Las oportunidades no se acaban

© _guu_

Muchas personas para ser felices necesitan ver realizados sus sueños. Otras, son felices con lo que tienen y se dedican a disfrutar de la vida, como quien viaja, simplemente observando y disfrutando de aquello con lo que se encuentran. El problema de los que persiguen sus sueños es que a menudo la frustración puede con ellos y no saben disfrutar de lo que tienen.

Otro problema para ser feliz es que mucha gente tiene miedo. Cuando lo que hay en juego es el éxito, el fracaso duele mucho más. Por eso hoy os voy a tratar de explicar cómo veo yo las cosas. Hemos dicho en este mismo blog en repetidas ocasiones que para conseguir las cosas nos tenemos que arriesgar que el miedo al fracaso no debería existir ya que el fracaso es un síntoma claro de que estamos haciendo algo por cambiar las cosas.

Los pesimistas o más negativos me dirán que no, que no lo hacen bien y por ello fracasan pero los más optimistas sabrán que ya tienen un modo menos por probar. Que tal vez el éxito se encuentra tras una larga lista de fracasaos y para llegar a él tendrás que pasar por todos y cada uno de los fracasos que te esperan. Fracasar es intentarlo, y se puede ser perfectamente feliz fracasando una y otra vez. Ser feliz no es tener el éxito que esperas sino trabajar para conseguirlo. No es un lugar al que tienes que llegar sino el camino que recorres para llegar a él. La felicidad es un modo de vida y se puede elegir, igual que eliges muchas otras cosas. Te recomiendo nuestro libro Cómo ser feliz y disfrutar de la vida, en el que Domenech te cuenta todo lo que ha aprendido durante su vida, muy complicada, como sabrás, por temas de salud. Pero como está de moda decir ahora, sí, se puede. Se puede ser feliz con nada y muy infeliz con todo. Solo se trata de saber verlo de la forma adecuada.

Como decía antes, si esperamos tener éxito el temor al fracaso es mucho más grande puesto que la recompensa que podemos obtener es muy alta. Es decir, o todo o nada. Creo que es un error ver la vida de esta manera.

No solo porque de los fracasos se aprende, y mucho, sino porque la vida es una carrera de fondo, no vale que te pares ante el primer obstáculo o la primera recompensa. Siempre tienes que seguir hacia adelante sin detenerte ante nada.

© Ramón Peco

En primer lugar debes aprender a tomarte el fracaso como algo positivo. A no esperarlo todo de cada intento. Piensa que es como jugar a la lotería. Pruebas y la mayoría de veces no funciona. Si tomas tus intentos como intentos que tal vez no lleguen a ninguna parte, el fracaso no será el resultado de tus intentos sino un aprendizaje, por ejemplo. Piensa qué probabilidades tienes de ganar a la lotería. Muy pocas. A pesar de eso sigues jugando y no te frustras cuando no consigues ni que te devuelvan el dinero. ¿Verdad? Pues con la vida haz lo mismo.

Aprende a valorar las opciones que tienes, los intentos que llevas a cabo como una simple estadística. Por probabilidades no saldrá bien en la gran mayoría de los casos. Si buscas trabajo, piensa que tal vez tenga  un 1% de posibilidades de encontrarlo entre toda la gente que busca lo mismo que tú. Así que hasta que no envíes 100 propuestas no puedes sentir que realmente estás teniendo menos opciones de las que esperabas. Tal vez tu porcentaje sea mayor que un 1% o tal vez necesites mandar 200 solicitudes para que te contesten las dos últimas.

¿Y si la siguiente vez que lo intentas es la buena? No vale la pena intentarlo una vez más? Piensa que todas las cosas que haces o intentas son susceptibles de salir bien un 10 o 20 por ciento de las veces, por tanto una o dos de cada diez. Eso significa que ocho o nueve veces de cada diez, fallarás. Si lo asumes es mucho más fácil intentarlo. Es como la lotería sabes que puede tocar pero en realidad no esperas que lo haga, aún y así piensas, a algunos les toca, por qué a mi no? Y juegas. Haz con tu vida lo mismo. Inténtalo sin grandes esperanzas y los fracasos, no serán menos, pero no serán tan dolorosos.

Lo que te digo no es que tengas que fracasar menos sino mucho más. Las probabilidades de éxito y fracaso seguramente serán las mismas, pero como pasa con la lotería, si no juegas no ganas. Empieza rebajando tu nivel de expectativas y verás como es mucho más fácil intentarlo y gracias a ello te darás cuenta de que la vida no es más que una lista de oportunidades. Una oportunidad tras otra. Inténtalo tantas veces como quieras. Cuantas más, mejor, más boletos de lotería tienes, más ofertas de trabajo respondidas, más intentos de conseguir algo más opciones tienes. No es que vayas a fracasar menos, insisto, es que como no esperas conseguir tanto vas a ser capaz de intentarlo más.

Rebajar las expectativas es lo importante. Algunos pintan las oportunidades como trenes, me parece una buena comparación. Sin embargo usan un tren como un elemento único e irrepetible: has perdido el tren, ese era el último tren… No, eso no es así. Los trenes pasan siempre de forma regular, en todas partes. Por eso alguien se ha tomado la molestia y el tiempo de construir una vía férrea. Después de un tren siempre acaba pasando otro. Así que tómate las oportunidades como trenes, siempre vendrá otra después. Tal vez tarde cinco minutos o tal vez tengas que esperar al día siguiente, pero la vida es una estación por donde pasan todos los trenes y desde la que puedes ir a cualquier parte.

Súbete a esos trenes, bájate si no acertaste el recorrido y sube al siguiente. Tarde o temprano llegarás a donde quieres. Y sobre todo, disfruta del paisaje, que la vida no es más que eso un viaje. Para ser feliz, y aprovechar al máximo lo que te da la vida te recomiendo nuestro libro Cómo ser feliz y disfrutar de la vida.


.

5 respuestas a «Las oportunidades no se acaban»

  1. Excelente es lo que puedo decir, nutritivo y alentador, toda una enseñanza compartida, mucha solidaridad. Gracias, gracias.

  2. Hola, justamente ahora estoy buscando trabajo, yo tenía un trabajo estable pero por cosas raras del destino nuestro nuevo jefe ha decidido hacer cambios radicales y todo el personal estable ha perdido su trabajo, y no nos ha quedado otra que empezar nuevamente de cero.
    Con esto me he dado cuenta que yo creía que ya lo tenía todo, y como es la vida a veces te mueve el piso y te caes pero con ganas. No sólo perdí el trabajo sino también el novio, que cosas no???
    Pero no pasa nada, voy a seguir su consejo e intentar conseguir trabajo sin preocuparme en todas las veces que me rechacen, con paciencia y buen humor todo se dará. Abrazos

  3. Son buenos sus consejos te levantan el espíritu y que quizás no seas la única que pasas por momentos emocionales que a veces te frustran me inspirare en lo del tren tiene razón pero a veces uno piensa y se queda paralizado y es eso que me pasa a mi que no puedo avanzar gracias sera que toque puertas y no se abrieron para mi por que cuando llegas a la base 6 ya no eres servible siento como un acto discriminatorio para los adultos.

    1. eres joven tienes todas las oportunidades aprovéchalas yo cuando fui joven aprovechaba todas las oportunidades de trabajo pero me jubile y ya mis hijos se fueron ya no tengo nada en las manos ahora me tengo a mi y tengo que seguir luchando hasta que pueda pero a veces la depresión es fuerte y te quiere ganar y como dices voy a ir al cine para olvidar un poco la tristeza suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.