Soy una chica tímida

© Mohammad J Al-Mumen

Si eres de las que se define a sí misma diciendo soy una chica tímida y lo ve como un defecto has llegado al lugar apropiado. Hoy trataré de darte consejos para que dejes de sentirte mal por ser tímida y para que puedas empezar a dejar de sentirte así. Es posible dejar de ser tímido y en este artículo te contaré algunas de las claves para cambiar ese rasgo de tu personalidad.

No obstante no tienes que sentirte mal por ser tímida, siempre puedes aprender a obtener un beneficio de esa particularidad tuya. Ahora bien, si esto te impide tener una vida normal y relacionarte con la gente con tranquilidad tienes que ponerle remedio. Ser tímida no tiene necesariamente que estar directamente relacionado con inseguridad a la hora de entablar nuevas relaciones. A mi me gusta ver a las personas tímidas como personas más prudentes, más reflexivas a quienes su no impulsividad les permite no meter la pata o no hacer el ridículo. El problema es el miedo a hacer el ridículo. Muchas personas impetuosas lo hacen pero no les preocupa lo más mínimo. Así que hoy analizaremos las ventajas de unos y de otros para que saques tus propias conclusiones.

 


Y es que a menudo no se trata de cambiar radicalmente, sino de aceptar cómo uno es y conseguir lo mejor de eso. Todos tenemos cosas buenas y lo que hay que hacer en lugar de ver lo negativo es aprender a obtener lo positivo de nuestras cosas buenas para que disimulen o palien las menos buenas. De todos modos, insisto, si tu timidez te impide relacionarte con los demás, si tus niveles de ansiedad se disparan cuando tienes que hablar en un grupo o cuando vas a un sitio en el que no conoces a nadie te recomiendo nuestro curso Cómo vencer la timidez y ser sociable

Cómo dejar de sufrir por ser tímida

Como decía hay muchas personas que son tímidas, que van más lentos a la hora de abrirse a los demás y que son mucho más prudentes en lo que dicen, con quién hablan y con quién se relacionan. Y eso no es malo no deberías verlo como algo negativo. La prudencia es una buena aliada. Poder reflexionar las cosas siempre va bien. Así que quédate con esa característica positiva que tienes.

Por contra intenta no ser excesivamente reflexiva y no darle demasiadas vueltas a las cosas. Para ello necesitas un empujón que te dará la seguridad en ti misma. Hablaremos de ello en el siguiente punto.

Estoy convencida de que ser tímida tiene para ti cosas positivas. Bueno, tal vez un nivel de timidez inferior al que tienes, pero piensa y haz una lista de las cosas que no querrías cambiar y que te proporciona la timidez. Por ejemplo, ser un poco más ingenua. Eso con los chicos va muy bien. ¿Te funciona? Si es así ponlo en la lista. Te quedarás con las cosas buenas y tratarás de eliminar las malas.

Ganar seguridad en ti misma es básico para dejar de ser tímida

Gran parte de lo que hacemos y de cómo actuamos está determinado por lo que creemos que vamos a hacer, por cómo lo vamos a hacer, y por las consecuencias que tendrán nuestros actos. Es decir, nos adelantamos a las consecuencias y dejamos que estas influyan en nuestro comportamiento. Si crees que vas a llegar a un lugar y después de saludar todos se girarán a señalarte para reírse de ti, ¿cómo vas a decir hola relajada?

Tu actitud depende de lo que creas que va a suceder, y lo que sucede crees que viene impuesto por tu forma de actuar. Eso no es así. Quítatelo de la cabeza ya. Si no te conocen no pueden juzgarte ni llevarse una impresión de ti… o sí… puede que sí, pero es lo que les estás diciendo tú que piensen. Es tu lenguaje corporal el que les dice quién eres y qué esperas de ellos. La seguridad se demuestra entre otras cosas con tu lenguaje corporal.

Lo que tienes que hacer es buscar seguridad en las cosas positivas que tienes y potenciarlas. Agarrarte a ellas y que sean esas cosas buenas que tienes las que te definan y hablen por ti. Si eres tímida y sabes que difícilmente vas a decir nada que estropee las cosas, puesto que hablas poco y lo piensas mucho antes de hablar, puedes entrar segura sabiendo que no se van a reír de ti puesto que no vas a meter la pata. Tu lenguaje corporal puede ser muy distinto si entras pensando eso. Refúgiate en la seguridad que da tu timidez, seguro que puedes encontrarla. Y cuando te sientas más segura verás que aplicar las técnicas de nuestro curso es mucho más fácil.

 

© Kalexanderson

Ventajas de ser una persona extrovertida

Las personas extrovertidas parece que no tienen miedo al ridículo, se arriesgan sin importarles lo que va a pasar. Obviamente esto tiene muchas cosas buenas pero también las tiene negativas. Están siempre expuestos a las opiniones de la gente que les puede traer problemas. Hablan de todo y con todos, hacen chistes y pueden decir cosas fuera de lugar o a la persona equivocada. Eso también puede traer problemas.

Así que te planteo que analices las ventajas de ser extrovertido y los inconvenientes y pienses qué ventajas desearías tener y que no puedes tener por ser tímida y qué inconvenientes no aceptarías, que además tú no tienes por ser tímida. Además puedes pensar qué inconvenientes sí aceptarías, los riesgos a los que estás dispuesta a enfrentarte.

Si eres capaz de arriesgarte y aprender lo positivo que ya tienes y no perderlo por el camino, el cambio será mucho más fácil. Cómo dejar de ser tímida y convertirte en una persona mucho más sociable es lo que te contamos en el curso que te recomiendo a continuación, pero antes de enfrentarte a ello, mientras aprendes cuál es tu nuevo yo menos tímido y más sociable te recomiendo que pienses en lo que hemos hablado hoy. Te ayudará a tener más claro quién eres y quién quieres ser. No puedes realizar un cambio sin saber a donde quieres llegar y ver que tienes cosas buenas te ayudará a aprender otras con más optimismo. Para los ejercicios paso a paso sobre cómo ser más sociable no dejes de echar un vistazo a nuestro curso Cómo vencer la timidez y ser sociable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.