Cómo ser un buen amigo

© be creator

Vamos a ver a lo largo de varios artículos cómo ser un buen amigo.  Ser un buen amigo implica muchas cosas, que pueden ser extrapolables a cualquier tipo de amistad y que sirven para todas las edades y cualquier tipo de persona. Aunque podéis decirme que ser un buen amigo no es lo mismo a los 7 que a los 37. Puede parecer que no, pero aunque el vocabulario sea más extenso y contemplemos un mayor espectro de emociones, los adultos buscamos en los amigos lo mismo que buscan los niños.

A medida que vamos creciendo nos vamos volviendo más exigentes, más reservados, tenemos una historia detrás que ya conlleva confianza y amistad con otras personas y muchas responsabilidades que no tenemos de niños. Por ello los adultos no solemos tener tantos amigos como los niños ni dedicarles tanto tiempo. Para un niño todo su tiempo consiste en jugar, a medida que van creciendo aprenden pero siguen jugando. Muchos lo hacen, a su manera, hasta bien entrada la edad adulta. Lo vimos la semana pasada en un artículo en el que hablábamos de los ninis. 

Como adultos tenemos muchas más responsabilidades y menos tiempo y muchos de nosotros hemos perdido el contacto con los amigos del colegio, de la universidad o de los primeros trabajos. La vida de adulto te puede llevar a vivir en otra ciudad y tener que empezar de cero cuando ya no recuerdas cómo se hacen los amigos. Tus amigos siguen donde siempre, o se han ido a otras partes, y aunque seguís siendo amigos, necesitas alguien más cercano, alguien que te acompañe en tu día a día. Muchas personas se encuentran como tú, quieren saber cómo ser un buen amigo para poder conocer a gente y crear nuevas relaciones. Muchos han tenido mala suerte con las amistades o son tan tímidos que no saben cómo conocer a gente y cómo empezar una amistad. A todos vosotros os recomiendo nuestro curso de sociabilidad: Cómo dejar de ser tímido, paso a paso.

Para ser un buen amigo en primer lugar tienes que ser una persona agradable, alguien sociable, alquien que pueda conocer gente. Si no tienes amigos y necesitas saber cómo ser un buen amigo para no perderlos te recomiendo leer los artículos que hicimos sobre las personas que no tienen amigos. Como por ejemplo: La gente no me quiere, puedes encontrar la segunda parte de este artículo aquí, la tercer aquí y por último la cuarta aquí.

© L Lemos

Para ser un buen amigo tienes que tener en cuenta que en primer lugar, como decía, deberás ser alguien sociable, alguien que conozca a gente, que sea capaz de hablar con desconocidos, que pueda mantener una conversación con alguien sin tener que hablar de nada en concreto. Eso es ser sociable, y es el primer paso.

En segundo lugar tienes que entender qué es la amistad. La amistad significa mucho más que salir de fiesta con alguien y pasarlo bien. Está bien tener amigos de este tipo, cuántos más tengas mejor lo pasarás y nunca estarás solo, pero entiende que cuantos más tengas menos tiempo podrás dedicar a cada uno y menos si son grupos de personas diferentes por lo que eso hará que todas estas relaciones sean más superficiales.

Tener conocidos o amigos superficiales está bien, sirve para los ratos de ocio, para matar el aburrimiento, para no sentirse solo… pero sabes, o deberías saber, que la amistad es mucho más que eso. Ser amigo de alguien significa poder contar con esa persona cuando tienes un problema. La otra persona debe poder contar contigo. Si eres un amigo de los que solo pide favores pero nunca los hace no eres un buen amigo.

Es habitual que muchas relaciones sean algo desiguales y que uno de los dos amigos necesite más favores que el otro, pero lo bueno de la amistad es que cuando el que suele hacerlos los necesita el que los recibe está el primero para ayudarle. En ese caso no valen ningún tipo de excusas.

La amistad, además es algo que requiere tiempo. No conoces a una persona de un día para otro de modo que necesitarás tiempo para conocer a tu nuevo amigo en profundidad, para verle reaccionar de distintas maneras en distintas situaciones, para ver cómo responde cuando tienes un problema, para ver si estáis de acuerdo en vuestra forma más básica de pensar y de ver la vida. Conoces mejor a las personas y te pasa como con las relaciones de pareja, te gustan más cuanto más conoces o cuántos más sabes menos te gustan. Con la amistad pasa más o menos lo mismo.

A veces ocurre que llevas un tiempo, años, siendo amigo de alguien y te falla cuando menos te lo esperas. Un buen amigo puede no estar a la altura cuando le necesitas, claro está, todos tenemos nuestra vida y puede pasar un mal momento justo cuando tú. Pero a un buen amigo le preocuparán tanto sus problemas como los tuyos y hará lo posible por echarte una mano en cuanto pueda o disculparse por no haberlo hecho. Un buen amigo no puede enfadarse si le dices que no ha estado a la altura, le tiene que doler no haberlo estado y tiene que querer ganar tu confianza de nuevo.

Creo que el paso de un conocido a un amigo es esa relación de confianza, esa intimidad que consigues con el tiempo y las historias superadas juntos.

Para ser un buen amigo no sólo se necesita tiempo sino que tienes que ir superando una serie de fases que vamos a contarte en próximos artículos. De momento te recomiendo nuestro curso de sociabilidad para que puedas mejorar tu forma de relacionarte con los demás y empezar a conocer gente nueva: Cómo dejar de ser tímido, paso a paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.