Si no quiere nada serio pero quiere seguir viéndote, ¡así ganas!

Cuando alguien me viene y me dice: “Mi relación es complicada”, yo le digo: “NO, NO LO ES”. 

Y aquí no hablamos de exparejas, personas que han compartido y luego se han separado. Hablamos de relaciones que nunca llegan a formalizarse, relaciones donde no puedes decir con orgullo ESTA O ESTE ES MI PAREJA y sonreír porque sabes que te da lo que quieres y que realmente está contigo.

Te diré un secreto: Ninguna relación es complicada, al menos, las de verdad.

Para empezar, si los dos no os estáis moviendo en la misma dirección, esto no es una relación, es una persecución.

Si tienes que insistir para que esto se mantenga a flote, no estás en una relación, estás en medio del océano con un salvavidas.

Lo peor que puedes hacer en el amor es apostar, porque si necesitas apostar para que ese hombre o mujer cambie, no estás amando, estás rogando.

Las personas son como son, y llevarles a ser lo que son es por todo lo que han vivido y han pasado. Cuando un hombre es mujeriego o una mujer es mentirosa, no lo son porque SÍ, lo son porque todo lo que han vivido les ha llevado a hacer lo que hacen.

Cada palabra de sus padres, salir una noche o no, trabajar en un trabajo u otro, y toda la vida que se han construido les ha llevado a ser así.

Y esto no se cambia y menos van a cambiar porque tú quieras que eso suceda, solo porque sea la mayor ilusión de tu vida no significa que vaya a suceder.

Si no se mueve por ti, menos va a cambiar por ti.

Es más, cuando alguien TE PROMETE UN CAMBIO, es precisamente porque no va a hacer ese cambio. Porque los cambios se hacen, no se prometen.

Los mujeriegos son los que prometen: “esto no volverá a suceder”, a un hombre sano y fiel jamás le hace falta pronunciar estas palabras.

Hay muchas formas de estar contigo, pero solamente una válida: ESTAR DE VERDAD.

Deja de minimizar las cosas y de poner excusas a todos sus comportamientos. Deja de llorar por las noche y de levantarte esperando que HOY sea diferente.

Cuando te tienes que convencer de que tu relación es feliz, de que es lo que quieres, cuando te encuentras a ti mismo convenciéndote que merece la pena, es porque NO MERECE LA PENA.

Deja de esperar una ruptura cuando ni siquiera estáis en una relación. 

Si esperas que te suelten para poder ser libre, no lo hagas. Porque esa persona no te va a soltar, no porque te quiera, sino porque eres cómodo para ella porque eres la única que SIGUE AHÍ pese a que no te quiere ni te dedica tiempo.

Eres fácil de mantener, como una planta a la que regando una vez cada 2 semanas sigue ahí, viva. Mientras te dejes alimentar con migajas, seguirás siendo alimentado con migajas.

¿Y sabes qué es lo peor? Que todo este tiempo lo estás perdiendo, estás privando a esa persona especial que te va a valorar de conocerte, porque pierdes tu tiempo en quien jamás te dará compromiso.

Puede que ese dia a las 18:00 en el tren, en una conversación casual conozcas a quien no te va a hacer sufrir y te dará una relación de verdad, pero esto es algo que jamás vivirás si en vez de estar a las 18:00 en el tren, estás dando un paseo con esa persona luego de una semana de no verla.

O si rechazas hablar en el tren porque te crees que tienes pareja, cuando en verdad no la tienes porque ni te quiere ni te respeta.

Te preguntaré algo: Si en dos semanas fueras a morir, ¿estarías satisfecho con la pareja que tienes?

Yo sé que probablemente te engañes a ti mismo y pienses que en verdad le importarías a esa persona si eso sucediera y estaría a tu lado. Pero si no quiere estar ni en las buenas, lamento decirte que en las malas AUN MENOS LO ESTARÁ.

¿Y sabes lo doloroso que es que aunque hayas ido engañándote a ti misma, pienses que le importas y debas encontrarte en una situación límite para ver que no le importas en absoluto?

¿Te gustaría vivir los últimos momentos de tu vida esperando que quien amas esté ahí, cuando NO LO VA A ESTAR NUNCA? ¿Ver que la has desperdiciado entera con alguien tan miserable?

El amor es sentir que para alguien le importas y le importa TODO DE TI, que estará contigo en las buenas y las malas. Muy lejos de llamarte para sexo o dejarte siempre en el último lugar, manteniéndote en una especie de limbo donde no tienes pareja, pero tampoco puedes decir que NO la tienes, esperando que un día cambie.

Las relaciones son muy, pero que muy sencillas… Cuando hay AMOR, lo hay. Cuando no lo hay, lo vas a notar por todos lados y tratarás de justificar por todos los medios posibles de que hay algo bueno en tu relación.

¿Pero sabes qué? Esto no va a cambiar a menos que tú cambies y aprendas a valorarte, quererte y no esperar jamás de una relación menos de lo que significa una relación.

Que es 100% compromiso, real y total contigo, ser una prioridad siempre y el número 1. Que tu pareja diga bien orgullosa: “ESTA PEDAZO DE MUJER U HOMBRE ES MI PAREJA”, y no solo lo diga, lo demuestre comportándose así siempre contigo.

¿Tu pareja puede decir algo así y actuar así? Porque si no, es muy fácil: NO ES TU PAREJA NI LO VA A SER.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.