El miedo tóxico

© KatLevPhoto

El miedo es tóxico. Se ve claramente en muchas personas que no se sienten valientes para enfrentarse a casi nada. Pero no es necesario ser una persona poco audaz o incluso un cobarde para estar paralizado por el miedo. El miedo nos puede afectar a todos. Cada uno de nosotros tiene sus propios miedos.

El problema es cuando no somos capaces de darnos cuenta de que no actuamos por culpa del miedo o que es el miedo el que nos lleva a actuar mal. No siempre es necesario quedarse quieto y no hacer nada para ver a una persona atemorizada. Hay personas que boicotean de forma muy activa sus relaciones por culpa de sus miedos. Y no son conscientes de ello.

El miedo se convierte en tóxico de forma sencilla, como el resto de emociones. Es básico saber cómo tratarle y para ello es imprescindible saber cómo reconocerlo. Una vez detectas el miedo, igual que como pasa con cualquier otra emoción, tienes que saber cómo gestionarlo para dejar que prosiga su camino. Las emociones no se pueden quedar dentro. De lo contrario es cuando se vuelven tóxicas. Para conocer a fondo tus emociones y poder gestionarlas adecuadamente te recomiendo nuestro libro Cómo convertirte en un maestro de las emociones.

Pero, ojo, que tener miedo no siempre es una mala señal. Es muy natural sentir temor hacía determinadas cosas. Lo raro sería que no lo sintiéramos, entonces viviríamos de forma temeraria y tendríamos muchas más probabilidades de morir.

La diferencia entre el miedo natural o positivo y el miedo tóxico es que este último no responde a una situación real que tengamos que temer. Tenemos miedo de cosas que en realidad no deberían darnos miedo. Y no somos capaces de vencer estos miedos y es por ello que el miedo se vuelve tóxico.

El miedo se alimenta constantemente, es la forma más fácil de convertirse en tóxico, puesto que la intoxicación se debe a una gran cantidad de algo, miedo en este caso.

Las personas que sufren algún tipo de fobia social, pueden padecer miedos tóxicos. Empeoran cada vez que tienen que enfrentarse a ellos puesto que no se enfrentan en realidad. No tienen la actitud de vencer y por tanto acceden a cada situación nueva con más miedo que en la anterior. Sus miedos se autoalimentan así. Tengo miedo o bien de una situación de sus consecuencias y el hecho de no afrontarlas bien hace que la situación sea peor de lo que he imaginado o tal cual si ya he sido muy temoroso al plantearla. Además después llegan las consecuencias, fruto de una mala gestión llegan las consecuencias negativas y eso no hace otra cosa que alimentar el miedo.

Con razón, la siguiente vez que tengan que enfrentarse a lo mismo tendrán más motivos para temerlo y más razones para saber que las consecuencias serán negativas.

El miedo empieza dentro de nosotros, cuando nos imaginamos la situación que nos atemoriza. La pintamos lo peor que somos capaces de imaginar. Y gracias a ello todavía sentimos más presión, mas nervios, más miedo en definitiva.

Para vencer este tipo de miedos, o cualquier otro, solo tenemos que conseguir entender cómo funcionan nuestros miedos. Ver qué recorrido hacen, cuál es su camino y tratar de dirigirlos de otra manera o por un camino diferente.

Lo primero que hacemos, como ya hemos visto es imaginar. Conocemos la situación y nos atemoriza, pero además le añadimos de todo para conseguir atemorizarnos más. No lo pensamos de forma relajada tratando de buscar soluciones a nuestros miedos en lugar de motivos para tener más miedo.

Enfrentarse a nuestro propio imaginario es lo primero que tenemos que hacer para vencer los miedos tóxicos. No debemos permitir que nuestra imaginación les alimente. Mientras imaginamos ya sentimos el miedo. Lo podemos vivir, sin necesidad de enfrentarnos a lo que nos está produciendo ese miedo. Si lo analizas calmadamente verás que es cierto, imaginas y empiezas a tener todos los síntomas del miedo, los mismos que tienes cuando te enfrentas a la situación en realidad.

