Él quiere pero no puede

© KrisFricke

El otro día me contaba una amiga una historia que pensé que debía contar aquí. Le pasó a la hermana de mi amiga. Me contaba que había decidido cambiar de trabajo porque no soportaba más la tensión con el director de la empresa. Vivía una situación típica: él quiere pero no puede. Durante mucho tiempo él ha estado enviando señales que a ella le hacían pensar que él estaba muy interesado por ella, pero en realidad nunca llegó a dar el paso y no pareció entender las indirectas de ella.

Ella puso en práctica muchos de los trucos típicos de seducción a un hombre. Pero nada le funcionó. En realidad sí que le funcionó pero él controló perfectamente esas emociones que ella le despertaba. Es una posibilidad. Aunque estemos enamorados de alguien no necesariamente tenemos que querer o poder tener una relación con esa persona. No todo el mundo piensa con el corazón, ni todos nos dejamos llevar por las emociones.

Si te encuentras en una situación similar a la de la hermana de mi amiga, está claro que tienes que intentar seducir a este hombre, enamorarlo, antes de tirar la toalla tienes que estar bien segura de que ya no puedes hacer nada más para enamorarle. Para ello te recomiendo nuestro audio curso cómo conseguir pareja, va dirigido a mujeres, pero también es válido para hombres.

Bien, lo que le pasó a la hermana de mi amiga seguro que os ha pasado alguna vez, o conocéis a alguien a quien le ha pasado. Estas historias suelen terminar bien en el sentido de que las dos personas que sienten interés una por otra, de un modo o de otro acaban juntas. El problema es cuando hay terceras personas implicadas, cuando uno de los dos, o los dos, está casado o tiene pareja.

En el caso de mi amiga el hombre estaba casado y además era el director de la empresa donde ella trabajaba. La diferencia de edad era grande aunque a ella no le pareció insalvable, ya que diez años no son tantos. Ella empezó a trabajar en la empresa, después de un duro proceso de selección en una empresa especializada. La mayoría de las entrevistas habían tenido lugar en la empresa de selección. Solo cuando fue parte de las candidatas finales le dijeron el nombre de la empresa y pudo ir allí a entrevistarse con el que sería su superior. Todo fue bien y la contrataron. El primer día de trabajo llegó la sorpresa.

Cuando su superior la presentó al resto de compañeros incluyó un tour por toda la empresa, despacho del director incluido. Fue abrir la puerta, verle y por lo que cuenta enamorarse al instante. Dice que sintió la mirada de él, los nervios, que estaba convencida de que él había sentido lo mismo. Ella se sintió aturdida, claro está. Era el director de la empresa. Durante meses ninguno de los dos hizo nada. Ni siquiera intercambiaron palabras más allá de los saludos cuando se encontraban.

Pero ella, si coincidían en una reunión, por los pasillos, en la cafetería… no podía evitar mirarle. Él la pillaba constantemente o al revés. De modo que ella entendía que él también la miraban. Si apartaba la vista rápidamente era que consideraba estar haciendo algo malo, luego no la miraba por interés profesional. Ella trató de sostenerle la mirada en alguna ocasión, poco a poco fue perdiendo el miedo, ya que tenía muchas ganas de estar con él.

Él jamás le aguantó una mirada. Nunca hubo una sonrisa en la distancia. A pesar de ello ella estaba convencida de que él sentía lo mismo que ella. Por lo que poco a poco fue haciendo una aproximación. Se encontraron, según ella casualmente, pero en realidad estaba muy calculado, en el restaurante donde comía él. Ella paró en su mesa, le saludó y charlaron un poco. Él no la invitó a sentarse, a pesar de que ella estaba convencida de que a él le apetecía. Desde aquel día si se encontraban más o menos solos charlaban un poco, pero no de trabajo. Como cualquier otra pareja que se va conociendo, solo que muy poco a poco. Pasaron más meses y ella fue ascendiendo en el trabajo hasta que le tocó trabajar con él. La proximidad no hizo que mejoraran las cosas pero sí que aumentarla la tensión.

© Camdiluv ♥

Ella se acercaba y le rozaba cuando podía, si hablaban pues le tocaba el antebrazo, si se reía le daba una palmadita en el hombro. Él nunca la tocó. Nunca rompió el espacio personal de ella. No lo traspasó. Ella entendía que él estaba casado y que era su director, pero sentía que la tensión era demasiado grande como para que él la evitara. Por lo visto mi amiga durante toda esa temporada le recomendó a ella que le ignorara, que lo evitara, que dejara de hacer el tonto con un hombre casado, pero ella no le hizo caso.

