Tipos y causas de fobia social

© begemot_dn

Bienvenido a este segundo artículo en el que te contamos qué es exactamente la fobia social, en el primero de ellos vimos su definición y los principales síntomas que padece una persona con fobia social cuando se enfrenta a aquello que le da miedo. Si eres una persona poco sociable pero no sientes esos síntomas, lo más probable es que simplemente seas tímido. Puedes cambiar fácilmente tu forma de ser gracias a un entrenamiento específico, pero para ello tienes que querer hacerlo y practicar los ejercicios que te recomendamos.

Las personas tímidas pueden pasar a tener fobia social, de hecho la fobia social es el tercer trastorno mental en adultos, un tercio de las personas con problemas mentales padecen fobia social, la buena noticia es que es algo que puede curarse con una buena terapia o con un buen entrenamiento y no necesita medicación ni vas a padecerlo de forma crónica.

En el artículo de hoy vamos a ver los distintos tipos de fobia social y las causas que convierten a una persona segura de sí misma, quizá un poco tímida, una persona que tiene miedo a las relaciones sociales, es decir: que padece fobia social. Para ayudarte a superarlo tenemos un curso específico en el que puedes aprender a relacionarte con los demás y ganar confianza en ti mismo y lo harás desde la intimidad y comodidad de tu casa, al ritmo que necesites y con ejercicios paso a paso, que recomendamos seguir en el mismo orden que proponemos. Consulta nuestro curso Curso superar la timidez y ser sociable .

Tipos de fobia social

Fobia social específica

Es el miedo irracional a enfrentarse a una situación determinada. Lo más común es tener que hablar en público, pero también se presentan casos de personas que no pueden entrar solas en un lugar en el que no conocen a nadie o que no soportan ir solas por la calle.

Fobia social general

Son personas que sienten un miedo irracional a cualquier tipo de situación social, incluidas las que comentábamos antes. Son mucho más que reticentes a hacer nuevas amistades, son incapaces de hablar con desconocidos, estar en ambientes nuevos les supone demasiada presión.

Es muy frecuente que la fobia social se presente junto a episodios de ansiedad. Ataques de pánico en momentos clave o simplemente cuando estás más relajado y la tensión ya ha pasado, como cobro a lo mal que lo has pasado durante el día.

© darraghoconnor12

Causas de la fobia social

Son muy variadas, desde haber crecido en un ambiente hostil a haber padecido algún tipo de problema que se pueda relacionar con todos los actos sociales. Normalmente las personas que presentan este tipo de problemas además tienen la autoestima muy baja, puede que estén pasando por una depresión y son súper perfeccionistas por lo que ni por unas cosas ni por otras serán capaces de aprobar su comportamiento o de creer que pueden, ya no estar haciéndolo bien, sino pasar desapercibidos.

Es habitual que cuando de pequeños somos tímidos nuestros padres nos hayan forzado a hacer algo que no queríamos diciendo que si nos enfrentábamos a ello lo superaríamos, lo típico es decir que la vergüenza no está justificada y dejar al niño solo ante el peligro. Eso para un niño puede ser muy traumático.

En la adolescencia, o en la propia infancia, pueden haber sufrido episodios de acoso escolar. También en el trabajo una persona que sufre mobbing o acoso laboral puede terminar padeciendo ataques de ansiedad que se convertirán en fobia social si no se toman medidas oportunas lo antes posible.
En resumen, puede aparecer después de un único suceso traumático o como consecuencia de muchos episodios leves, sin importancia aparente que van haciendo mella en la personalidad y en el modo de pensar.

Esto es muy importante, la fobia social es solo un punto de vista, un modo de pensar, un miedo irracional que viene de una serie de pensamientos que no tienen sentido. Las personas que sufren fobia social lo saben, o pueden llegar a esta conclusión de forma sencilla interrogándose cuando es consciente de la situación. Las preguntas que puede hacerse son ¿de qué tengo miedo? Y a partir de ahí preguntarse qué pasaría si… (de lo que tiene miedo se cumpliera). Lo veremos más detalladamente en el próximo artículo que publicaremos mañana.

El resultado de padecer fobia social es que la persona afectada intenta evitar al máximo este tipo de situaciones que le llevan a sufrir los síntomas que describíamos en el artículo anterior.
Los pensamientos son lo que te lleva a comportarte de esta manera, los que hacen que te sientas paralizado, atemorizado o con un ataque de ansiedad. Aunque no te des cuenta tu cerebro piensa muchas cosas a la vez, hay algunas de las que eres consciente mientras que otros ocurren en segundo plano y a no ser que les prestes especial atención o les preguntes directamente, no tomarán protagonismo y no podrás conocer este tipo de pensamientos.

Como decía hablaremos más sobre cómo superar la fobia social en el artículo de mañana, hoy te recuerdo que hay una diferencia entre que una persona sea tímida y que tenga fobia social. No obstante, si ser tímido para ti es un problema puedes cambiar fácilmente tu forma de ser gracias a nuestros consejos y el curso de sociabilidad que te recomiendo.

Aunque la fobia social es un mal muy presente en la sociedad, mucho más de lo que nos imaginamos, la timidez también lo es. Hay personas que no son sociables, que no disfrutan con la compañía de otras personas y se agobian solo de imaginar que van a tener que acudir a una cena y estar sonriendo todo el rato. Estas personas preferirían estar en su casa y jamás se harían un curso de sociabilidad, no quieren ganar esas habilidades. Pero si tu problema es que eres tímido o que presentas fobia social, sí quieres superarlo ya que no estás a gusto con tu forma de ser y de relacionarte con los demás. Para eso sí te recomiendo nuestro curso Curso superar la timidez y ser sociable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.