Trucos para dejar de ser vergonzoso

© mloberg

La timidez es un impedimento cuando te quieres relacionar con los demás. No siempre somos capaces de vencerla y actuar como si nada estuviera ocurriendo. Si tu vida social se ve afectada por tu timidez, hoy te contamos unos cuantos trucos para dejar de ser vergonzoso.

Hay personas que no son en absoluto tímidas y ya desde niños son capaces de relacionarse con los demás de forma amigable y segura. Otras personas, en cambio, son tímidas desde niños y eso no siempre se soluciona de forma natural. Hay un tercer grupo de gente que ha sufrido algún tipo de trauma y se han convertido en personas inseguras y tímidas.

Sea como sea para dejar de ser tímido, como para cualquier otra cosa que quieras aprender a hacer en esta vida primero tienes que sabe cómo y en segundo lugar tienes que practicar. Te recomiendo nuestro curso Cómo superar la timidez y ser sociable en el que te daremos muchos consejos y ejercicios para que superes este problema.

Hoy vamos a darte algunos trucos para dejar de ser vergonzoso que pueden ayudarte. Pero recuerda que para conseguir algo tienes que esforzarte, tus problemas si no los afrontas no se solucionarán por si solos.

1.Tratar de encontrar la causa de tu vergüenza.

Solo así podrás enfrentarte a tus miedos y superarlos. Piensa desde cuando eres así, cuáles son las situaciones que más te miedo te dan y cuál es la consecuencia de tu comportamiento. Ver que no nos favorece en nada ser tímidos puede ayudarnos a querer vencerlo.

2. Gana confianza en ti mismo.

Puedes usar PNL o algún otro tipo de ejercicio. Lo importante es reforzar la confianza que tenemos en nosotros mismos. Encuentra tu manera de motivarte y alentarte para que te sientas valiente y puedas enfrentarte a situaciones que no te gustan.

3. Busca tus puntos fuertes

Trabájalos y abusa de las situaciones en las que puedes usarlos. Encuentra qué es lo que te hace sentir seguro, hazlo, disfruta haciéndolo y luego busca la manera de sentirte así cuando hagas cosas que no te gusta hacer o que te dan mucha vergüenza.

4. Cuida tu imagen exterior de modo que te haga sentir más fuerte, seguro y confiado

Como parte de la mejora en tu propia seguridad, intenta verte lo mejor posible. Cambia tu peinado, trata de perder algo de peso, haz ejercicio, lo que necesites para sentirte un poco mejor y más seguro con tu imagen. Si nuestra imagen nos supone un problema a la hora de relacionarnos trataremos de mejorar dentro de nuestras posibilidades y de aceptar con naturalidad nuestro aspecto. Solo cuando aprendas a quererte podrás emanar esa seguridad que hace que veas a una persona y sientas ganas de conocerla.

© quinn.anya

Una persona que se quiere a si misma de forma natural es mucho más fácil de querer. Alguien que se castiga y que no se quiere es un blanco fácil para los demás. Además con tu comportamiento y tus propias creencias sobre ti mismo les estás diciendo que ellos deben sentir lo mismo.

Cuántas veces no hemos visto a gente cruel reírse de un niño que lleva gafas o de una persona con sobrepeso. Y cuántas veces habrás visto cuál es la mejor solución para este tipo de abusos… ¡No darle importancia! Cuando alguien se ríe de otra persona lo que busca es herir sus sentimientos. Reírse de alguien a quien no le afectan sus críticas no tienen apenas gracia. Por lo que tal vez se ríen de ti una vez, pero cuando vean que no te preocupa lo que piensen dejarán de hacerlo.

5. Tómatelo con calma, paso a paso

No seas demasiado exigente contigo mismo. Afronta las cosas una a una y cuando lo tengas dominado ves a por la siguiente. Puedes empezar acostumbrándote a saludar o a iniciar conversaciones. Tú pones tus metas. Asegúrate que son pequeñas y que puedes conseguirlas. Si quieres conseguir las cosas demasiado rápido lo más fácil es que no lo consigas y te desanimes.

6. Inténtalo

Si algo no te sale, inténtalo. Si no lo consigues, vuélvelo a intentar. No dejes de intentarlo hasta que lo consigas. Para aprender a conducir hace falta teórica y mucha práctica, para aprender a andar hacen falta mucha voluntad y levantarnos del suelo muchas veces. Tu vergüenza no es un impedimento, haz lo que tengas que hacer las veces necesarias hasta que aprendas a hacerlo de forma natural.

7. Sonríe

Ves por la vida sonriendo. No estés serio, no mires mal a los demás… Sé que no lo haces para ofenderles pero tu actitud evita que mucha gente se acerque a ti. Puede que transmitas mal humor o que transmitas poco interés por los demás. Sonríe. Nadie se va a molestar sino lo haces. ¿Que te cruzas siempre con las mismas personas por la calle pero no sabes si saludarlas o no? Ante la duda una sonrisa.

Cuando se acerque alguien a hablar contigo, sonríe. Lo mismo cuando tú seas el que vas a hablar con alguien. Cuando entres a un sitio hazlo sonriendo, que lo primero que vea todo el mundo de ti sea tu sonrisa. Tu sonrisa te ayudará a que los demás se relajen contigo pero sobretodo a cambiar el humor. El cuerpo y el cerebro funcionan así. No puedes estar poniendo una cara sonriente y estar enfadado por dentro. Ojo que puedes sonreír de forma tensa y dar hasta miedo. Hablo de sonrisas relajadas y sinceras. Si la otra persona te contesta con una sonrisa ya habréis comunicado. No hace falta mucho más.

8. Habla

Ese es tu problema, observa cómo la gente entabla conversaciones y trata de aprender algo. Como hemos dicho, metas pequeñas. Objetivos fáciles de cumplir. Poco a poco irás ganando confianza y cada vez lo harás mejor.

9. No bajes la guardia

No dejes de intentarlo. Cuando lo consigas no bajes la guardia, sigue alerta durante un tiempo hasta que esta manera de ser y de hacer salga de forma totalmente natural. Ya sabes que se considera que una persona es experta en algo cuando lo ha practicado más de 10.000 horas. Te quedan muchas para decir que tienes experiencia en ser sociable y nada tímido. Así que sigue practicando y no bajes la guardia hasta que todo lo que estás aprendiendo ahora esté totalmente consolidado.

Si quieres más trucos y consejos COMPRA AHORA nuestro curso Cómo superar la timidez y ser sociable con el que darás un giro a tu vida y te convertirás en alguien más sociable, si te esfuerzas, claro.

Una respuesta a «Trucos para dejar de ser vergonzoso»

  1. grasias por la ensenhanza tengo 34 y asta aora soy timido insociables busco cadaves estar solo pero poco a poco seguire los pasos del truco y si me reconmiendan algun libros se los agradeseria muchisimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.