El miedo nos impide movernos, pensar con claridad, responder de forma ágil… sabes de sobras a qué me refiero. Y eres capaz de sentirlo en cualquier sitio, solo con conectar mentalmente con la situación que te está produciendo ese miedo.

Y entonces llega al funcionamiento automático. Aquel que ya no podemos evitar. Si somos de salir corriendo echaremos a correr sin mirar atrás, sin fijarnos a donde vamos. Como ocurre en las películas, si el malo está abajo en lugar de salir por la ventana subiremos las escaleras y nos encontraremos más acorralados todavía.

© FrancescoUngaro

Otra opción es no pasar a la acción, quedarnos totalmente petrificados, inmóviles, callados. Es cuando te encuentras ante el público o el círculo de gente con la que tienes que hablar y no salen las palabras. Puede que al final consigas salir corriendo, pero tú ya no controlas la situación.

Cuando estás así ya no piensas con claridad y no haces lo que deberías hacer. Luego lo analizas sin miedo o cuando ves que le pasa a otra persona y lo ves claramente. La chica de la peli no tendría que correr escaleras arriba. Y yo no tendría que haberme quedado callado cuando he llegado allí. Cuando el miedo nos controla ya no somos nosotros y no hacemos las cosas de forma coherente, el miedo nunca va a ser un buen consejero. Piensa si no, qué haces cuando tienes miedo de estar solo en casa. Dejas todas las luces encendidas, ¿te va a salvar eso de algo?

Luego llega el momento de enfrentarnos al recuerdo que será lo que usemos cuando tengamos que enfrentarnos a situaciones similares en el futuro. Lo hemos dicho al principio. Pensaremos qué esperar de determinada situación, recordaremos lo que hemos vivido y empezaremos a imaginar lo terrible que será volver a enfrentarse a ello. Al final este tipo de miedos hacen que directamente no nos podamos enfrentar a determinadas situaciones.

Piénsalo y dime si no es lo que te pasa a ti cuando no puedes enfrentarte a tus miedos. Para poder librarse del miedo tóxico tenemos que generar nuevos recuerdos. Conseguir que la imaginación no lo pinte todo tan negro y enfrentarnos al miedo con mentalidad de ganador. Cuando le ganemos la siguiente vez que tengamos que enfrentarnos a ello no será tan difícil y por supuesto ya no nos dará tanto miedo.

Para ello es básico saber reconocer el miedo. No somos conscientes de la cantidad de miedos que tenemos. Para reconocerlos nada mejor que convertirte en un maestro de las emociones, compra nuestro libro y aprende a gestionar el miedo y el resto de emociones de forma positiva y ganadora.

2 respuestas a «El miedo tóxico»

  1. El miedo,especialmente los miedos irracionales por mi experiencia,pueden putear a uno y mucho…

    1.miedo numero 1.miedo a no decir las cosas claras y a la cara,obviamente de forma asertiva,»»»por mi experiencia si no haces esto siempre siempre siempre te van a mangonear,y al principio,cuando hablas para conseguir lo que quieres pues te derrumban y pierdes la conversación,pierdes tu objetivo:sobre todo si con quien hablas te magonea de forma asertiva y buscando excusas reales para «»putearte»»

    a mi me puteo mi muevo jefe que es muy legal y asertivo,pero claro quiere levantar el negocio a costa mia «»le trabajo librando un dia solo ó ninfuno en vez de dos,le trabajo 8 horas o mas diarias y para rematar me hace un contrato basura que no es media jornada,40 horas semanales,son 15 horas semanales y con dos dias libres…..

