La meditación

MeditandoNo paramos de pensar, somos seres humanos. Estamos contínuamente pensando y pensando. Los acontecimientos que nos suceden al cabo del día nos afectan tanto en la medida que los pensamos y los hacemos nuestros. Incluso cuando dormimos, solemos estar inquietos, soñando con lo que nos ha acaecido en las últimas horas o nos puede suceder pronto.

Las preocupaciones parece que no nos dejan de la mano, no desaparecen de nosotros, y eso, evidentemente, aumenta considerablemente nuestro estrés, nuestro carácter se agría, nos volvemos más irascibles, todo nos molesta, y por ende, la mayoría de las situaciones que intentamos afrontar nos salen mal, no estamos concentrados.

Meditación y pensamientos

Y todo por el hecho de no interiorizar un poco. La tempestad de pensamientos que nos envuelve nos obliga irremisiblemente a buscarle soluciones rápidas. Esto nos estresa, nos mete prisa en la vida, y nos adentra en una vorágine de la cual, cuanto más nos hundimos en ella, más nos costará escapar ilesos. La pequeña solución está en buscar el método adecuado para distraer a la mente. Como por ejemplo, la meditación.

Desde antiguo, la mayoría de las culturas han buscado la paz y la tranquilidad. Hoy en día, con los tiempos que corren, en los que no parece que tengamos tiempo para nada, esa tempestad de pensamientos se hace cada vez mayor y más patente. De ahí que necesitemos de forma irreversible un poco de meditación, pararnos un poco en nuestro caminar diario, al menos unos minutos, y dejar de pensar, hacer un hueco en nuestra mente a la interiorización y olvidar aquellos pensamientos e imágenes que nos rodean amenazadoramente. La meditación es disciplina, es darnos cuenta de todo lo que hacemos, tanto lo bueno como lo malo. Nos facilita la posibilidad de ver lo que, a través de nuestra mente completamente embotada de problemas, éramos incapaces de ver. La relajación que nos produce, la tranquilidad que envuelve nuestros sentidos, es la mejor y única manera de afrontar con delicadeza lo que tenemos por delante.

La meditación no requiere de grandes técnicas teóricas. Tan sólo debemos procurar poner nuestra atención en una sola cosa. Nuestro estrés y nuestra ansiedad casi siempre provienen del hecho de estar en mil cosas a la vez. Nos sentimos que no podemos abarcarlo todo, nos desbordan los acontecimientos. Pararos a pensar en una sola cosa, ajeno a vuestros problemas. La relajación y la tranquilidad vendrán a vosotros. Colocaros en un lugar silencioso, sobre todo cuando llevéis poco tiempo ejerciendo la meditación. Es la mejor manera de evadirnos de los estímulos exteriores que, en nuestro estado de estrés y ansiedad, siempre nos producirán efectos negativos. La posición ha de ser todo lo cómoda que podamos. Una buena meditación es imposible hacerla en un lugar incómodo. Nada de molestias, ni siquiera intentéis la meditación tras las comidas, sino unas 2 horas después.

Relajación y concentración

Concentraros en un objeto, una palabra, un sonido, algo en lo que imaginéis, lo único en lo que vais a pensar en los próximos 20 minutos. Si algo os distrae, sólo tenéis que volver a vuestro objeto. Simplemente, no hagáis otra cosa. Una actitud completamente pasiva. La mente debe estar libre de todos esos pensamientos que nos enturbian. Sólo debemos pensar en nuestro objeto, nada más. Relajación y concentración llevan a la meditación. Podemos sentarnos también en el silencio, con los ojos cerrados, e intentar oir los sonidos que se producen a nuestro alrededor, prestando atención a cada uno de ellos, aunque hayan pasado ya. La única importancia que le damos es la de escucharlos, sin inquietarnos por ninguno, sin preocuparnos lo que nos quieren decir. Cuando los pensamientos de todo tipo lleguen a nosotros, podemos hacer lo mismo: oirlos, sentirlos, analizarlos detenidamente uno a uno, pero con tranquilidad, sin importunarnos sobremanera.

Un aspecto interesante de nuestra meditación es preguntarnos a nosotros mismos cómo seríamos si fuéramos una persona más tranquila, si nos tomáramos las cosas de manera más relajada. Analizad vuestras respuestas. La respiración es un ejercicio muy interesante en este aspecto. Nuestro ritmo de respiración nos puede servir para controlar nuestro nivel de ansiedad en determinados momentos. Nos servirá para medir nuestros niveles de estrés. Aspiremos e inspiremos a un mismo ritmo, con los ojos cerrados, intentando seguir el transcurso del aire, desde que entra por la nariz y llega a los pulmones, hasta su salida por la boca. Imaginad el recorrido en la mente.

Ejercicio personal

Sin duda que la meditación es un ejercicio que necesita de mucha preparación. No queráis ver los resultados en la primera sesión, tened paciencia. También es importante que, en un principio, hagamos de nuestra meditación un acto personal. No se lo contemos a nadie, sino que saquemos nuestras propias conclusiones y no nos dejemos influenciar por nada. Los objetivos que nos marquemos no deben ser interpretados por nadie que no seamos nosotros, ya que somos quien mejor nos conocemos y sabemos cuáles son nuestras verdaderas preocupaciones y hasta dónde nos afectan.

Así que ya sabéis, probad un poco la meditación. Es un buen ejercicio para sacudirnos un poco del estrés que nos envuelve.

6 respuestas a «La meditación»

  1. Nunca me había enterado bien de que iba la meditación pero ahora que veo como funciona y para que, me parece muy interesante para salir de esos momentos frustrantes de la mente.

    Hasta luego tío y buen artículo ;)

  2. Tengo un colega japones de treinta y tantos de edad que lleva meditando unos 3 años y dice que con el paso del tiempo ya te das cuenta de las fuerzas internas que fluyen en ti.

    Buen post jose

  3. yo creo q lo mejor para iniciarce es una escuela. Generalmente lo practican en donde hacen yoga o tai-chi y ese tipo de cosas.

    Es mucho mejor que estando solo ya que primero hacen ejercicios de relajacion y ademas ponen musica relajante y un buen ambiente. Nada mas e ido una vez y me parecio algo dificil para mi, ya q mi imaginacion y pensamientos vuelan por ejemplo me trato de concentrar en algo y enseguida voy a otra cosa…pero me dijeron q eso le pasa a muchas personas y q con practica se va mejorando.

  4. Bueno llevo aplicando yoga durante mucho tiempo y durante mas de un año a la seducción y superacióm peresonal ademas doy seminarios de yoga por toda España como el del de Gijóm . y escribiendo articulos en muchas webs de seducción colaborando con ellas. y os recomiendo meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.