10 trucos psicológicos para enamorar. No podrá sacarte de su mente

¿Alguna vez te ha pasado que conoces a una persona que consideras que es “guapa” o “bonita”, pero no te sientes atraído hacia ella? Esto sucede porque ser atractivo no es lo mismo que ser guapo. Una persona atractiva es aquella que te produce determinadas emociones cuando está cerca de ti, alguien que te despierta interés y que sabes que te hará sentir bien con su presencia. A esto lo llamamos: el atractivo emocional. 

Sabemos que sobre nuestro físico podemos influir hasta cierto punto, podemos mejorarlo, pero podemos mejorar mucho más nuestro atractivo emocional, y para nuestra suerte, es justamente este, el atractivo que resulta ser mucho más potente y duradero que el físico. Algunos trucos que nos ayudan a aumentar nuestro atractivo emocional son: 

  1. Contagio emocional: Todos poseemos neuronas espejo, las cuales nos permiten entender lo que sienten otras personas y nos arrastran a sentir lo mismo que ellas. Es por esto que resulta muy importante que, cuando estés con la persona que te gusta, transmitas emociones positivas: alegría, felicidad, etc. Esto hará que la otra persona, de forma inconsciente, relacione tu presencia a estas emociones placenteras, por lo que buscará estar más tiempo contigo. Esto puede parecer algo evidente pero hay muchas personas que, en cuanto hablan con alguien, se ponen a contar sus problemas… No encuentran otra forma de generar conversación más que hablando de cosas negativas: ya sea de un problema de trabajo, de una persona que les cae muy mal, o de algún incidente que les arruinó el día. A veces hacen esto pensando en que así generarán empatía en los demás, pero la realidad es que se convierten en personas que nadie quiere tener cerca, porque en vez de hacerte pasar un rato agradable, lo único que recibes de ellas son emociones negativas. En cambio, si logras que la persona que te gusta tenga emociones placenteras cuando está cerca de ti, por ejemplo si le comentas alguna anécdota divertida que te haya ocurrido, esto hará que busque más a menudo tu compañía. 
  1. Ser similar: Cuando percibimos a alguien como similar a nosotros, tenemos la sensación de que esta persona ha tenido experiencias parecidas a las nuestras, y que por lo tanto nos va a entender mejor que el resto de gente. Además, una persona que percibimos como similar nos da una sensación de tranquilidad ya que nos parecerá que es alguien predecible, no en el sentido de ser alguien aburrido, sino de que es alguien que cuando te dice algo, por ejemplo lo que siente por ti, sabes que al día siguiente no cambiará de parecer, osea que es una persona COHERENTE. Te hace sentir que si un día te dice que te quiere no cambiará de idea al día siguiente. Para lograr esta sensación de ser similar, debes buscar puntos en común al conversar con la persona que te gusta, pero sin mentir y sin que parezca un interrogatorio. Durante la conversación puedes ir preguntándole por gustos, aficiones, y lograrás encontrar puntos en común, desde lugares que ambos hayan visitado, un tipo de música que les guste, algún pasatiempo en común, o hasta alguna marca que a ambos les guste, cualquier punto que compartan en común te ayudará a ir creando esta sensación de similitud y confianza. Si tienen muy pocas cosas en común puede servirte el hablarle de una persona de tu entorno que sí tenga gustos similares a los suyos, por ejemplo, si a la persona que te gusta le encanta patinar, y tienes una prima que hace patinaje, háblale de ella. Además, un dato curioso es que con el simple hecho de copiar sutilmente alguno de los gestos usuales de la otra persona, ya le resultarás más simpático sin saber por qué. 
  1. Ser espontáneo: Como te comentaba, el ser coherente no se relaciona con el ser aburrido. Mientras eres predecible en temas esenciales, como por ejemplo en tus sentimientos por alguien, puedes ser espontáneo y sorprender a la otra persona con un paseo inesperado, con un detalle bonito, hasta con algo simple como ponerte a bailar en un mall si suena alguna canción que les guste… Cosas que no se espere y que harán que, por más segura y tranquila que se sienta esta persona contigo, en ningún momento confunda esto con aburrimiento. Y es que lamentablemente hoy en día vemos tantas relaciones tóxicas a nuestro alrededor justamente porque a la mayoría de personas les gusta la emoción, y cometen el grave error de pensar que toda emoción es algo a lo que aspirar, incluso si se trata de una emoción negativa, olvidando que es posible tener emociones positivas si se está con la persona adecuada. Por esto debes saber que puedes brindar emociones a quien te gusta de forma positiva, con cosas inesperadas aunque sean pequeñas, por ejemplo si están acostumbrados a ir a restaurantes puedes un día organizar un picnic en el parque, te aseguro que es algo que le sorprenderá y te verá como alguien espontáneo, y aunque estén tal vez gran parte del tiempo ahuyentando a las hormigas, más adelante será un recuerdo en común sobre el que hablarán y se reirán. No te cortes. 
