Cómo dejar de ser pasivo

© sean dreilinger

La semana pasada veíamos en un par de artículos las ventajas de la asertividad en la negociación y cómo negociar de forma asertiva, en esos artículos hacíamos referencia a las personalidades pasivas y su modo de actuar. Si te viste reflejado y quieres verificar que ese es tu modo de comportarte hoy vamos a hablar del carácter pasivo y empezaremos a tratar de solucionarlo explicando un poco cómo dejar de ser pasivo.

Vimos que la asertividad es el punto medio entre la pasividad y la agresividad. Dicho de otro modo la persona asertiva nunca actúa de forma pasiva, es decir: dice lo que siente y lo que tiene que decir, hace oír su voz y sus sentimientos, pero no lo hace de forma agresiva, ni en el tono ni en las formas. Su lenguaje corporal es el de una persona segura de sí misma y su tono de voz es el justo y necesario para hacerse oír sin necesidad de levantar la voz. 

La asertividad es algo que se aprende y que con práctica puede acabar formando parte de tu día a día. El proceso para pasar de ser una persona pasiva a una persona asertiva no es el mismo que para dejar de ser agresivo y convertirte en asertivo. Por eso hoy nos centramos en cómo dejar de ser pasivo, pero en nuestro curso  Cómo ser asertivo  aprenderás a serlo independientemente de tu punto de partida. Todo se aprende y todo se puede entrenar. No vayas a pensar que es un tema de un par de días. Todos los cambios requieren un esfuerzo y todos pasaréis por momentos en los que creéis que no vale la pena. Muchas veces la gente a vuestro alrededor no será consciente ni del proceso en el que estáis metidos ni del cambio que ya habéis logrado, pero es cuestión de tiempo, confianza en uno mismo y en el nuevo modo de comportarse para que los demás lo entiendan y lo acepten como habitual. Para que algo sea considerado habitual, y por tanto normal, debe forzosamente ser repetido en todas las ocasiones. Las primeras no se notarán pero a medida que pase el tiempo verás cómo cambia la percepción que tienen de ti todos los que te rodean.

Cómo se comporta una persona pasiva

Una persona pasiva tiene una falta de autoestima, lo habitual es que se comporten de forma pasiva al infravalorarse a ellos mismos y a sus decisiones. Creen que sus opiniones o necesidades valen menos que las de los demás. Por lo tanto este tipo de personas no van a manifestar sus sentimientos puesto que creen que no merecen la pena, no consideran que tengan que decir nada ya que creen que no van a ser escuchados o que si les escuchan, los demás creerán que no tienen razón o que sus razones no son tan importantes como las de ellos.

Son ellos mismos los que se ponen trabas y deciden que a los demás no les va a interesar lo que digan. En parte es normal que piensen que no les interesará a los demás, cómo van a creer que algo que no les resulta interesante a ellos mismos sea interesante para los demás. Este tipo de personas no son buenas negociadoras ya que creen que sus argumentos no están a la altura. Suelen aceptar lo que les marque la otra persona ya sea en la pareja, el trabajo o en cualquier otro tipo de circunstancia en la que podrían haber hecho saber su disconformidad y no lo hacen.

© sean dreilinger

Pero no solo está la opción de no confiar en el propio criterio. Muchas veces creemos que tenemos razón y confiamos en nuestro argumentos pero nos da miedo expresar nuestros sentimientos por temor a ser rechazados. El miedo al rechazo es algo que afecta mucho a las personas pasivas. Prefieren callar y tener a la otra persona a su favor que correr el riesgo de que se enfade.

Los enfrentamientos no gustan a las personas pasivas, un poco debido a lo que decíamos en los puntos anteriores, así que si callando pueden evitar un enfrentamiento, callarán. Evitar los enfrentamientos no siempre es posible, pero se puede intentar si nos comportamos de forma asertiva.

Cómo dejar de ser pasivo

En primer lugar se tiene que aprender a dar la misma importancia a las opiniones y sentimientos propios que a los ajenos. No puedes pensar que tus argumentos valen menos que los de los demás. Ni tampoco puedes pensar que los derechos de los demás van antes que los tuyos. Es típico de las personas pasivas que acaben haciendo cosas por otras personas que tienen mucho morro, que abusan de ellas porque saben que no van a decir que no, y mientras la persona pasiva está haciendo un favor para no molestar a alguien, dejando de descansar o de hacer otras cosas importantes o que le apetecían, la persona con morro está disfrutando de su tiempo libre o dedicándolo a otra cosa más productiva.

Para poder hacer lo del punto anterior es importante ser honesto con uno mismo, antes de empezar  ser sincero con los demás. No podemos decir la verdad si no somos conscientes de cuál es la verdad. Por eso antes de decir lo que queremos y no queremos primero tenemos que decir qué es lo que queremos y qué es lo que no queremos. Esto parece una tontería pero muchas personas pasivas han dejado que otras decidan por ellas durante mucho tiempo y no tienen claro realmente qué es lo que quieren o lo que no quieren.

Ser sincero con uno mismo es el primer paso para empezar a solucionar la pasividad. A menudo tendrás que enfrentarte con grandes decisiones pero en muchas ocasiones serán pequeños hechos los que marquen la diferencia entre ser pasivo y ser asertivo. Lo que está claro es que el cambio empieza en uno mismo, la convicción de que tus sentimientos son importantes y conocer cuáles son es el primer paso para convertirte en una persona asertiva. En nuestro curso Cómo ser asertivo  te contamos el resto.

6 respuestas a «Cómo dejar de ser pasivo»

  1. Quiere decir que ya que soy pasiva, tengo que aumentar mi autoestima? y otra cosa? como hago para dejar de tener ira pasiva, pq yo me guardo todo, hasta que exploto

    1. aprende a controlar tus emociones, cuando tegas ira solo piensa en cosas k no te agan sentir ira, como cuando jugabas con tu muñeca

  2. yo bueno
    es diferente porque yo me callo muchas veces porque me aburre o siento que hablo con personas que no valen la pena,un eemplo mis amigas de salon bueno no son mis amigas intimas pero son unas molestosas y seburlan prque soy callada llevo desde primero de secundaria y ahora que esroy en quinto de secundaria ya no puedo quitarme esa etiqueta
    ayudame nose que hacer para que mis amigas den de creer que yo sigo sienfdo la callada ytonta que era antes
    que hago??

    1. mi opinión es que no las intentes convencerlas solo intenta ser transparente, haz los comentarios que tu quieras porque te salen o por iniciativa por que provienen de ti, pero cuidado con confundirlo con hacerlo para demostrar que no eres callada.
      por otra parte, para dejar toda habito de ser callada, solo recuerda que el miedo es algo normal, el cual seas valiente o estés en proceso siempre lo sentirás. y atrévete a cualquier oportunidad pues a veces uno piensa que lo mas seguro es que no va a pasar nada interesante si hago esto o si digo esto haré el ridículo, no intentes asumirlo como una realidad absoluta, inténtalo teniendo en mente que si no lo intentas, el fracaso es 100% seguro, si lo haces existe un 50% y 50%, si te atreves tendrás grandes experiencias no importa si ganes o pierdas te sentirás bien de hacerlo, aun que en la mayoría de los casos siempre la respuestas es buena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.