La desesperación de un enfermo

Este escrito lo escribí cuando estuve ingresado el 26 de junio de 2008

Desesperación en el hospitalAhora mismo estoy en el hospital. Llevo aquí desde el martes pasado. No he dicho casi nada a nadie, ni en el msn si quiera. Solo a algunas personas como a Puye se lo he comentado. Ni siquiera a mis amigos ni a los que me han dicho: «Ey, si te ingresan o algo avisa».

Ni siquiera llame a mis padres hasta pasado dos días, la única que me visitaba era mi maravillosa novia que ha permanecido estos días a mi lado mientras yo la hacía rabiar y ella a mi también,xD.

La verdad es que nunca me ha gustado ir de víctima ni tampoco que me vayan a ver al hospital. Hay situaciones que me parecen muy forzadas, como si la gente simplemente fuera para quedar bien. Pero creo qué pensaba así porque nunca me había sentido desesperado, para mi el tiempo que pasaba en el hospital estaba bien. Descansaba, nada de preocupaciones…

El martes a causa de un sangrado de pulmón debido a que padezco Fibrosis Quística me hicieron una artereografía y me embolizaron una arteria del pulmón para que dejara de sangrar. Mi madre me mareaba y me puso de los nervios con su pesimismo.

Hay gente que está perfecta

Yo nunca he tenido miedo de estas cosas, a lo hecho pecho, no hay más. ¿Qué hay gente que está bien? Me alegro por ellos, a veces lo piensas: «guau, hay gente que está perfecta» y a la vez me imagino a mí dos meses antes andando por el hospital y viendo a los enfermos en pijama, me preguntaba: «¿No les dará vergüenza salir así a la calle?». Y hoy mismo era yo ese que miraba, saliendo a la calle en pijama para dar una vuelta después de la tortura de pasado ayer.

No fue la prueba ni mucho menos, yo estaba bien tranquilo, la tortura fue luego, tenía que estar inmovilizado durante 24 horas. Sin poder moverme, lo pasé muy mal. Soy alguien que se mueve mucho. Me acercaron el portátil y con mi módem vodafone me conecté a internet tumbado. Al cabo de un rato ya me dolía todo.

Un ataque de ansiedad

La desesperación vino por la noche, pedí que me ataran la pierna porque me movía mucho. Así que con el calor y la inmovilización estaba muy mal, me cogió un ataque de ansiedad, pero nadie se enteró, ni siquiera mi padre, solo debió advertir que estaba un poco alterado.

Pero por dentro sufría, quería moverme de una puta vez, quería levantarme, mirar la maravillosa vista  y la ansiedad creció, sentí pánico de pensar: «¿ y tendré que volver a pasar por esto?». Sentí ganas de tirarme por la ventana, la miré y sentí impulsos de tirarme, aunque está herméticamente cerrada precisamente para eso, pero volví a sentir esas ganas de quitarme la vida qué sentía cuando me pegaban en el colegio y lo pasaba tan mal. Hacía muchos años que había aprendido a ser fuerte, a no arrodillarme ante nada.

Pero me cuesta acostumbrarme a nuevas situaciones, cuesta mucho salir adelante ante nuevos retos. Para mí esa experiencia de estar inmovilizado, empapado de sudor era desesperante pero se que para mucha otra gente es el pan de cada día. Y es que hay que vivir y acostumbrarse a lo que uno tiene. A lo hecho pecho.

Cada vez que crees que tú estás mal siempre hay alguien que está mil veces peor y creo que cuando nos recuperamos tenemos que luchar para ayudar a las demás personas. Este es también uno de los principales propósitos de Verdadera seducción, ayudar a todos aquellos que pasan etapas difíciles en su vida y necesitan orientación, sentirse comprendidos.

Sé que habéis visto videos míos que he colgado recientemente, los hice antes de ingresar y también compré un módem vodafone para poder actualizar sin que nadie se diera cuenta. También me dejaron salir el sábado para ir al cine y pensé: «es imposible que alguien note que estoy en un hospital». Pero hoy necesitaba expresar la desesperación que he sentido y quería compartirlo con todos vosotros.

Para todos va, siempre hay cosas difíciles que superar, pero se superan.

P.D: Estoy preparando una serie de libros que encantarán a más de uno :)

110 respuestas a «La desesperación de un enfermo»

  1. Hola Domenec, sabes que tu experiencia me conmovió hasta las lágrimas, porque ha de ser muy desesperante saber que tienes una enfermedad que los médicos no te dan solución, yo he estado hace mas de un año con depresión y han habido momentos que he pensado que la única solución es la muerte, no he pensado en suicidarme pero cuando me daban las crisis, me sentía como que estaba encerrada y no tenía salida,ví médicos clínicos, sicologa,cardiologo, endocrinóloga,siquiatra y por último me hice unas terapias de biomagnetismo,y desde entonces me siento muy bien, no por eso a veces me siento un poco bajoniada pero pasa, creo que pasa por mi edad tambien, tengo 60 años, y por ahí pienso que me queda poco tiempo de vida y eso me entristece pensar que me queda poco para disfrutar mi nietito que tiene 3 añitos y la nueva vida que queremos emprender con mi marido en el campo, pero nos falla el vil dinero.
    Bueno Demenec, no tengo que mas agregar. Con esto te quiero decir que cuando uno tiene problemas de salud, piensa que prefiere mil veces no ambicionar nada, sólo estar alentada en mi caso en particular. Te deseo lo mejor

  2. gracias amigo , por tus experiencia que cuentas y los pequeños videos que he visto , me di cuenta que eres una persona muy luchadora .. aveces me derrumbo por cosas que me pasan ,por temas del amor, pero recuerdo que la felicidad radica en mi y que Dios siempre me acompaña y se me pasa ..de a pocos estoy recuperandome de una especie de decepcion amorosa y la verdad todo lo que tu dices por este medio es tan cierto … =) gracias y un saludo a la distancia

  3. Hola!! Yo vivi dos experiencias en las que la desesperacion se apodera.

    La primera fue cuando me dio con 23 años un amago de infarto, pase mucho miedo y cuando me pasaron a la zona del vital (zona de donde se operan infartos, ictus, etc. De urgencia) vi cosas que me impactaron, vi morir a 2 personas ahi delante y vi que preparaban para mi las placas, imaginate, aun asi consegui mantenerme poco a poco tranquilo y logre medio estabilizarme

    A raiz de aquello me operaron mediante una tecnica en la cual yo tenia que estar despierto , 5 horas inmovil de operacion mientras veia como me hacian todo, mas despues mantenerme 24 horas inmovil de piernas y brazos, tenia el pecho lleno de cables, es desesperante pero pense en todo lo que iba a hacer los dias siguientes y iba imaginando cosas, duele mucho la verdad y yo no pegue ojo pero al final logre descansar. Estube 1 año y medio hasta que logre recuperarme psicologicamente del todo, me meti hace ya 8 meses aqui por el tema del sargeo y creo que explotar el potencial de uno mismo es vital, aunque todavia da un poco de respeto el acercarse a una chica, pero creo que lo lograre pronto o tarde.

  4. Te comprendo muy bien porque yo lo he vivido y se lo que se siente. A veces nuestros pensamientos son nuestros peores enemigos. Te felicito por ser un sobreviviente y superar la adversidad cada día,ya que no es fácil estar al borde del abismo. Yo he estado allí. Creo entender por que ayudas a otro y te agradezco por tener este rinconsito de consuelo para leer y fortalecemos. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.