5 claves para liderar en tiempos de crisis (2)

© Simon Rush

El pasado jueves empezamos con este artículo en el que queremos darte las 5 claves para liderar en tiempos de crisis, como verás son todas muy propias del sentido común, y puedes practicarlas de forma independiente para mejorar cada una de estas habilidades y llegar a ser un buen líder cuando sumes muchos puntos en todas ellas juntas.

En el otro artículo nombramos las dos primeras y más importantes claves para liderar en tiempos de crisis que no son otras que cambiar las reglas del juego y ser capaz de comunicar de forma adecuada. La comunicación es básica para un líder y hacer cumplir las reglas es otro de sus cometidos. En este caso lo que se le pide al líder es que sea visionario y sea capaz de solucionar la crisis. Si la crisis se ha dado porque estamos jugando con unas reglas que no funcionan es básico darse cuenta y ser capaz de cambiarlas.

Hay muchas otras cosas que hacen que un líder sea más o menos efectivo y seguido. Como todo en esta vida, puedes aprender y adoptar esas cualidades como propias con algo de esfuerzo y la guía adecuada. Te recomiendo nuestro vídeo curso Cómo liderar, liderazgo carismático. En el que no sólo aprenderás a ejercer como líder sino que ampliarás tu nivel de carisma, cosa que podrás aprovechar ya sea como líder o en una posición más discreta.

Continuando con las 5 claves para liderar en tiempos de crisis vamos a ver los 3 siguientes puntos. No son los únicos que necesitará un buen líder, siempre necesita mucho más, pero sin estas claves no vas a ser un buen líder y menos en tiempos de crisis.

Trabajar para el bien común

Lo veíamos el otro día, las reglas del juego tienen que servir para salir de la crisis, pero lo que está claro es que tienes que ser capaz de trabajar para el bien común, ser el que lucha por los derechos de la gente que quieres que te siga. No vas a ser nunca un buen líder entre los trabajadores, por ejemplo, si luchas por los derechos del empresario. Serás un buen líder cuando luches por los derechos de tus compañeros y trates de que el empresario salga beneficiado.

Generalmente el bien común conlleva a la felicidad del grupo, por lo que la productividad aumenta. Es absurdo pretender que gente infeliz sea más productiva, por tanto es un mal planteamiento intentar atemorizar o esclavizar a los trabajadores. Dales libertad, dales tiempo de descanso, aprende a motivarles y a satisfacer sus necesidades y tendrás trabajadores productivos y que se sienten en deuda con su líder.

© paris20vt

Si eres capaz de conseguir un cambio para la gente que te sigue conseguirás el liderazgo, para mantenerlo debes ser capaz también de mantener el foco de atención en el bien común. Piensa que las personas siempre son lo primero y que los que te tienen que seguir son personas. Si no esperas tratarles como personas no podrás decir que trabajas para el bien común. Es decir, quien se aprovecha de la gente tarde o temprano consigue que le teman pero no que le respeten. Un líder siempre es alguien respetado. Que no miente. Si el líder miente perderá la confianza de su gente. Por eso es importante aprender a comunicar. Lo hemos dicho en el otro artículo, la comunicación es imprescindible para un buen líder y eso implica hablar en el lenguaje de la gente que te sigue, te tienen que entender ellos, sean como sean.  Así que ponte a su nivel.

Definir un buen plan de acción

Un líder sabe organizar y sobre todo sabe delegar. Define tu plan de acción y aprende a delegar en los demás. El plan de acción debe seguir las reglas del juego y debe tener en cuenta que las personas que confían en ti y que te siguen quieren participar del proceso. Ser parte del cambio. Por ello aprende a delegar y a confiar en las personas. No tengas miedo de rodearte de gente competente, eso hablará bien de ti, de tu equipo y de la confianza que tienes en ti mismo.

 

Compartir la información

Comunicar es compartir información. No me cansaré de decir cómo de importante es la comunicación para ser un buen líder. No sólo con el grupo al que lideras sino con otros grupos externos. Por ejemplo tus superiores, la prensa, otras empresas… Aprender a compartir la información es importante, no solo para otorgar transparencia a lo que haces sino para poder ayudar a otros a que sigan tu camino. Entre muchos se puede llegar a buenas conclusiones.

Por tanto si formas parte de una empresa aprende a compartir información con los otros departamentos, si tienes contactos con la prensa aprende a darles información relevante, no perjudicial para los intereses de la empresa pero que ayude a las partes externas a entender el proceso y a sentir que forman parte de él. Lo bueno es que si formas parte de un grupo de empresarios, un sindicato o un colegio profesional tu experiencia y la de otros puede ser muy relevante a la hora de aprender de los errores y encontrar soluciones.

Puede que tú tengas una parte de la solución pero otros pueden tener lo que a ti te falta, por tanto unir fuerzas es básico para llegar al bien, común. Recuerda la clave número 3. Si compartir la información te lleva antes al bien común no dudes en compartir todo aquello que haga falta. No solo por transparencia sino por crecimiento personal y profesional.

Un buen líder no duda de sí mismo más que para seguir mejorando y creciendo, no cree que tenga la verdad absoluta y cree que puede mejorar. Si quieres crecer como persona y sentirte mejor con lo que haces no dudes en aplicar las cosas que has aprendido en tu camino al liderazgo. Si crees que te falta carisma te lo podemos enseñar en nuestro vídeo curso Cómo liderar, liderazgo carismático con el que aprenderás a comunicar y a tener carisma suficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.