Causas de la baja autoestima: la apariencia física

© juan_sergiodf

Vamos a continuar con nuestra serie de artículos sobre las causas de la baja autoestima. Una de las principales y más fáciles de detectar es la apariencia física. Mucha gente tiene baja la autoestima por culpa de no cumplir con unos criterios autoimpuestos que suelen coincidir con prototipos de belleza que vienen determinados por las revistas de moda, la publicidad, el cine o la televisión. Pocas personas, a mi juicio, tienen realmente motivos para sentirse mal por su apariencia física. Y aún y así esto no es más que una fachada, que no dice nada sobre ti ya que hay cosas sobre la apariencia física que se escapan de nuestro control, no las elegimos y no son representativas de nuestro carácter.

Imagina a alguien que tiene las orejas como se dice vulgarmente «de soplillo» esto es demasiado despegadas de la cabeza, que las miras desde atrás y ves sus orejas. Esta persona no ha hecho nada para tener esas orejas y tampoco puede evitarlo. Puede que le acompleje y que eso le cause una baja autoestima, pero tener las orejas pegadas o despegadas del cráneo no dice nada de la personalidad de uno, como tampoco lo dice ser demasiado alto o demasiado bajo, incluso demasiado delgado o demasiado gordo.

La apariencia física es la causa de la baja autoestima de muchas personas, y como decía, muchas de las cosas que nos acomplejan están fuera de nuestro control, y otras son complejos que no deberían serlo. Cada uno es como es y tratar de ser de un modo diferente en la mayoría de los casos solo traerá sufrimiento e insatisfacción. La falta de autoestima es un problema que va más allá de mirarse al espejo y no gustare o preferir verte de otra manera. La falta de autoestima se manifiesta cuando crees que no vas a encontrar nunca pareja por culpa de tu aspecto físico o cuando crees que no vas a conseguir un trabajo por culpa de tu apariencia. Si tu apariencia física te limita, si te impide tener aspiraciones en tu vida que nada tienen que ver con el aspecto físico como el amor, la amistad, el trabajo es que tienes problemas de autoestima que se han extendido a otras áreas y debes tratar de solucionarlos. Para ello te recomiendo nuestro audio curso Cómo aumentar la autoestima.

Para superar tu baja autoestima por culpa de tu apariencia física debes analizar qué puedes hacer al respecto. Hay cosas con las que podemos hacer algo y otras con las que no. Que puedas hacer algo no significa que tengas que hacerlo. Yo soy de la opinión que la apariencia física es algo que va variando a lo largo de la vida, a partir de determinada edad, hagas lo que hagas solo puede ir a peor. Estarás mejor que otros de tu edad, pero siempre estarás peor de lo que estabas tú mismo un tiempo atrás.

En cambio, lo que somos realmente, lo que somos por dentro no cambia tanto ni va a peor, al contrario. A medida que avanzamos y aprendemos cosas somos capaces de ser mejores personas.

La apariencia física es poco importante para la gran mayoría de facetas de la vida, aunque le damos importancia aparente en otras en las que en realidad no tiene importancia. Si eres alto o bajo no va a influir en tu forma de hacer un trabajo a no ser que el trabajo en sí precise de una altura determinada; como enroscar bombillas en el techo sin usar una escalera. Para el resto de cosas ser alto o bajo no tiene importancia. Que sí, que las modelos son altas, debe ser que necesitan más altura para que los vestidos que llevan se vean desde abajo, no dejan de ser una percha, algo que sujeta lo que tiene importancia: un palo llevando un vestido. Fuera bromas, que las modelos sean altas y que mucha gente defienda que estéticamente luzcan mejor sobre una pasarela, no quiere decir que una mujer que no sea modelo no pueda ser guapa, atractiva y lucir perfecta sin esa altura, que por otra parte tiene que ser incómoda para muchas otras cosas.

© Marcelo Soto Montes

La apariencia física es importante porque demuestra cómo nos sentimos por dentro en muchos sentidos. Si eres feliz sonreirás, tus ojos brillarán y transmitirás buen rollo. Si eres infeliz y un amargado, por bonita que sea tu cara y tengas un buen cuerpo transmitirás mal rollo y pronto te saldrán arrugas marcando la expresión de enfado constante.

La felicidad transmite y hace más bello. Otra parte de la ecuación es la seguridad en uno mismo y el cuidado del aspecto personal. De nada sirve que seas una belleza si vas desaliñado y sucio. Mucha gente descontenta con su aspecto físico se descuidan tanto que aparentan ser mucho peores de lo que son.

Así que lo primero que hay que tener en cuenta es que podemos se bellos y atractivos sin cumplir los cánones de belleza que marca la publicidad. Podrás enamorar y tener atracción sexual dependiendo de tu actitud no de tu aspecto físico. Aunque el físico es aparentemente importante en el sexo, la mente es la que hace gran parte del trabajo, aprender a seducir y a jugar con las cartas que tienes es una opción mucho más segura y reconfortante que aspirar a ser algo diferente. Aspira a conseguir lo que quieres siendo como eres y destina esfuerzos a mejorar lo que ya tienes en lugar de intentar cambiarlo.

Aprender a sacarse partido y aceptarse a uno mismo es súper importante para superar la baja autoestima por culpa de la apariencia física. Si necesitas que te echemos una mano no te pierdas nuestro audiocurso Cómo aumentar la autoestima en el que te daremos ejercicios y claves para fortalecer la seguridad en ti mismo, algo necesario para afrontar los retos de la vida y para ser mucho más feliz. Tener una buena autoestima determinará la forma como te acercas a los demás o cómo te enfrentas a los retos o los problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.