Pienso mal de los demás

© Renato Pequito

Hay gente que vive en una depresión constante o que tiene problemas con las emociones tóxicas, por ejemplo el enojo tóxico. Muchas de estas personas no pueden evitar pensar que los demás siempre tienen las peores intenciones con ellos. Es muy difícil reconocer y decir en voz alta: pienso mal de los demás. Pero cuando lo hagas, si este es tú caso, podrás empezar a cuestionarte tus sentimientos y sensaciones con los demás o con las cosas que te pasan en general.

Pensar mal de los demás es un modo de justificar que las cosas no sean como queremos. Este tipo de personas no es en absoluto empática y no es capaz de ponerse en la piel, o en los zapatos, de la otra persona. Es más, creen que son los demás los que tienen este problema y que nadie se pone en su piel para saber cómo se siente.

No nos engañemos, quien siempre piensa mal de los demás tiene un problema de autoestima. Por un lado se siente el centro de todo, todo gira a su alrededor y cree que todo lo que ocurre es debido a que alguien quiere fastidiarle. Para evitar pensar mal de los demás refuerza tu autoestima, quiérete y convéncete de que los demás te ven como tú te ves. Para ello te recomiendo nuestro audiocurso Cómo aumentar la autoestima con el que aprenderás a quererte y respetarte.

Hasta que no te quieras y te respetes no vas a conseguir que los demás lo hagan. Puede que hasta te sorprendas y veas cómo en realidad muchas de las personas de quienes pensabas mal no tenían ningún tipo de mala intención contigo.

Es difícil dejar de escuchar a esa voz interior que no deja de criticar a los demás: mira cómo me mira, seguro que esos están hablando de mi, todos van a lo suyo no piensan en los demás…

Quizás lo más complicado de todo es dejar de pensar que los demás tienen motivos reales para pensar mal de nosotros, para desearnos mal. Si nuestra autoestima es fuerte eso es más difícil que pase, y si pasa, somos capaces de ignorar a esos que hablan mal de nosotros o que lo que buscan es nuestro perjuicio.

El punto más importante es darse cuenta de que eres una persona hípersensible, a quien todo le molesta, y que cree que todos se confabulan para reírse de ti o para criticarte, para comentar lo mal que haces las cosas o simplemente para esperar a ver cómo la vuelves a cagar.

© bobsfever

Quítate esos complejos de tu cabeza, solo están ahí. Si, como decía, hay alguien que realmente te desea algún tipo de mal es tan fácil como no aceptarlo.

Te explico mejor este último punto, no se trata de no creérselo sino de no aceptarlo, igual que no aceptas los regalos o que no aceptas los cumplidos.  Seguro que conoces a alguien que cuando oye que está despeinada se lo cree pero que cuando alguien le dice que está guapa piensa que lo hacen para reírse de ella. Esta persona no acepta los cumplidos.

Igual que puedes devolver un regalo puedes devolver, no aceptar o no creerte, llámale como quieras, las cosas negativas que te hacen los demás. Que las ves, claro que sí, pero no te afectan. A eso me refiero. No te las crees, no piensas que lo que dicen es cierto, y para eso es fundamental tener la autoestima bien trabajada.

Una vez hecho esto el siguiente paso es darle la vuelta a la voz interior. Se trata de un esfuerzo grande, no voy a engañarte, vas a tener que poner en duda todo lo que crees, todo lo que ves y todo lo que te dicen.

Se trata de que lo justifiques, de que busques una excusa para entender los motivos de esa actitud o de esas palabras. La mayoría de veces en realidad no tenemos que justificar palabras sino lo que nosotros creemos que dicen. Por ejemplo cuando pasas cerca de algún corrillo de gente y te da la sensación de que están hablando de ti. ¿En serio crees que todo el mundo que está a tu alrededor se reúne para criticarte?

Lo que en este caso tendrías que hacer es justificar o buscar motivos por los que ese grupo de gente está hablando en corrillo sin que tenga nada que ver contigo.

Si alguien se olvida de tu cumpleaños no pienses que no te quiere, que lo hace expresamente para fastidiarte o cualquiera de las cosas negativas que puedes pensar para justificar que los demás siempre acaben hiriéndote. Lo que tienes que pensar es qué motivos puede tener una persona para olvidarse de tu cumpleaños, seguro que tiene sus propios problemas o que ha tenido un percance del que no tienes constancia pero que le han hecho tener la cabeza todo el día en otro lado.

Se trata de reeducar a tu voz interior, como veíamos no hace mucho en uno de nuestros artículos, de que te hable en positivo en lugar de hacerlo de forma negativa. Deja de permitir que tu voz interior te culpe de todo lo que pasa a tu alrededor y toma las medidas necesarias para que lo que está a tu alcance no se te escape.

Si tu problema es que sueles llegar tarde a los sitios y te encuentras con gente que no entiende que vayas corriendo y no se apartan para dejarte pasar, lo que tienes que hacer es darte cuenta de que, tal vez, deberías ser tú el que cambie y hacer las cosas con más tiempo. De este modo no necesitarás que los demás se aparten cuando bajas las escaleras del metro apresuradamente ya que irás con tiempo suficiente.

Un buen modo de evitar conflictos es hacer las cosas de otra forma, si tal como las haces ahora no funcionan prueba a ser tú el que cambia, y sobretodo haz callar a tu voz interior cuando te dice que la culpa de lo que nos pasa siempre es de los demás.

Como decimos siempre, toma las riendas de tu propia vida, actúa y no esperes que la suerte venga a buscarte. Tienes que ser tú el que busca la suerte. Y sobretodo, tienes que quererte, aceptarte y aprender a ignorar a la gente que no te quiere bien. Para ello es básico y fundamental contar con una buena autoestima, puedes mejorar mucho en ese aspecto con nuestro audio curso Cómo aumentar la autoestima, ya que está enfocado únicamente a mejorar tu amor propio, cuando te quieras a ti mismo será más fácil que los demás te quieran y sobretodo entenderás que igual que a ti no te gusta todo el mundo, tú no puedes gustarle a todos.

6 respuestas a «Pienso mal de los demás»

  1. TENGO APROXIMADAMENTE UN AÑO SINTIENDOME MUY DESESPERADA Y ANSIOSA, LLORO POR LA NADA,NADA ME PARECE DIVERTIDO O INTERESANTE, ME HE VUELTO MUY OLVIDADISA Y DISTRAIDA Y ESTO ME HA TRAIDO REPERCUSIONES EN EL TRABAJO, YO HE TENIDO MUCHOS PROBLEMAS DE SALUD Y FAMILIARES, CREO QUE ESTE ES EL ORIGEN DE MI DEPRESION, PERO AHORITA LA SITUACION SE HA VUELTO TAN INSOPORTABLE QUE YA NO TENGO GANAS DE VIVIR.PD. HE IDO CON PSICOLOGOS PERO DE TODOS MODOS NO SIENTO NINGUNA MOTIVACION PARA SEGUIR.

  2. muy bueno, yo no tengo problemas pero me gusta ayudar a mis amigos que estan un pocos aplatanados jajaja veo que algunos de mis amigos tiene autoestima muy bajo,algo que me asombro de este post tiene todo los tipos de pensamiento que no ayuda indentificar y sobretodo como superar este autoestima que perjudica.
    saludos!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.