No desees que te llame y tu teléfono no parará de sonar

Cuanto más deseamos algo, nos importa tanto que comenzamos a cometer errores. Cuando deseamos mucho algo, nos “IMPONE” tanto que nosotros mismos nos saboteamos. Esto se conoce como el síndrome del impostor, pensamos en el fondo que no nos lo merecemos.

Y cuando tú tienes mucho deseo y ganas de alguien te acaba poniendo tan nervioso, tienes tanto miedo a perder y te importa tanto que acabas espantando a esa persona, alejándola de ti en vez de acercarla.

Pero cuanto menos te importa conseguir algo normalmente más fácil podrás conseguirlo, porque no te pones nervioso, simplemente sacas tu mejor versión y lo haces. A parte de que la otra persona CARECE DE NINGÚN TIPO DE CONTROL SOBRE TI. Si no te escribe y te da igual, ¿Cómo va a controlarte? Pero cuando te importa demasiado si un día no te escribe eres capaz de entrar 100 veces a whatsapp para ver su estado de conexión y ver si te escribe o no. Así que deja de desear tanto a quien no te desea a ti.

DEJAR DE CREEN EN QUE ALGO EXTERNO A TI HARÁ QUE ESA PERSONA SE ENAMORE DE TI. Lo peor que puedes hacer es creer en la ley de la atracción o del universo para conseguir objetivos en la vida, que no tienes 5 años. Enamorar a una persona que no lo está de ti REQUIERE TIEMPO y paciencia. Requiere que INVIERTAS MENOS, pero de MÁS CALIDAD. Desarrolla tu potencial, tu amor propio, tu autoestima y tus habilidades.

Recuerda puedes contratarnos como coach para enamorar a esa persona especial o comprar mi audiocurso para recuperar su amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.