¿Se puede enamorar a una mujer casada?

© Stephen Poff

Hoy vamos a tocar un tema peliagudo, seducir a una mujer casada o que tiene pareja. Es algo que no recomendamos hacer puesto que hay mujeres, y hombres, de sobra en el mundo como para ir a romper la felicidad de una pareja. Siempre decimos que construir tu felicidad derrumbando la de otro es algo que tarde o temprano pasa factura. Es algo del karma, si quieres, pero tarde o temprano, quien usa malas estrategias recibe lo que ha sembrado. Dicho esto, te vamos a dar consejos para que puedas enamorar a una mujer que tiene pareja porque puede que realmente sea la mujer de tu vida y que necesites intentarlo o porque sepas que su pareja le es infiel, no la hace feliz, no la quiere, la maltrata…

Hay varias razones por las que un hombre podría intentar enamorar a una mujer casada sin hacer daño realmente a una pareja sino que lo que consigue es que se aparte, por fin, de una relación que no le ha traído más que problemas. Enamorar a una mujer casada puede ser algo más complejo que enamorar a una mujer que no tiene pareja y que está predispuesta a conocer a hombres con los que pasar el tiempo. Tienes que tener en cuenta que, aunque ella no sea feliz, ha decidido por lo que sea continuar con esa relación y debes ser respetuoso con este punto y entender que si ella está en esta relación es porque en principio no quiere nada con nadie.
Aunque, claro está, puede que esté en una relación esperando que llegue el hombre que la salve de su pareja y que le ofrezca una vida mejor, no todas las mujeres son capaces de separarse, bien porque no pueden sostenerse a nivel económico, por miedo o porque realmente, aunque no estén enamoradas no están mal y esa opción es cómoda y conocida. Enamorar a una mujer es algo que no ocurre de la noche a la mañana, te recomiendo tiempo y paciencia y seguir todos los consejos que te damos en nuestro curso específico Cómo enamorar a la mujer que te gusta.

Lo que hay que tener en cuenta con una mujer que tiene pareja en primer lugar es la discreción. No puedes hacer las cosas de forma que los demás se den cuenta, si lo haces, la dejarás en evidencia, se sentirá en peligro y cortará la relación contigo. Con una mujer casada hay que se muy discreto, teniendo siempre en cuenta que no sabes quién os ve, a quién conoce su marido o su entorno más o menos inmediato. Además, si esta mujer tiene hijos es algo más que tienes que tener en cuenta puesto que los niños, y no tan niños, pueden observar cosas, llegar a conclusiones o hacer preguntas en los momentos más inoportunos.

Con una mujer casada tienes que tener precaución y discreción no solo con el entorno sino con ella misma para que no vea tu intención de buenas a primeras. Si no es algo habitual que ella sea infiel a su pareja y si sigue la lógica de las relaciones de pareja cortará todo tipo de relación con hombres que tienen otras intenciones, es que no lo va a permitir ni una sola vez, no debería. Por tanto, ella no puede ver tus verdaderas intenciones de buenas a primeras. Tienes que acercarte a ella con naturalidad, con cierta amistad y hacer que se sienta cómoda y en confianza contigo. Si con una mujer soltera evitas esa zona de amigos, con una mujer casada es casi necesario pasar por ella.

© pratiphotography

Con un amigo se sentirá más relajada y podrás aplicar técnicas de seducción poco a poco, sin que ella lo note.

Así pues, la primera consigna es total discreción con ella y con todo el entorno. Nada de ejercer de seductor, absolutamente nada. Lo primero que tienes que hacer es ganarte su confianza y conseguir que ella permita que te acerques a hablar con ella siempre que te apetezca. Esto solo pasará con los hombres a quienes ella no considera peligrosos, y esto no solo implica la incomodidad de tener que rechazar a un pretendiente sino el qué pensarán los demás cuando lo vean, quién se lo va a contar a mi marido.

Una mujer solo deja que se acerquen a ella las personas en las que confía que no la van a poner en un compromiso, para conseguir esto tienes que dejar todo tu interés totalmente a parte.
Pero que quieras conseguir su amistad no implica que tengas que estar con otras mujeres, ni ligar con otras ni nada de nada, deberás comportarte como un ser “asexuado” durante una temporada, hasta que ella te acepte como amigo pero sin entrar en darte consejos sobre cómo seducir a una mujer. Lo que tienes que conseguir poco a poco es que ella te acepte, se interese por ti y no te tenga en la cabeza com el chico al que le gusta tal o le gusta cual.

Te tiene que ver como un hombre al que podría acceder si no estuviera casada (porque eres interesante y no tienes pareja) pero que, afortunadamente/lamentablemente, no siente interés por ella. Que diga aquello de “sí, es un chico súper majo, pobre no tiene pareja, haría feliz a cualquier mujer, ¿en mí? ¡No! Él nunca se fijaría en una chica como yo”.

Ya la tienes en el bote. Cuando una mujer habla de ti en estos términos puedes pasar a la acción es decir a enamorarla.

Usa los consejos que te damos en nuestro curso específico para seducir mujeres y que ha ayudado ya a muchos hombres a encontrar pareja. Cómo enamorar a la mujer que te gusta. Mañana continuaremos con los trucos específicos para seducir a una mujer casada, pero no está de más que le eches un vistazo al vídeo puesto que todos los trucos que cuenta son fácilmente aplicables a las mujeres con pareja, aprenderás a acercarte a ella, a hablarle con naturalidad y a poder dar todos los pasos para conseguir que ella sea tu amiga, que como hemos visto es e primer paso necesario: establecer confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.