La frustración puede ser tóxica

© jelleprins

La frustración es un sentimiento, una emoción que todos hemos sentido alguna vez. Lo que no nos planteamos es que la frustración puede ser tóxica. Ya desde pequeños aprendemos a luchar contra la frustración y es, como siempre, tarea de los padres orientar a los niños para que aprendan a manejarla de la mejor manera posible.

Vamos creciendo y no siempre aprendemos a gestionar la frustración de manera adecuada. Como pasa con el resto de emociones puede convertirse en una emoción tóxica y perjudicar seriamente nuestro día a día y hacer que nuestra personalidad cambie y que no nos sintamos a gusto con nuestra vida, ni con los demás ni ellos con nosotros. Un lío.

Para aprender a gestionar correctamente todas las emociones a las que te enfrentas, ya sea poco o mucho, lo mejor es conocerlas y saber qué hacer con ellas en cada momento. Para ello te recomiendo nuestro libro Cómo convertirse en un maestro de las emociones, con el que podrás gestionar adecuadamente tus propias emociones y aprenderás a reconocerlas en los demás y sabrás cómo actuar para ayudar a otros o para provocarles determinadas emociones. Si quieres ser un maestro de las emociones no lo dudes.

La frustración es lo que acompaña a nuestros fracasos en la mayoría de ocasiones. Nos educan para no fracasar, para sentirnos mal cuando nos equivocamos. En nuestro currículum nunca mencionamos nuestros fracasos. Jamás se nos ocurriría. En cambio hay sociedades en las que fracasar está bien visto. De los fracasos se aprende. Haber fracasado significa que lo has intentado, que tienes ideas, iniciativa y que probablemente habrás aprendido mucho durante el transcurso del intento y sobretodo cuando ya has visto que no lo has conseguido.

Saber fracasar es importante y sobretodo lo es saber darle la importancia que tienen cada uno de nuestros fracasos. No todos son equiparables pero hay personas que se desmotivan igual ante cualquier tipo de contratiempo.

Si eres de los que a la mínima adversidad piensas que no vales, que no merece la pena intentarlo y que todo te va a salir mal, entonces tienes un problema de frustración tóxica. Tampoco te vendría mal reforzar tu autoestima.

La frustración además nos obliga a asumir los fracasos antes de tiempo, a dejar de intentarlo, de luchar. Creer que hemos fracasado es uno de los motivos para fracasar, cuando en realidad no lo habíamos hecho… todavía.

Sentir las ganas de intentarlo una vez más, con ilusión y con ímpetu es sinónimo de no estar frustrado. Puedes haberlo sentido momentáneamente pero si vuelves a intentarlo es que eres tenaz y persistente. Pero ojo, no te vayas a obcecar con cosas de las que no vas a conseguir nada. Como decía saber aceptar la frustración es necesario y detectar cuando un tema ya no da más de sí, también.

En resumen, hay que saber asumir los fracasos a tiempo para no dejar de intentarlo mientras todavía es posible y para dejarlo cuando ya no hay nada que hacer.

© marvin L

Y es en el momento en que asumimos el fracaso cuando llega la frustración. Lo más habitual es que la frustración se demuestre en forma de rabia o de pena o una combinación de ambas cosas, pueden ser simultáneas o bien primero una y luego la otra. La sensación de frustración tiene que ver con nuestros deseos, con lo que creemos que necesitamos para ser felices.

Saber poner cada cosa en su sitio y saber relativizar nos puede ayudar a dejar de lado la frustración. Imagina qué será de tu vida dentro de diez años y dónde quedará o qué importancia tendrá entonces lo que ahora te tiene tan frustrado. La mayoría de veces no son cosas tan importantes como para que cambien el curso de nuestras vidas. Si el futuro no depende de tu éxito o tu fracaso, la frustración debería ser mucho menor. Está claro que hay cosas graves que merecen mucha frustración, pero no podemos dejarnos llevar por ella.

Imagínate que estás frustrado por haber fracasado en un proyecto empresarial. Imaginas cómo será tu vida dentro de diez años y te ves gris y sin dinero, si esto hubiera funcionado todo te iría mucho mejor. Vale, puede que te parezca importante y que afecta al futuro. Pero estás viéndote dentro de diez años, quién te dice a ti que no habrás emprendido, esta vez con éxito, otro proyecto que te llevará a vivir todavía mejor?