    !!!es muy bueno pero va a reirse de su puta madre!!!le voy a decir claro todos los favores que le estoy haciendo»»que los favores se los estoy haciendo yo a el no el a mi para que el pueda sacar el negocio adelante y no lo cierren»»y para que los otros tambien puedan cobrar!! ostias!!!

    las cosas claras,te estoy haciendo todos estos favores,y le digo las condiciones que quiero y si no le gustan cuando se me acabe el contrato me voy,y si no le interesa que siga hasta que termine el contrato pues !!pagueme los dias trabajados que me piro desde hoy…….

    ¿no me das dos dias libres? pues cuando se me acabe el contrato me voy,y si quieres que me vaya desde ya,me pagas los dias trabajados que me voy……

    me importa un comino las opiniones de la gente el compañero amigo y los tocahuevos que me vayan a decir que pido mucho o que soy un vago mi jefe y mi compañero que se maten a trabajr ellos dia y noche si quieren sin librar ni nada pero yo nooo……yo trabajo para vivir,no vivo para trabajar……..

    hago las 8 horas,un dia libre o ninguno,el contrato,el sueldo y los dias libres sobre todo lo de los dias libres es una cabronada no estoy de acuerdo co jo nes…….

    yo me quedo sin librar o librando un dia solo de pollaboba para que otros puedan mantener sus puestos de trabajo y mi jefe pueda seguir manteniendo abierto el negocio….!!!yo no hago mas favores!!! agradecen !!!mierda agradecen!!si lo agradecen pero me puteo yo,
    me jodo yo y yo no esoty dispuesto a seguir perdiendo partidas para que otros se beneficien…

    y me suda la polla la crisis,,!!!exijo condiciones desde el principio a cualquier trabajo que vaya..condiciones normales pero abusos no abusos no permito mas………

    y solo con eso te putean y te putean de hecho siempre hay empleados trabajadores y empleados vagos y protestones que se tocan la poya y cobran mientras tu trabajas como un cerdo,…eso si..!!esos los hecharon ya!!

    Esos los hecharon y estan en sus casas durmiendo con el monton de dinero que se llevaron sin trabajar tocandose la polla y ahora yo cobro menos y trabajo mas todavia…

    !!eso no!!! no eso l ovoy a cortar de raiz…si no le gusta lo que le pido !!!me voy cuando se me termine el contrato basura que me hiso o tal vez antes!!!

  2. Como decía,hay que decir las cosas al momento y a la cara,de forma asertiva y educada,y dependiendo del tema hay que luchar si o si para ganar la conversación y conseguir el objetivo:

    A MI YA me paso y me a vuelto a pasar en el trabajo y otros sitios,hay que decir las cosas en las que uno no esta de acuerdo,que todos esten te acuerdo y acepten un contrato basura de trabajo a media jorada y trabajar la jornada completa !!no significa que tu tengas que aceptar esas condiciones!!! aunque anteriormente de hayan puteado peor y ahora estes en mejores condiciones !!el pasado no cuenta!!

    hay que exigir lo que uno se merece si o si y hay que saber decir !!no!! no estoy de acuerdo!!

    Si noo ja te comen la gente inconcientemente suele ser una abusadora y una hija de puta,cuanto mas ofreces mas piden y menos valoran !!ostias!! EE!! no siempre eso es asi y no hay que ser egoista pero tampoco dejarte MANGONEAR…..

    Hay una frase que dice asi,yo no vivo para trabajar,trabajo para vivir..por mi experiencia en las PYMES suelen abusar y mucho,las pequeñas empresas,la empresa de tu vecino el pobre,las ricas también,pero en las ricas y grandes cumplen con el contrato….

    ASI que si eres empresario no seas abusador hijo de puta,y dale los dias libres a tus empleados si quieres que te rindan mas,los dos dias libres que se merecen…!!piensa un poquito!! la empresa es tuya no de tus empleados,que tu trabajes dia y noche no significa que tus empleados tengan que hacer lo mismo,eso se llama abusos y explotacion laboral…si vas a hacer las cosas asi mejor no montes un negocio y !!ve a trabajar por cuenta ajena a una empresa como empleado !!ostias!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.