  1. Ser tú mismo: Muchas veces tratamos de parecernos al resto para no “desentonar”, pero la verdad es que Lo peculiar nos llama mucho la atención, nos despierta curiosidad y genera interés, por lo que, si tienes peculiaridades, en vez de intentar ocultarlas sácales provecho para generar interés hacia ti. 
  1. Elogiar de vez en cuando: Nos suele preocupar que la persona que nos gusta se dé cuenta de que nos gusta, pero en realidad un dato que desconocemos es que cuando creemos que le gustamos a alguien, esa persona nos empieza a gustar más a nosotros. No digo que te la pases todo el día elogiándola, pero sí que tus elogios se destaquen del resto, de esos que sabes que seguramente recibe constantemente… Por ejemplo en ves de elogiar su sonrisa o sus ojos, puedes reconocer un logro que haya tenido, y elogia EL ESFUERZO y LA PERSEVERANCIA que ha demostrado para conseguirlo… Y no es sólo un “te felicito por tu ascenso”, sino, “te felicito por toda la dedicación que le has puesto a tu trabajo, es admirable la diligencia y perseverancia que tienes”. Estas por ejemplo son cualidades que casi nadie elogia, y que harán que esta persona te destaque en su mente del resto. 
  1. Habla bien de los demás: No sólo porque el estar hablando mal de los demás transmite emociones negativas, y da la impresión de que no tienes nada bueno o interesante que contar sobre tu propia vida, sino que además generarás desconfianza en la otra persona. Ella pensará que, si estás hablando mal de otros, seguramente también hablarás mal de ella a sus espaldas. Además, transmite mucha más seguridad alguien que habla bien de los demás, ya que nos hace sentir que no necesita rebajar a otro para sentirse mejor, sino que está tan seguro de sí mismo y tiene tantas cosas buenas en su vida, que no se siente amenazado por los logros o cualidades de otras personas. 
  1. Mantener contacto visual la mayor parte del tiempo: Ojo, no se trata de mirar fijamente a los ojos sin parar y prácticamente sin parpadear, esto incomodaría y hasta podría asustar a la otra persona; sino, mirar a los ojos CON FRECUENCIA y naturalidad. 
  1. Lleva tu mirada de un ojo al otro y a los labios: Contrario a lo que se suele pensar, esto no necesariamente significa que quieres besar a la otra persona, sino que esta área de la cara, este “triángulo”, es un área que solemos observar en personas con las que tenemos una relación muy próxima, por lo que al hacerlo, estarás transmitiendo una sensación de cercanía. 
  1. Hacerte respetar: Por más que proyectes una energía positiva, seas amable y alegre, si en cuanto alguien te falta el respeto tú, de forma educada, te das tu lugar, esto te volverá mucho más atractivo para la otra persona. Muchas veces podemos tener miedo de caer en la “friendzone” por ser demasiado buenos, pero en realidad no es que el ser muy bueno nos reste atractivo, lo que nos resta atractivo es el dejar que otras personas abusen de nuestra amabilidad, el no hacernos respetar. Una persona amable, educada, que sabe poner en su sitio a los demás cuando es necesario, y que además sabe hacerlo sin recurrir a insultos ni agresividad, muestra un gran carácter, seguridad en sí mismo y genera más confianza, ya que pensaremos que, así como se hizo respetar a sí mismo, también nos hará respetar a nosotros en caso tengamos una relación con ella. 
  1. Controla tus pensamientos: Al final de cuentas, por más que tengas en mente toda la teoría de cómo enamorar a alguien, lo más importante es que no sólo sigas las pautas correctas, sino, que TE LA CREAS. Ya que, si te estás sintiendo inseguro, esto se transmitirá en tu lenguaje no verbal, ya que esto son pequeños actos inconscientes que reflejan cómo nos sentimos en realidad. Es muy importante que no finjas estar a gusto, sino que te sientas a gusto; que no finjas interés en lo que te cuentes, sino que te intereses de verdad por conocer a la otra persona. Siempre te irá mucho mejor siendo genuino. 

Espero que te haya gustado mucho el artículo, y no olvides que puedes contratar nuestro coach, en donde se te guiará paso a paso de forma personalizada con tu caso, y también puedes adquirir el audio curso de Cómo recuperar a tu ex.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.