No dejes que la rabia y la pena que sientes te impida moverte para ir a por otros propósitos. Como decía antes lo que tienes que hacer es aprender de los fracasos. Obtener un feedback positivo en lugar de castigarte por lo mal que has hecho las cosas. Vale, no han salido bien, pero has aprendido de ello, la próxima vez saldrá mejor.

Y hasta que lo consigas. Aprende a reformular tus sueños para que los fracasos no signifiquen el fin de éstos. Si sueñas con montar una empresa y vivir un poco mejor a nivel económico pues sueña eso, no sueñes con montar un restaurante ya que a lo mejor no estás destinado a cocinar sino que tienes que invertir en un bar de copas. Por decir algo.

Si sueñas con estar con esa chica tan fantástica y tener hijos algún día con ella, y no la consigues estarás frustrado. Pero si tu sueño hubiera sido conocer a una mujer estupenda y algún día crear una familia, el sueño seguiría vigente, simplemente ella no era la elegida.

Todos tenemos sueños y anhelos que nos hacen imaginar que nuestra vida podría ser mejor pero tenemos que aprender a vivir con lo que tenemos y a soñar de forma realista, sueña de modo que puedas seguir soñando. Con los pies en el suelo pero buscando la manera de conseguir tus propósitos y sobretodo aprende de tus fracasos.

Escucha a tus emociones, ellas hablan sobre lo que sientes pero no sobre cómo debes sentirte en un futuro. Tú eres quien decide si ser feliz o no, si estar contento o no, si vivir frustrado o vivir empeñado en conseguirlo. Solo tienes que saber gestionar cada emoción y darle la importancia que le corresponde a la vez que la dejas marchar para proseguir tu camino con algo nuevo aprendido.

Si te falta aprender a gestionar las emociones, sea la frustración o cualquier otra, te recomiendo nuestro libro Cómo convertirse en un maestro de las emociones, con el que aprenderás a entenderlas y aceptarlas de forma mucho más sana.

2 respuestas a «La frustración puede ser tóxica»

  1. La lección número 1 es «»no creas lo que dice la gente ni la televisión..dicen muchas «»»subnormaladas que tu crees que son verdad y no lo son»» por ejemplo si pides dos dias libres en el trabajo en vez de librar un solo dia,y te dicen que eso es mucho !!vamos intentando tacharte de vago!!! no no no no,no se vive para trabajar,se trabaja para vivir…

    Ese que te tacha de vago está pero que muy equivocado y si es de esos que se revienta a trabajar y vive solo para trabajar va a enfermar y acabar mal…

    que es que hay cada zoquete de mierda en este mundo porque no se pueden llamar de otra manera

    Te llenan el cerebro de subnormaladas,de pequeño que estudies una carrera,y de mayor vete a ese trabajo de mierda y jodete por no haber estudiado,y si en el trabajo te mandan a trabajr 12 horas diarias sin librar y por 700 euros asquerosos lo tienes que hacer porque toda la basura esa que ponen en la television de la crisis te dicen que lo tienes que hacer asi….Y !!UNA MIERDA!!….

    y peor aun mientras otros se tocan los huevos tu trabajas como un cabron,y el otro igual que tu de trabajador,te dice que no rindes lo suficiente…

    Eso si siempre estan los vagos de mierda de verdad que se forran a costa de tu trabajo,que tu trabajas mientras otros se tocan los huevos o tienen trabajos de tocarse los huevos todo el dia y cobran y cobran y se quejan y se quejan..y tu te frustras trabajando de pollaboba como un cabrón mientras otros ganan dinero o cobran tocandose los cojones….

    Por ejemplo los gobernantes corruptos y todos esos que guardan el dinero en los paraisos ficales o esos jueces hijos de la gran puta que les dan una paga a los delincuentes y los dejan sueltos en la calle !!cobrando una paga! hijos de puta,….

    Un argumento tipo:frustración laboral jaja..

    y bueno,hay que controlarse,controlar la frustración laboral,típica de estos tiempos..
    estos tiempos de trabajar mas y cobrar menos y un montón de chorradas que quieren decir: !!vive para trabajar!! en vez de trabaja para vivir…

  2. hay que aprender a controlar las emociones y estar preparado para los palos,y sobre todo no dejarse mangonear…..

    ojo»» la gente dice muchas jilipolleses,no solo la gente,los medios de comunicacion y la tv tambien.no te dejes llevar por lo que dicen y sus mierda opiniones…

    no te fies nunca de quien te ofrece el oro y el moro probablemente te tome el pelo y luego te vas a frustrar,estate preparado porque eso pasa mucho….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.