que si invitaciones al candycrush, o que tu primo ha ganado un torneo de bufandas hechas a mano.

Sigues entrando porque alguna de esas notificaciones a veces tiene importancia para ti. Aunque 100 veces sea que no, sólo con que una sea que SÍ, te hará volver a entrar de forma obsesiva esperando aquella notificación que te haga sonreír.

Cuando entras a whatsapp 500 veces en un día esperando leer el mensaje de esa persona que amas, lo haces porque sientes un ligero placer al entrar a whatsapp y esperar leer un mensaje suyo.

Te lo imaginas diciéndote cualquier cosa que te gustaría oír, desde: “quiero verte” a que te converse sobre su día. Y al imaginar eso, estás sintiendo un placer – imaginario, sí, pero PLACER. 

(No hay dopamina imaginaria, toda la dopamina que sientes es REAL, aunque sea en base en cosas que tú imaginas)

Y da igual que la otra persona no te haya hablado, cada vez que abras tu whatsapp esperando leer su mensaje, solo con imaginarte que te habla, experimentarás un placer que se multiplicará por 100 si te habla o te dice algo similar a lo que esperas oír.

De tal modo que te seguirá teniendo enganchado, experimentando “microplaceres” imaginarios mientras esperas EL PREMIO GORDO. Que es el placer REAL.

Y esto causa auténtica obsesión, que es el secreto de la recompensa variable.

Pero te diré un secreto QUE POCOS SABEN, y que no encontrarás en ningún sitio sobre la recompensa variable y es que…

LA RECOMPENSA VARIABLE SÓLO FUNCIONA EN COSAS DE VITAL IMPORTANCIA:

  • Dinero
  • Salud
  • Amor
  • Autoestima y Ego

No funciona con cualquier cosa. Si al pulsar 10 veces un botón, al mono sólo le cayera mierda en la cabeza, no lo pulsaría más.

Dicho de otro modo y en el amor: si a la otra persona le importas un huevo, aplícale la recompensa variable, que le seguirás importando un huevo. Primero TIENES QUE GANÁRTELO. Y para ello tengo muchos otros artículos que te invito a leer y revisar en este blog.

La razón de que entres a whatsapp 500 veces al día, no es que hables cosas trascendentales, es porque esperas que la persona que te gusta te hable.

La razón por la que la gente entra en los casinos, apueste todo lo que tiene y lo pierda una y otra vez y nunca aprenda… es porque sueña con hacerse rico algún día. Porque aunque hayan perdido 1000 veces, habrá valido la pena si al menos 1 de esas mil consiguen hacerse millonarios con una buena jugada. De eso viven los casinos (y no son pobres precisamente).

La recompensa variable juega con tu ilusión y tu esperanza, te lo promete todo, SÍ, pero a cambio de dejarte la vida en ello y esperar algo que tal vez nunca llegue, pero que si lo hace y “puede” (muy entrecomillas) que lo haga entonces, habrá valido la pena y te tendrá enganchado ahí.

En la actualidad, las relaciones tóxicas o que no acaban bien, siempre tienen el componente de recompensa variable. Estamos necesitados de ego y validación como nunca antes lo hemos estado en ninguna otra época de la humanidad.

Así que todo el mundo trata de tener el máximo de ligues posibles, se tienen cientos de citas, y cuando te enamoras de alguien, resulta que esa persona no lo está de ti, y se está centrando más en seguir conociendo a otras personas.

Al principio te demostró interés, y puede que hasta amor. Eso te enamoró y te enganchó. Y cuando ya tenías decidido que era para ti, de repente comienza a desaparecer. ¿Qué ocurre con esto?

Que la mayoría no toma una decisión sensata, no se valora y piensa: “pues voy a buscar a alguien que sí me valore”. No, en lugar de eso piensan: “Bueno, algo le pasará, quiero que vuelva a ser como antes”.

Y siguen insistiendo e insistiendo, dándole al botón esperando que caiga el premio.

Y todos estos pequeños premios que esperas cuando estás fuertemente enamorado de alguien, son los que te mantienen ahí, siempre guardadito.

Pero hay una forma TANTO DE APLICAR LA RECOMPENSA VARIABLE como de ser inmune a ella.

Te voy a decir la razón de por qué sería alguien que NUNCA NECESITARÍA de mis propios vídeos y artículos. La  razón porque nunca NADIE ha podido utilizarme, ni jugar conmigo, ni aplicarme la recompensa variable, y de que no haya rogado nunca a un ex.

La razón de que nunca haya necesitado hacer algo así y en cambio SÍ LO HAYAN HECHO CONMIGO es porque, las recompensas variables, conmigo no funcionan. Y tú puedes aprender a que NO FUNCIONE CONTIGO y aplicarla tú.

Te explico: mi hermana, que era estudiante de psicología, hizo un experimento conmigo con un programa informático que:

1- Si apostabas 50 centavos, recibías de recompensa 1€ el 50% de las veces

2- Si apostabas 1€, recibías de recompensa 100€ un 1% de las veces 

¿Que hacía la mayoría de la gente? Apostaba poco y cuando veían que ganaban empezaba a apostar mucho, esperando a recibir mucho, aunque sabían que era poco probable.

Yo en cambio siempre apostaba poco y de vez en cuando le daba al botón de “mucho” para ver si por casualidad había suerte, pero sin poner en riesgo mi economía. 

El resultado es que SIEMPRE GANABA y me hacía cada vez más rico en ese experimento.

Algo que sorprendió a mi hermana y que casi nadie lograba, porque la naturaleza del ser humano es querer SIEMPRE MÁS Y MÁS dando igual si tiene sentido o no lo tiene.

Lo que te quiero decir es que SI TE PARAS a analizar cómo funciona el amor, que es básicamente entregarlo TODO a la otra persona y la otra persona ENTREGÁRTELO TODO A TI, y que cuando esto no se da, simplemente NO HAY AMOR.

Si entiendes esto, dejarás de estar persiguiendo a quien te mantiene ahí sin ser nada.

Las parejas se comprometen, salen juntas y siempre son lo primero. Cualquier cosa que no sea eso, DEBES DESCARTARLA ENSEGUIDA.

SÉ SENSATO. Si tu pareja sale mucho de fiesta sin ti y se emborracha… NO, NO ES UNA RELACIÓN. SI tu pareja sale siempre con amigos sin ti, si su prioridad es el trabajo las 24h, si no tiene muestras de amor, si no te defiende ante todos siempre, si no eres su número 1 Y ERES EL número 2, 3, 4 o 10… Simplemente AHÍ NO PINTAS NADA.

Y hasta que no entiendas esto, van a aplicar contigo la recompensa variable toda la vida y te tendrán en relaciones de mierda que nunca llegan a nada.

Si te deshaces de la idea de: “hacerte rico con suerte”, y adoptas la idea de: “trabajo duro y realista”, podrás llevar una vida de relaciones sanas, completas y felices.

Porque con los que más juegan y los más ilusos de todos, son aquellos que piensan que las cosas caen del cielo y que las cosas sucederán sólo porque tú tengas ilusión en ello, obviando la realidad de que esto no ha pasado, ni pasará.

Al que le va bien la vida, es el que sabe que las cosas se trabajan, y que el amor sin amor SIMPLEMENTE NO ES POSIBLE.

Si quieres que te ayudemos de forma personalizada analizando tu caso, te interesarán nuestros servicios de asesoramiento personalizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.