Causas de la baja autoestima: negligencia o exclusión social

© drburtoni

Vamos a analizar una de las causas de la baja autoestima que más cuestan de reconocer por quien las han padecido ya que muchas veces no son conscientes de ello. Se trata de la negligencia paterna o la exclusión social. Está claro que una exclusión social será mucho más visible que una negligencia paterna, por lo menos a los ojos ajenos y muchas veces a los propios. Hoy veremos qué es lo que significa exclusión por negligencia y cómo afecta a las personas, que suelen ser niños pequeños que crecen con un concepto o una idea equivocados.

La educación que recibimos en casa determinará qué tipo de persona seremos en el futuro. En la escuela nos pueden formar y dar educación cultural, algunos valores y ejemplos de comportamiento, pero por mucho que hagan en la escuela en ese sentido si no lo vemos en casa lo tenemos mucho más complicado a la hora de conseguir una educación en valores. La educación se imparte explicándola pero básicamente es a través de la imitación, por tanto de los ejemplos, que los niños aprenden a ser personas educadas, responsables, respetuosas…

La autoestima tiene mucho que ver con la educación que hemos recibido, con la atención que nos prestaron nuestros padres cuando éramos pequeños y es que, como verás, no siempre se hacen las cosas con mala intención, sino todo lo contrario pero lo que se consigue es justo lo opuesto a lo que se busca. Es por ello que muchos padres que trabajan mucho para que a sus hijos no les falte de nada no consiguen educar a los niños con buenos valores y con una buena autoestima. Se sienten demasiado solos. La autoestima es algo que hay que trabajar desde pequeños empezando por casa y si en casa no recibimos la atención suficiente. Si eres un adulto y tienes una baja autoestima puedes ponerle solución hoy mismo gracias a nuestro curso Cómo aumentar la autoestima, con el que podrás trabajar en casa a tu ritmo y repitiendo los ejercicios hasta que los integres en tu forma de pensar y de actuar.

Aumentar la autoestima es posible, se trata de que cambies la percepción que tienes de ti mismo, pero no es tan fácil como decir: «ok, me veo diferente», tu cerebro decidirá por ti que no te ves diferente, que no estás capacitado, que lo malo que te pasa es porque te lo mereces. Tienes que cambiar los patrones de pensamiento y eso requiere un esfuerzo y cierta constancia.

Y es así porque uno no pierde la autoestima de la noche a la mañana. Como explicamos en este artículo una de las causas es la exclusión social y la negligencia paterna. Vamos a ver cómo afectan estas dos cosas a la caída de la autoestima.

Cómo afecta a la autoestima la exclusión social

Es algo que no se puede evitar, ya que en principio no depende del niño. Sus padres pueden tener una crisis laboral o haber tenido un hijo en unas condiciones nada recomendables, obviamente el niño no tiene la culpa. Por exclusión social entendemos más que simplemente vivir en la pobreza. Se puede ser un excluido social sin necesidad de pasar apuros económicos.

Un niño está excluido socialmente cuando no puede compararse con el resto de niños. Imagina que todos pueden ir a las excursiones y el niño del que hablamos no. Imagina que no tiene ropa de abrigo o que no puede comer tantas veces como los otros niños lo hacen cada día. Es evidente que este niño se sentirá excluido socialmente, se verá distinto a los demás y pensará que es menos que los demás por tener menos posibles. Crecerá y creerá que su origen humilde le aparta de buenas oportunidades. Se limitará a sí mismo a la hora de conocer a gente o de llevar amigos a su casa o de tener una relación amorosa.

Pero la exclusión social va más allá, como decía. Imagina un niño de una familia tan religiosa que no puede relacionarse con los demás de la forma habitual. Si la religión de sus padres le evita ir de excursión o practicar deporte con el resto de compañeros no podrá evitar sentirse distinto y en inferioridad de condiciones. Por supuesto, los niños son crueles, y eso le acarreará burlas diversas.

© Adam Jones, Ph.D. – Global Photo Archive

Cómo afecta a la autoestima la negligencia paterna

Un niño cuyos padres no tienen tiempo para hacer los deberes con él es un niño que sufre una negligencia paterna. Está falto de atención y está en inferioridad de condiciones respecto de sus compañeros que en casa tienen unos padres que se preocupan por él y le acompañan en  su proceso educativo.

Imagina un niño que vive en una casa que siempre está sucia y desordenada y que solo la recogen y limpian cuando vienen visitas. Sentirá que él no es lo suficientemente importante como para mantener esa limpieza y ese orden que si merecen las visitas. O el niño que tiene una madre que no se mete en la cocina cuando su padre está de viaje, para no tener trabajo extra. El niño que siempre cena pizza para que su madre no cocine, puede sentir que no merece la misma atención que merece su padre, si su mare cocina únicamente cuando está el padre en casa.

La negligencia, como vemos no siempre es intencionada, muchas veces es todo lo contrario, esos padres que no pueden hacer los deberes con los niños o que les dejan en la guardería los primeros y les recogen los últimos porque trabajan de sol a sol, se sentirá falto de afecto, de atención y eso poco a poco minará su autoestima. No todos los niños entienden que el dinero es necesario y no entienden que cuando sus padres tienen tiempo libre prefieran descansar a jugar con ellos. Este tipo de negligencias conlleva que los niños se sientan poco queridos y se infravaloren. Se sienten menos por ser niños y cuando son adultos pueden ser de personalidad agresiva y abusar de los demás o no prestarles la atención que merecen.

Estos comportamientos o situaciones llevan a que los niños crezcan con falta de autoestima y con falta de referentes. Si te pasó esto de niño puede ser una explicación a que seas un adulto con falta de autoestima. Compra nuestro curso Cómo aumentar la autoestima y ayúdate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.