Qué hacer para ser mejor persona

Photocredit: Renato Pequito

A menudo uno revisa su vida y se da cuenta de que podría estar haciendo las cosas mucho mejor. El problema no es cuando sientes que eres poco hábil en determinadas cosas sino cuando crees que tu comportamiento no responde a lo que en realidad quieres ser. Entonces te planteas qué hacer para ser mejor persona.

Ser mejor persona es algo que tenemos que hacer por nosotros mismos. Cuando estamos bien y en paz con uno mismo somos capaces de transmitir eso a los demás. Se trata ni más ni menos que de vivir acorde a los principios que uno tiene y tratar de ser coherente, lo que no te guste para ti que no te guste para los demás.

¿Para qué queremos ser buenas personas? Creo que la respuesta es para tener éxito. El éxito se mide de muchas formas y sin duda ser considerado por los demás como una buena persona ya es haber logrado un gran éxito en la vida. Además hay muchas otras formas de que logres sentirte exitoso y de triunfar en lo que te propones. Ser buena persona es el primero de ellos. Una vez te sientes bien y en paz contigo mismo puedes ir paso a paso trabajando los siguientes puntos. Para ello, tenemos un libro que te puede ayudar mucho: Coach para tu éxito. Es un entrenador personal para apoyarte en el camino a conseguir tus metas.

De momento vamos a por la primera de ellas.

Si la vida te parece fea, injusta y todo te pone de mal humor estás en la senda equivocada. No es que eso te convierta en una mala persona automáticamente pero sin duda la rabia que sientes se transmite y se contagia.

Photocredit: aaipodpics

Así que vamos a analizar qué hacer para ser mejor persona con unos sencillos puntos que puedes aplicar poco a poco, ya sabes que siempre necesitas un tiempo realizando una acción de forma totalmente consciente para que tu cerebro la asimile como natural y sustituya a las anteriores.

Qué hacer para ser mejor persona

Ser agradecido: siempre hay algo por lo que estar agradecido. Una persona agradecida es más feliz, tiene un trato más afable y fácil que una persona que siente que la vida le debe algo. Así que agradece lo que tienes, por pequeño que sea, lo que te pase y sé consciente de que los que te rodean tienen que sentir tu agradecimiento. No te cortes en dar las gracias. Los demás también te lo agradecerán.

Ya lo hemos comentado en estas páginas en alguna ocasión, una buena forma de encontrar la parte positiva de la vida es llevar a cabo una lista de agradecimientos. Siempre hay cosas por las que estar agradecido pero a veces no somos capaces de darnos cuenta de ellas. En cambio si cada día hacemos una lista con las cosas positivas que nos han ocurrido estaremos mucho más predispuestos a verlas.

Esto es focalizar en positivo. Te irá muy bien si eres la típica persona que ve problemas en todas partes, que se encuentra siempre con gente maleducada, a la que nada le sale bien… Está configurado para focalizar en negativo, para buscar las cosas malas, que también siempre las hay, de la vida. Cambia el chip hoy mismo. Busca solo lo positivo. Al principio puede que te cueste, no seas muy exigente, cualquier pequeña cosa puede ser un motivo de agradecimiento. Escribe cinco motivos al día. Pasados unos días, cuando ya los encuentres fácilmente escribe 10. Fíjate que al principio te rsultará dificil, pero pronto te encontrarás pensando: «¡esto lo añado a la lista!», y al momento: «¡Anda! ¡esto también lo añado a la lista!». Pronto empezarán a sobrarte los motivos para estar agradecido.

En este punto es cuando debes valorar si te compensa más estar enfadado y ver la parte negativa o bien si eres más feliz viendo la positiva.

Tú no eres el centro del universo: acéptalo. Esto se traduce en muchas, muchas cosas.

En primer lugar en realizar acciones incívicas que perjudican a otros. Llegas tarde a un sitio y decides aparcar en el sitio de minusválidos. Solo será una vez, piensas, tienes motivos de sobras, está justificado. No te has planteado que tal vez alguien con mayores necesidades que tú puede necesitarlo. ¿Verdad? Vives en un sitio donde es difícil aparcar, pero cerca de tu casa hay un centro médico con un párquing gratuito para los pacientes. Hay mucha rotación de coches por lo que siempre te es fácil aparcar allí. No te das cuenta al hacerlo que has dejado sin sitio para aparcar a una madre que llega al médico con su bebé con fiebres altísimas. Vas a hacer que tenga que aparcar lejos o esperar a que alguien se vaya.

Este tipo de acciones las comete alguien que se cree el centro del universo. Seguramente si le preguntas no se considerará mala persona. Cuando le expongas estos dos actos concretos lo justificará diciendo que la ocasión lo merecía. Ese es el problema. Pensar que tus necesidades están por encima de las de los demás.

Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti: ponte en la piel del otro, practica la empatía y piensa que los demás también tienen sentimientos. No cuesta nada ser amable, al contrario. Si eres amable con una persona lo más probable es que no le quede más remedio que ser amable contigo. Si estás enfadado o tienes un problema no lo pagues con el primero que pasa, solo conseguirás contagiarle tu rabia y conseguir que te trate mal, tanto o más de lo que tú le tratas a él.

Escucha lo que tengan que decirte, no des por hecho que ya lo sabes, analiza las cosas y tómate tu tiempo para actuar. Las prisas no suelen ser buenas. Si tienes un problema que nada tiene que ver con la persona que tienes en frente apárcalo y empieza de nuevo. Cada situación es distinta de la anterior y puede llevarte a cosas buenas. Si trabajas cara al público y has tenido un encontronazo con el cliente anterior no se lo hagas pagar al cliente actual. Esa persona se irá de mal humor y se lo contagiará a otros. En cambio si llega alguien de mal humor y se encuentra con una persona amable, empática, agradecida, que no se siente el centro del universo es posible que logres cambiar su humor e incluso arreglarle el día. Comprueba como se desarman los agresivos cuando no les contestas en mal tono ni te pones a su nivel. No grites jamás y sé siempre amable con ellos. Poco a poco rebajarán. Ya lo verás.

Además de estos hay otros trucos para ser mejor persona y conseguir tener una vida plena y exitosa.

Compra ahora nuestro libro-ebook «Coach para tu éxito» y úsalo de entrenador personal para darle un giro a tu vida y hacer lo que siempre has querido.

(Recuerda que puedes comprar el producto desde cualquier parte del mundo dado que es descargable, aceptamos paypal (tarjeta), transferencia bancaria, Western Union y Contrareembolso (Solo España este último))

2 respuestas a «Qué hacer para ser mejor persona»

  1. a veces siendo asi de bueno y hacer x los demas tampoco te compesa mucho porque la mayoria de la gnte solo piensa en su bien y se olvida de los demas y a veces estos son mas respetados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.