Para que te extrañe y te persiga, aplica la ley del menor esfuerzo

Seguramente has fantaseado que todo lo que deseas con esa persona se haga realidad. Te gustaría que ella quisiera verte a diario, o que él decidiera comprometerse más contigo.

Sin embargo nada de esto pasará hasta que LEAS ESTE artículo y aprendas a aplicar la ley del mínimo esfuerzo, para obtener MUCHO MÁS COMPROMISO, atención y amor de esa persona.

Para que alguien te pueda extrañar y acabe persiguiéndote, debes quitarte la mala costumbre de invertir demasiada atención en la otra persona.

Cuando tú estás invirtiendo demasiado tiempo y esfuerzo en alguien estás gastando toda tu energía y eso te deja hecho polvo mental y físicamente.

Y gastas toda tu energía invirtiendo en esa persona porque piensas que si no es así le perderás. Esto es un círculo vicioso dónde le prestas más atención y la otra persona cuanta más atención le prestas y mejor la tratas, más se aleja de ti.

Para que esto pare en seco NO TIENES QUE NECESITAR a la otra persona, porque cuando alguien que no te da el 100% de si mismo es una NECESIDAD PARA TI estás condenado a sufrir.

Quiérelo si quieres, PERO NO LE NECESITES. Porque necesitar significa algo vital, que si no lo tienes te mueres y cuando algo es así para ti es normal que le quieras dedicar toda tu atención porque si lo pierdes: “Te mueres” . ¿Verdad?

Pero precisamente esa NECESITAD te mantiene atado a una actitud que AGOBIA a la otra persona, LA ALEJA , le impide ver tu valor real a través de ser un bien escaso y por lo tanto valioso y le impide extrañarte y perseguirte.

– APLICA LA LEY DEL MENOR ESFUERZO

Simplemente Sé, sin necesitar. El amor no se FUERZA, no por más invertir en alguien más va a quererte y es algo que tienes que asimilar.

De hecho suele ser lo contrario, cuanto peor tratas y más pasas, más te quieren. Deja de esforzarte tanto por esa persona.

* Un pájaro no se esfuerza por volar

* Un árbol no se esfuerza por crecer

* Y tú no debes esforzarte para que te ame. 

Aplica la ley del mínimo esfuerzo.

Debes fluir como fluye el árbol cuando crece o el pájaro cuando vuelva. Si no fluye NO LO FUERCES. 

Cuando algo no crece cuando debería de hacerlo es porque diriges tus esfuerzos hacia el lugar equivocado. 

HAs estado pensando que cuanto más inviertas en él, más te devolverá, pero has acabado entendiendo que está pasando justo lo contrario.

Para que esa persona decida dedicarte más tiempo debes ser un bien VALIOSO y ESCASO. Dedica menos tiempo a esa persona tanto en tiempo con ella como sin ella..

No estés hablando, pensando y durmiendo soñando con esa persona. Cuanto más lo hagas más importante se vuelve para ti y más tiempo le dedicas.

Empieza a dedicar toda esa energía en TI, en quererte a ti y en ver que cosas te gustan y cuales no.

Deja de esperar que alguien te saque de tu vida para meterte en la suya, deja de pensar que no puedes ser feliz por ti mismo. Recuerda quien eras antes de conocer a esa persona.

Qué hacías, qué cosas te gustaban… Aprovecha para cultivarte, para hacer todo aquello que nunca te has atrevido. Para esforzarte por las cosas que quieres. Dirige TODA TU ENERGÍA hacia aquellas cosas que sí dan resultados.

Tus amigos, hobbies, actividades, libros… Vuélvete una persona diferente y más atractiva. El tipo de persona que NO TIENE TIEMPO para ÉL o ELLA, DÓNDE TE TIENE QUE RECLAMAR PARA PODER VERTE, es el tipo de persona de la que se enamorará.