En total la hermana de mi amiga ha estado tres años trabajando en la empresa, el último año directamente con el director quien sabía perfectamente cómo localizarla en caso de haber estado interesado.

Ella insistía en que las señales que él le enviaban eran totalmente claras: miradas, muchas miradas, ella le pilló oliéndola en más de una ocasión, se aturdía y respondía de forma nerviosa cuando ella estaba cerca. La trataba de forma muy distinta a las demás… A pesar de eso y a pesar de algunas indirectas de mi amiga que buscó la manera de poder invitarle a tomar un café, de estar a solas fuera de la empresa siempre fueron infructuosas. Él nunca dio señales de flojear.

No conozco el caso en primera persona, ni siquiera mi amiga había visto nunca al hombre del que su hermana se había enamorado pero está claro que era un hombre decente, que por respetar a su mujer nunca hizo nada con ella. Ella creyó que tal vez cambiando de trabajo él la buscaría, pero tampoco ha sido así. A veces pasa, que él quiere pero no puede, o que ella quiere pero no puede. Si alguien decide continuar con su pareja a pesar de haberse enamorado de otra persona hay que respetarlo. El amor no siempre el motor que mueve a alguien, cada uno tiene sus propios valores.

Mi consejo es que si sientes algo por un hombre casado, dejes de intentarlo al momento, estas historias nunca acaban bien. Si a pesar de ello quieres seducirle, hazlo bien, discretamente. En nuestro audio curso cómo conseguir pareja te contamos cómo hacerlo.

5 respuestas a «Él quiere pero no puede»

  1. hola domenec…. te escribo aqui mismo porque me gustaría que hicieras un articulo sobre la primera vez(sexo)… tenga la edad que tengas, como actuar, sea donde sea que pueda ocurrir(en tu casa, en la suya, en una fiesta) , qué hacer y qué no hacer… en fin. espero que lo leas pronto. me conviene leer tus consejos antes de mañana por la noche pero no me tomes por un exigente. te admiro, asi que tú sigue así a tu ritmo xD

  2. Que sucede cuando la situación es al revés. Es decir mi superior es quien quiere seducirme y ambos hemos sido sinceros con lo que sentimos el principal problema es que el es casado y por esa razón yo no debo tener nada con el y lo rechazo la mayoría de las veces pero el aduce que no deja de insistir porque sabe que lo quiero, el es mi jefe inmediato y no me voy del trabajo porque este tema de amores imposibles me sigue a donde vaya, yo ya no se que hacer para que el se aleje a pesar que se lo he dicho y demostrado con mi rechazo no entiende y es para mi algo así como una tortura porque esto de controlar los sentimientos es difícil muchas veces hacemos lo que queremos y no lo que debemos y bien en mi caso quiero hacer lo que debo que es olvidarlo pero como logras esto teniendo a esa persona tan cerca.

    Espero puedas darme tu opinion. Gracias de antemano.

  3. Yo soy de las que creo que lo que esta para uno esta, lo mejor de esta vida es ser sincera y siempre tener los pies puestos en la tierra.

    No se le hace a nadie lo que no le gusta que le hagan a uno. Dejar todo en las manos de Dios el mas que nadie conoce nuestros corazones y tiene tu futuro en sus manos.

  4. Si es verdad,,,, no se quien eres pero lo que escribes es muy acertado y parecido a lo que me paso,,, hoy ni da señales por wasapp… es mejor olvidar,,, solo quisiera saber por que nosotras nos envolvemos en una historia que a veces sale solo de nuestra mnente y nos sumergimos alli, tontamente por algo sin sentido ni valor.
    QUE IDIOTA SOY !!!
    Gracias ahora puedo abrir mis ojos mas, y seguir caminando por el sendero correcto aunque sea sola.

  5. Pero ésto que es? incitando a las mujeres e incluso hombres a interferir en relaciones de pareja para destrozarlas. Nunca hay que interferir en una relación, seas hombre o mujer… si no conoces a una persona no te puedes enamorar.
    Lo único a lo que llegaron éstos dos fue a hacerse unas pallaringas y unas dedoringas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.