Anclajes con un poco de magia

Editado, corregido y maquetado por: Jack The Ripper

Un poco de magia

Si quieres, esto ya es opcional, puedes utilizar el pensamiento mágico, esto es sólo para creyentes, los milagros son sólo para gente que se los cree

¿qué es un ancla mágica? a algunas personas les encanta la magia, los que hayáis leído a Mystery lo sabréis bien cómo funciona la magia, sólo el hecho de que pienses en ella, la persona va a notar un cierto aura de magia (especialmente las mujeres). Yo suelo imaginar que de mis manos se desprende una energía mágica y siento en mi fuero interno que estoy canalizando la mejor energía del universo a través de mi mano. Pensando que cuando la toque esa energía le va a sanar todo el cuerpo, iluminándoselo por dentro y activando en ella los centros más importantes. Bien, ya estoy anclando en ella de forma visual (la mirada de la cobra que la hipnotiza), auditiva (diciéndole mi nombre) y tocándole (canalizando la energía cósmica). Si funciona, la persona no sabe que pasa pero todo tu poder y potencial lo va a notar.

Luego observa. . . si la persona se mete en el trance y está receptiva y disfrutando de la energía que ha recibido. Espera a quitar la mano del hombro para que el ancla quede bien instalada. Si quieres, antes de levantar la mano de su hombro puedes hacer un pequeña presión y observar si a mayor presión aumenta la sensación en la persona. Lo que siente lo observarás en los micro- movimientos de su cara, su respiración, etc.

Bien, si no siente nada o se te distrae vuelve a captar su atención, llámale por su nombre, levanta la voz, ¡haz algo!. Si es necesario puedes utilizar un recurso que le oí a maestro de la seducción una vez. «Acuérdate de mi nombre y la sigues mirando recuperando su atención, dentro de unas horas lo estarás gritando», si se ríe, vale, vuelves a acompasar su risa, ríes a la misma velocidad, con el mismo volumen, respirando igual, fíjate que la risa es inhalación y exhalación, la apertura de la boca igual de manera que enseñes los dientes como lo hace la otra persona. Y cuando sientas que estás en sintonía fluyendo en el estado de la risa complementaria vuelves a disparar el ancla; le dices tu nombre, te metes en trance de placer,la miras y le tocas el hombro.

Anclar en el momento adecuado

Tienes que anclar cuando la persona esté en su estado más álgido de placer y procura que el ancla cinestésica sea en el mismo lugar y que sea un lugar que se lo toquen poco, el tono de voz y velocidad, exactamente el mismo, y recuerda, el tono y la velocidad de voz ha de ser diferente, de cómo hablas el resto del tiempo, si fuera igual luego la estarías haciendo entrar en ese estado sin darte cuenta y lo que tu quieres es tener el control del ancla y dispararlo cuando sea más idóneo, por eso se han de diferenciar los estímulos auditivos, cinestésicos y visuales. Tienes que mirarle desde el estado de trance placentero y aguantarle la mirada de la misma forma.

Bien, ancla las veces necesarias hasta que el ancla esté instalada.

¿Cómo sabrás que el ancla está instalada y funciona?

Probándola, simplemente haz la prueba, háblale de algo diferente, superfluo y de repente dispara alguno de los tres estímulos. Por ejemplo, observa su cara, ponle el brazo en el hombro y observa si cambia su fisiología. Si no cambia o no se interrumpe su pensamiento y sigue con lo superfluo, dispara el ancla auditiva, dile tu nombre en el mismo tono, volumen y velocidad. Observa y si no cambia mírala con la mirada de la serpiente, je, je, a mí esa mirada me costó un tiempo masterizarla, la aprendí estudiando los videos de Milton Erickson, el mejor hipnoterapeuta que he conocido, es poderosísima.

Observa si cambia su estado, lo vas a notar, y si cambia ya lo tienes; el ancla está instalada, prueba de disparar dos estímulos a la vez o los tres.

También puedes anclar otros estados, puedes usar también anclajes en el espacio, levantando una mano y haciendo como si giraras una rueda de volumen, anclando más intensidad con más volumen, puedes ponerte detrás de la persona y hablarle en la oreja, prueba, observa o incluso puedes preguntarle: Oye, ¿Cuando fuela última vez que te sentiste realmente atraída por …? ¿Qué hizo qué te puso en un estado de máxima excitación?. Fue algo que te dijo, algo que viste o te tocó de alguna forma o en algún lugar?.

Bien, tal vez le parezca rara la pregunta, por eso has de ser hábil haciéndolo para evitar que su sistema de creencias te boicotee tu intento. La persona seguro que tiene una estrategia y si no la tiene se la creas tú. Puede que ese tío le hablara desde la oreja izquierda, desde la oreja derecha, desde detrás del cogote, calibra la distancia, el volumen.

Amigo, los seres humanos estamos constantemente respondiendo a estímulos, palabras, movimientos… Si quieres ser un buen programador tienes que practicar las técnicas una y otra vez hasta que seas un maestro.

El desayuno de los campeones

Las personas que hacemos PNL siempre tenemos un objetivo, nos ponemos en el estado, pasamos a la acción, tomamos las decisiones, pasamos a la acción, recuerda esto y métetelo en la cabeza, las decisiones piden acción. Y si no nos sale simplemente seguimos probando otras aproximaciones hasta conseguir la respuesta que queremos. Somos flexibles si una aproximación no nos funciona probamos algo diferente. Recordar su respuesta es la consecuencia de lo que estamos haciendo así que si no nos gusta su respuesta en lugar de echarle la culpa a la otra persona, nos hacemos responsables, así podemos cambiarlo.

Observar el feed-back que nos vuelve de nuestra aproximación, ser flexible y modificar nuestra aproximación hasta que conseguimos lo que queremos… es el desayuno de los campeones.

Esteban Cuéllar . . .

7 respuestas a «Anclajes con un poco de magia»

  1. :cool: Recordar su respuesta es la consecuencia de lo que estamos haciendo así que si no nos gusta su respuesta en lugar de echarle la culpa a la otra persona, nos hacemos responsables, así podemos cambiarlo. :cool:

    Sencillamente genial, si este pensamiento estuviera generalizado viviriamos en un mundo completamente distinto, lleno d epersonas que se autosuperarn constantemente en vez de sentirse derrotados por las respuestas negativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.