Dime de qué presumes y te diré si tu autoestima es baja -3

© beaushelby

¿Cómo va el verano? Hoy vamos a hablar de las personas que se definen por lo que tienen, por sus bienes materiales y que necesitan aparentar o demostrar lo que poseen para afianzar su confianza. Este artículo forma parte de una serie de artículos sobre la falsa autoestima, personas que aparentemente lo tienen todo y gozan de una gran seguridad pero que en realidad lo que tienen es una inseguridad enorme que esconden detrás de una fachada que puede tener diferente forma: esconderse detrás de los éxitos laborales, detrás de una belleza perfecta e inmaculada o detrás de las posesiones como veremos hoy.

Las personas que necesitan cosas materiales para sentirse seguras de sí misma tienen un problema muy grande. ¿Qué pasaría si de repente las perdieran? No es algo descabellado, hoy en día puedes perderlo todo de forma bastante rápida. Te quedas sin trabajo y con la crisis que vivimos puede resultar súper complicado volver a encontrar un trabajo bien pagado o incluso volver a encontrar trabajo. Una cosa lleva a la otra rápidamente y en poco tiempo te puedes ver privado de tus posesiones.

Sé de casos de gente que tenía mucho dinero y muchas posesiones y se ha quedado sin la empresa que les permitió conseguir todo eso, sin líquido, es decir sin dinero en el banco pero con un par de casas, un par de buenos coches y muchas joyas. Le he visto malvender joyas para tener dinero con el que ir a comprar comida y tener que malvender una de sus casas para poder seguir manteniendo la otra. El tema se complica si tu propiedad está hipotecada y con el precio de la venta no puedes pagarla. No hace falta que te cuente lo que supone quedarse sin hogar y con una deuda con el banco. En fin, que es muy fácil perderlo todo y si lo único que te mantenía feliz y seguro en la vida eran las posesiones te encontrarás totalmente perdido, pero no hace falta ser tan radical, aunque sirve para entender el valor que le damos a las propiedades materiales cada uno de nosotros. Si crees que las propiedades te generan una falsa seguridad, te recomiendo seguir nuestro Cómo aumentar la autoestima.

Por qué dar demasiada importancia a las posesiones demuestra que tienes baja autoestima

Si necesitas conducir un buen coche para que los demás crean que eres un triunfador, tienes un problema.
Si solo puedes vestir con ropa de marca, para que los demás la reconozcan y sepan lo que te has gastado en ropa, vives de la apariencia.
Todos lo hemos visto en los programas de ricos, gente que compra solo por el hecho de aparentar, porque tienen que llevar tal cosa o tal otra y creemos que por el hecho de tener dinero tienen que ser felices.
Pero igual que pasaba con la belleza estas personas acaban dudando de sus propias capacidades, no saben por qué se aceran los demás a ellos, por admiración, para ver si sacan algo, para tener un amigo rico… Probablemente creen que no se acercan a ellos por su buena compañía y su simpatía o buena conversación.
Son personas que no se valoran a sí mismas y creen que demostrando sus posesiones los demás les valorarán.

© Vladimir Morozov

Muchas personas sin ese poder adquisitivo tienen el mismo problema pero agravado por la dificultad de pagar las cosas que quieren adquirir. Son personas que viven de la apariencia y que no conciben vestir con menos de lo que creen que les hace quedar bien, todo está perfectamente estudiado y después de conseguir lo que se proponen en seguida necesitan otra cosa, la felicidad dura poco. Nada.

Son las típicas personas que van mostrando lo que tienen, que llevan la música a tope en el coche para que les mires, que gritan cuando hablan por teléfono para que veas qué teléfono llevan, que visten de marca y te cuentan lo que les han costado las cosas…
Sí, se puede tener posesiones materiales, gastar dinero en ellas y no tener problemas de autoestima. Pero como decía antes son personas que necesitan aparentar porque creen que así los demás les valorarán más. Se otorgan valor a ellos mismos, y a los demás en muchas ocasiones, por lo que poseen o pueden pagar.

Creen que si no tuvieran nada que mostrar los demás no les valorarían. Igual que pasaba con los adictos a la belleza este tipo de personas son adictas a las marcas, a la tecnología, a aparentar. Siempre cuidan lo que tienen como si fuera lo más valioso que tienen. Y sí, un coche puede ser muy caro y haberte costado muchos años pagarlo, pero solo es un coche. Si tuvieras uno más sencillo te llevaría igual que ese, incluso sin tener coche podrías ir de un lado a otro. Eres tú el que tiene que marcar la diferencia entre lo que tienes y lo que eres. Tus posesiones no pueden definirte porque en el fondo dependen de cosas que no depende de ti mismo: dependen de tus ingresos, de tu trabajo, de no tener gastos imprevistos… La salud, la autoestima, estar bien con uno mismo es mucho más importante que las posesiones materiales. Tener amigos o gente que te quiera, por ejemplo, es algo que te acompañará siempre, sea cual sea la situación económica por la que pasas.

Las posesiones se estropean, se devalúan, se pierden… Igual que pasaba con la belleza, que con los años se marchita, otorgar todo tu valor a las posesiones materiales es estar muy vacío.
Replantéatelo si este es tu caso. Te recomiendo que cuides tu autoestima y que busques otras cosas que te hagan sentir orgulloso, seguro que en tu vida las tienes, y si no es así, trabaja y esfuérzate para conseguirlas.

El mismo esfuerzo que dedicas a trabajar para comprar cosas lo puedes dedicar a trabajar tu carácter y tu forma de relacionarte con los demás. Tener tiempo para uno mismo y para los demás puede hacerte mucho más feliz que un móvil de última generación. Te vendría muy bien nuestro audio curso Cómo aumentar la autoestima, puede cambiar tu vida para siempre.

Una respuesta a «Dime de qué presumes y te diré si tu autoestima es baja -3»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.