Trabajo de equipo en una empresa

Photocredit: Curtis Cronn

El trabajo de equipo en una empresa es básico para que los objetivos se cumplan. Si se trabaja de forma individual sin tener en cuenta al equipo podríamos llegar al objetivo pero en condiciones de más dificultad y con todas las personas del equipo mucho más cansadas e irritadas de lo que sería normal o recomendable.

Como responsable de un equipo tienes que poner las condiciones para que el equipo funcione y todas las personas que lo forman trabajen a gusto. Este tipo de cosas no se puede hacer por imposición, un buen líder sabe cómo hacer que todo el mundo ocupe su lugar y se sienta satisfecho y recompensado por ello. Tenemos un curso especializado en liderazgo, si te interesa profundizar en este tema tenemos para ti nuestro videocurso: Cómo liderar.

Cuando tienes la posibilidad de formar tu propio equipo es obvio que el equipo resultante sea de total agrado para ti. Pero esto no siempre es posible ya que a menudo la selección de personal corre a cargo de otros departamentos, como el de Recursos Humanos o Gestión de Personal o bien la empresa ya cuenta con personal suficiente, los equipos llevan años formados y tú eres el último que ha llegado.

Para conseguir un buen trabajo de equipo en una empresa es básico tener un buen equipo. Y eso no significa tener a las mejores personas cada uno en su ámbito sino que la integración de cada una de ellas sea buena en el equipo. De nada sirve tener un montón de pequeñas estrellas si sienten que las demás le hacen sombra.

Piensa en los equipos de fútbol. Lo habitual es ver a los jugadores unidos, con buenas relaciones interpersonales. Pasan muchas horas juntos y el fin común es la victoria del equipo en el que juegan. Cada uno de ellos tiene una posición estratégica importante y la asume y acepta gratamente.

Es más fácil que un equipo con jugadores unidos gane un partido, por lo menos dará un mejor espectáculo a los aficionados.

Pero todos tenemos en mente ciertos equipos en los que en determinadas temporadas han habido muchos problemas de los llamados de vestuario. La selección de jugadores puede haber tenido algo que ver, los egos particulares también y sobretodo la mala gestión de este equipo. Lo raro en estos casos es que el equipo gane y si lo hace no lo hará dejando un buen sabor de boca ni transmitiendo emociones positivas al público.

En las empresas pasa exactamente lo mismo, es preferible tener un par de estrellas humildes y que cada uno sepa cuál es su lugar que tener un montón de estrellas que lo único que hacen es luchar para ser visibles, ellas y nadie más. La victoria del equipo no es su última finalidad.

Estos jugadores prefieren sus títulos personales a los títulos de los equipos y suelen mirar más por los ingresos de publicidad que por la victoria de sus compañeros. Claro que quieren ganar pero solo si ellos son los responsables del éxito.

Alguien que quiere atribuirse el éxito de un equipo a él solo no es un buen integrante para el equipo.

Del mismo modo que los futbolistas necesitan ser dirigidos adecuadamente y correctamente motivados es básico que los trabajadores también sientan lo mismo. Igual que pasa en el fútbol en que el entrenador es, digamos, el jefe y el capitán el portavoz de los jugadores, en las empresas es bueno que haya una persona del equipo que ejerza un poco de capitán. Suelen destacar por sus dotes de liderazgo y los demás confían en ellos.

Como responsable del equipo debes respetar al capitán de los trabajadores. Motívale para que motive al resto y para que tenga una comunicación fluída contigo. Esta persona puede negociar o transmitir el sentir de los trabajadores. Si ellos confían en  él, hazlo tú también. Respétale y ellos te respetarán.

Photocredit: Pedrito Guzman

Es bueno para un equipo que haya alguien que se encargue de dar la bienvenida a los nuevos miembros, de hacer que se sientan bien y de que el ambiente de trabajo no se vea afectado por las bajas o las nuevas incorporaciones. Tener una persona carismática en tu equipo puede ser una gran ventaja para ti si sabes aprovecharla.

Cada uno tiene una habilidad especial. Incluso los menos trabajadores nos pueden ser útiles, de ellos podemos aprender muchas cosas. El otro día leí en alguna parte que Bill Gates dijo que cuando tenía una tarea complicada de llevar a cabo se la pasaba a uno de sus trabajadores más vagos. Ellos siempre encuentran la manera de hacer esa tarea de forma más sencilla.

No temas a la gente creativa. Deja que tus trabajadores adapten su manera de hacer a tus peticiones. Imponer rutinas no sirve de mucho, sobretodo si lo único que importa es el resultado y no el proceso. Obviamente no hablamos de casos en el que el objetivo pasa por cumplir un proceso determinado sino por aquellas cosas que siempre se han hecho de una manera y ahora viene uno nuevo y lo cambia. La creatividad sirve para eso.

Si un trabajador encuentra una manera más cómoda, más rápida y, por tanto, más eficiente de hacer las cosas acéptalo. Eso es bueno para el equipo.

Tienes que tener claro para qué sirve cada uno y qué es lo que da a la empresa cada uno de ellos. Tienes que entender que cada persona es un mundo y que no todos necesitan el mismo tipo de trato.

No ningunees nunca a nadie pero si hay que premiar trabajadores hazlo con los que más se implican en la empresa. No lo hagas a escondidas, cuando uno se esconde indica que o bien siente que no está haciendo las cosas bien o que teme por la reacción de los demás. Felicita cuando toque, por pequeña que sea la cosa que hayan hecho.

Si el trabajador «vaguete» te ha encontrado una manera de realizar un proceso tedioso felicítale, sin esconderte. Todos lo agradecerán.

Crea un buen ambiente de trabajo y respeta que ellos se sientan unidos, ese es tu objetivo, aunque tú solo seas el jefe y no formes parte del grupo, lo que importa es que todos ellos, como si estuvieran en un barco, remen en la misma dirección y a la vez.

Para ser un buen responsable de equipos deberás tener una personalidad carismática, saber delegar funciones y sobretodo no querer atribuirte los éxitos del grupo.

Si quieres aprender a liderar con carisma COMPRA AHORA nuestro curso Cómo liderar, liderazgo carismático.

Una respuesta a «Trabajo de equipo en una empresa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.