No se enamorará porque ya no lo ha hecho de una persona que no tiene planes porque en cuanto te llama estás ahí.

Tiene que valorarte a ti y para hacerlo primero tiene que valorar tu tiempo. 

Tiene que entender que no estás todo el dia esperando sus mensajes ni listo para salir cuando te llama porque ¡Sorpresa! cuando lo intenta… ¡”ups”! ya tienes planes.

Ahí la cosa empieza a cambiar RADICALMENTE, dejas de comunicar necesidad. Dejas de transmitir la idea que tu vida se basa en la suya, que tu agenda depende de lo que él o ella decida. 

Enfócate en ti, a partir de ahora tú eres tu prioridad.

Debes hacer que esa persona te vea como una serie de los 90. Los que somos de la época de los dinosaurios vivíamos en un mundo dónde para ver una serie completa no podías perderte un solo capítulo porque se emitían un dia y una hora predeterminada.

Y si no estabas en ese momento, no era como ahora en Netflix que los ves cuando quieres, y grabar no era tan fácil ni habitual como ahora.

Recuerdo cómo de pequeño estaba despierto todos los domingos a las 7:30 de la mañana para ver Pokemon, porque o me levantaba a esa hora o a la semana siguiente ya ponían el siguiente capítulo y no me enteraba.

Y no se podía ver en ningún otro lugar que no fuera el domingo a las 7:30. Y eso lo hacía aun más emocionante, la serie me encantaba en gran parte por la escasez que representaba. Me hacia valorarla más, me obligaba a levantarme todos los domingos a las 7 cuando yo me solía levantar a las 12.

Sé un bien valioso y escaso como esas series de los 90, “oblígale a levantarse a las 7:00 por ti”

Y no solo eso, Cuando tú estés presente el momento tiene que ser mágico, ¡apoteósico!. No debe ser el momento en el que: “ese que siempre está en linea en whatsapp hablándome” o “esa que queda el mismo dia cuando se lo pido”. 

Debes ser la persona que es especial, porque su tiempo es limitado y tiene que aprovechar los segundos contigo para disfrutar de tu compañía. Porque sabe que si te ve, al llegar a casa no podrá mensajearte cuando quiera porque sabe que tu tiempo es escaso.

También le matará la incertidumbre de NO SABER cuando volveréis a quedar porque estás ocupado y tienes cosas que hacer.

Todo eso es parte de que los momentos contigo sean mágicos, porque son escasos, impredecibles. Él o ella ya no decide cuándo charla contigo o cuando te ve. Ahora se trata de TIEMPO, de valorar que tienes un tiempo, que es escaso y que si quiere ser parte del mismo tendrá que esforzarse.

Debes ser esa mariposa que revolotea hermosa en el jardín, en vez del mapache asqueroso que entra el jardín a robar las naranjas y se le saca a escobazos.

Debes ser la planta bonita que crece sola y no la mala hierba que se arranca.

Y todo esto te llevará a la conclusión de que si no ha tenido que esforzarse por la relación, tu nuevo YO hará que si tenga que hacerlo.

Haz que sienta el placer de extrañarte

Siente tú el placer de enamorarte de ti mismo, de la vida y de cuantas cosas hay por hacer más allá de esa persona.

Haz que sienta la angustia de no saber cuando podrá volver a verte por tu apretada agenda.

Dale el placer de que los momentos contigo sean mágicos porque son escasos.

Y cuanto más se cumpla esto, cuanto menos te esfuerces por esa persona y más te esfuerces y te enfoques en ti, más te extrañará y más te perseguirá.

Esta es una de las cosas que enseño a hacer en mi audiocurso de Cómo recuperar a tu ex, el cual te recomiendo si quieres aprender más formas de ganar o recuperar el interés de quien tú quieres.

Y si quieres que veamos tu caso y te ayudemos paso a paso en función de tus circunstancias y necesidades, puedes contratar nuestros servicios de asesoramiento personalizado online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.