Quiero ser más sociable

photocredit: zoetnet

Mucha gente dice justamente esto: «quiero ser más sociable». Pero viven enfadados con el mundo y parece que todo lo que hacen o dicen los demás les molesta.

¿Eres así? ¿Quieres ser más sociable pero en realidad eres como un pitufo gruñón? Es posible que te cueste mucho cambiar tu forma de actuar, pero lo que más te va a costar es que los demás dejen de verte tal como eres ahora.

Dicen que las etiquetas cuentan más cosas de quien las cuelga que de quien en realidad las lleva colgadas. ¿Es ese tu caso?

Si lo que quieres es ser más sociable y reforzar tus habilidades sociales te recomiendo nuestro curso «Cómo superar la timidez y ser sociable»

Piensa en primer lugar qué te gusta de la gente que tú consideras sociable:

  • Son alegres y desenfadados
  • Siempre tienen a alguien con quien quedar
  • Vayan donde vayan conocen a gente
  • etc

Crea tu propia lista con las características que destacas de las personas que consideras sociables y a quienes te gustaría parecerte. No vas a copiar la personalidad de nadie, pero va a aprender a analizar qué hacen y cómo lo hacen para poder aplicártelo a ti mismo o a ti misma.

La gente que tiene buenas habilidades sociales sabe pasar sus necesidades a un segundo plano. Siempre son conscientes de que están con más gente y se comportan de forma adecuada al entorno.

Vamos a ver qué hace una persona socialmente aceptable y una que no lo es en una situación parecida:

Situación:

Estáis en un restaurante y el camarero ha tardado mucho en traer la cena. Además cuando la trae se equivoca con tu plato. El error no es importante. Has pedido una guarnición y te traen otra.

Photocredit: Andrea Kirkby

¿Qué haría el que es más aceptado socialmente?

Probablemente nada. Sonreiría, le daría las gracias al camarero y disfrutaría de la comida. La cosa ya se ha puesto bastante tensa como para encima empeorar la situación quejándose.

Esto no quiere decir que no se sienta contrariado, pero la comodidad del grupo pasa por encima de sus propias necesidades. Ya tomará nota y no volverá a ese sitio, cuando los amigos hablen la próxima vez de dónde van podrá decir, sin problemas, que son lentos y se equivocan.

¿Qué haría una persona con menos habilidades sociales y enfadado con el mundo?

Mientras esperan no pararía de quejarse. En cuanto llegara el camarero le soltaría algún comentario desagradable. Y en cuanto viera que su plato no es correcto lo devolvería a la cocina, hablándole fatal al camarero y haciendo que el grupo tenga que decidir entre empezar a comer o esperar que traigan tu plato correcto.  Por no hablar del mal momento que les has hecho pasar. Vale, puede que esperaran que alguien le dijera algo al camarero, pero seguramente hay maneras y maneras de decir las cosas y las tuyas no suelen ser apropiadas.

Si este es tu caso, es probable que necesites reforzar tus habilidades sociales, no para vencer la timidez, en un primer momento sino para ser más asertivo.

El problema cuando uno se da cuenta de que su personalidad incomoda a los demás y está realmente decidido a cambiar es que empieza a dudar de todo. Ya no sabe cómo comportarse y teme enfrentarse a la gente de nuevo. Cuando uno se da cuenta de que no es una persona demasiado grata, de repente se puede sentir invadido por un fuerte sentimiento de vergüenza, la inseguridad es el paso siguiente.

Si realmente quieres ser más sociable y ser una persona que caiga bien, que no sea incómoda para los demás y tienes un, digamos, pasado cuestionable, deberás tener mucha paciencia.

En primer lugar contigo mismo. Ya sabes lo que te espera. Dudas, vergüenza, timidez, inseguridad… pero poco a poco encontrarás tu nuevo yo y aprenderás de nuevo a relacionarte con los demás.

En segundo lugar tendrás que tener mucha paciencia con la gente de tu alrededor. Ellos han tenido mucha más contigo todo este tiempo. Piensa que las cosas no se demuestran hablando. Las palabras, como se dice habitualmente, se las lleva el viento. Los hechos son los que cuentan. No hace falta que digas nada si no quieres. Aunque estaría bien contar con cómplices y buenos amigos que te ayuden en todo este proceso.

Si te sientes fuerte puedes hablar con ellos para que te cuenten cómo te ven. Probablemente te harán darte cuenta de más cosas de las que ves por ti mismo. Tratarás de protegerte pero tú se lo has pedido. Acéptalo y escucha. Aprende de todo esto.

Tendrás que aprender a ver las cosas desde otro punto de vista. El problema de vivir siempre enfadado reside en ti. Puede que tengas motivos ajenos a ti y que creas que la culpa es de los demás, pero te haya pasado lo que te haya pasado eres tú quien decide seguir enfadado. Pasa página. No te castigues más. No vale la pena. Quieres ser feliz y para ello necesitar estar bien con tu entorno. Siendo más sociable conseguirás ver las cosas de otra manera.

Además, está el tema de la inercia. Como decíamos antes el movimiento se demuestra andando, y cuando empiezas a andar y echas a correr llega un momento en que ya no puedes parar y te mueves por inercia. ¿Verdad? Pues esto va a ser lo mismo.

Al principio te costará encontrar motivos por los que estar contento y dejar de estar enfadado. Pero si los buscas y refuerzas esa sensación de bienestar que te producen, cogerás práctica a ver las cosas en positivo y pronto te moverás por inercia. Lo fácil será estar contento, lo difícil enfadarse. ¿Para qué enfadarse? Trata de no gastar más energía de la necesaria en cada cosa. Dale a cada cosa el valor que le corresponde. Enfadándonos gastamos muchísima energía y perdemos tiempo y oportunidades de hacer otras cosas.

Así que si tu problema es que quieres ser más sociable pero siempre andas enfadado con el mundo, lo primero que debes hacer es buscar la manera de ver las cosas de forma positiva, luego entrenar tu asertividad y ejercitar la sociabilidad. Para ello te recomiendo que compres ahora nuestro curso Cómo superar la timidez y ser sociable, un vídeo curso que te guiará paso a paso para ser mucho más sociable.

3 respuestas a «Quiero ser más sociable»

  1. Muy buen post !!
    aunque creo que la actitud del restorant , no seria la adecuada , ya que una persona sociable y asertiva sabria como pedir con buenas palabras que le cambien el plato porque no es lo que el pidio…
    Pero por otro lado, concuerdo totalmente en que para dejar de ser timido se debe comenzar con vivir mas positivamente la vida, con mas alegria, cuando estas feliz las cosas te salen mejor, te sientes mas relajado y puedes ser tu mismo.

    asi que SE FELIZ. haz lo que te haga feliz y disfrutar hacerlo

  2. Muy bueno.Lo peor es que hay personas que se autoconsideran sociables, sin embargo son poco asertivas y no lo reconocen, pues sencillamente no saben distinguir entre sociabilidad y acertividad o lo que es lo mismo sociabilidad positiva y sociabilidad negativa.Creo que este sería un buen tema para otro artículo, despertaría a muchos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.