Odio ser tímido

© DanielJames

Las personas tímidas se encierran dentro de sí mismas y llega un momento en el que no pueden llevar una vida normal, o por lo menos lo que ellos consideran normal. No pueden hacer lo que hace el resto. Entonces llega el odio ser tímido, no me soporto, me quiero morir y todas esas cosas que seguro que conoces bien.

Ser tímido forma parte de tu carácter, está claro. Hay personas más extrovertidas que otras igual que hay personas más alegres, más temperadas, más serias, más divertidas…

En primer lugar tienes que reconocer tu timidez, saber de dónde viene y sobretodo trabajar para cambiar las cosas. Te recomiendo nuestro curso Cómo superar la timidez y ser sociable, en el que a través de ejercicios te ayudarán a dejar esta etapa detrás y a vivir la vida de otra manera, y sobretodo, con otro ánimo.

Puede que tu timidez venga de serie, que ya nacieras con ella o que sea debido a algún factor educativo o social. Muchos padres fomentan la timidez de sus hijos cuando les imponen miedo a hablar con desconocidos o les ridiculizan cuando hacen cosas mal delante de otras personas.

Si tienes claro de dónde viene tu timidez será más fácil arreglarlo, pero no es indispensable. Lo que importa es que tienes que tener claro qué comporta tu timidez. ¿Por qué sientes odio a tu timidez? ¿Qué es lo que te provoca?

Tendrías que saber de qué tienes miedo. Analizar tus temores, saber qué es lo que te paraliza cuando dices que no actúas por timidez. La timidez te impide relacionarte y lo hace bajo la amenaza de algo terrible que se supone que sucederá si fallas.

Puede que tengas miedo a quedarte sin palabras en público o a sudar de nervios o a no saber cómo responder cuando te pregunten. Pero ¿realmente tus miedos responden a situaciones reales?

¿Has visto cumplirse algunas de tus peores pesadillas, de las cosas que más temes? O simplemente la timidez te acompaña y no deja que te relaciones y no haces nada para solucionarlo?

No te estoy culpando. La timidez nos paraliza, nos hace sentir inferiores, inseguros, tenemos miedo…

Pero, visto desde fuera, el miedo no puede ser tan importante como para paralizarnos.

No estamos hablando de: si cruzo esa carretera llena de coches me atropellan y muero. Ni tampoco estamos hablando de: voy a cruzar por un puente colgante sujeto solo con un hilo, si se cae, caeré al vacío desde 400 y no sobreviviré.

No. El miedo, a pesar de que nos de la sensación de que caemos al vacío no responde a cosas tan importantes ni graves como esta. ¿Qué te puede pasar? ¿Que se rían de ti todos tus compañeros de clase? Te entiendo. Vergüenza, pero ni siquiera hay dolor físico.

Luego al día siguiente no puedes entrar recordando todo lo que te dijeron. Además la gente es cruel y mientras puede se ríe de los demás.

© Chris Blakeley

Tienes que enfrentarte a tus miedos. Es grave que se rían de ti. Es duro sentir que haces el ridículo… pero no puedes permitir que eso te paralice. Deja de decir «odio ser tímido» y pasa a la acción.

No te veas como una persona tímida. Cambia la percepción que tienes de ti mismo por otra más positiva o menos perjudicial. Consigue verte como alguien prudente, reservado. No hace falta que quieras ser extrovertido y convertirte en una persona distinta radicalmente a lo que eres.

Eres como eres, acéptate, pero mejora las partes de ti que son mejorables, y tu timidez es una de ellas.

Si sigues las instrucciones del curso que te he recomendado mejorarás cada día hasta convertirte en una persona que tú mismo respetarás. El respeto de los demás te lo ganará fácilmente cuando seas tú el primero que se respeta a sí mismo.

Lo primero que tienes que hacer es ejercitarte mentalmente. Prepárate para que las cosas salgan bien. Usa la Programación Neuro Lingüística (PNL) para tal fin. Al principio te parecerá que te estás contando mentiras a ti mismo, ya que nuestro cerebro va por libre y si le decimos: «saldrá bien», en realidad sentiremos cómo la mente se ríe con nuestra ocurrencia. Pero hay que insistir. Mucho. Lo que haga falta.

Localiza los momentos que te preocupan, lo que pasa por tu cabeza que hace que todo te salga mal y las cosas que te dices después. Seguro que tu mente, esa voz interior que todos tenemos te dice cosas parecidas a lo siguiente:

-¿Ves? Te lo dije, no te va a salir bien.

– Tú no vales para eso, ya lo sabes.

– Normal que se rían de ti, ya contabas con ello.

Y cosas por el estilo. Lo primero que tienes que conseguir es quitarte esas ideas de la cabeza. Practica la meditación. Puede parecer una pérdida de tiempo pero encontrar algún tipo de mantra que te funcione te ayudará muchísimo.

Empieza por objetivos pequeños, fáciles de cumplir. Mentalízate de que eso va a ser así. Si tu problema es que no miras a la gente a los ojos, medita, relájate, y visualiza cómo eres capaz de hacerlo. Puedes repetir para ti mismo tu objetivo cumplido, en este caso sería: miro a los ojos. O sonrío cuando llego a un sitio. Visualiza la acción. Concéntrate y no temas pasar demasiado rato haciendo esto.

Cuando sientas que los ánimos te flaquean y que te hundes, cuando estés solo en casa, dedícate a pensar frases que te estimulen y a meditarlas. Tienes que llegar a un estado de relajación y seguridad, en el que te sentirás cómodo y bien. Piensa que con solo esto ya estás dejando de pasar tiempo machacándote y castigándote para pasarlo fomentando una conducta diferente, sin culpas ni presiones.

Solo visualiza, medita. Relájate en una postura que te resulte cómoda: sentado en una silla, sentado en el suelo con las piernas cruzadas, tumbado con brazos a los lados del cuerpo y las piernas ligeramente separadas…

Busca la comodidad y juega a verte de un modo diferente. Céntrate en objetivos pequeños y a medida que tu mente se adapte a verte así aceptará el cambio.

Y por supuesto, realiza los ejercicios y sigue las indicaciones del curso  Cómo superar la timidez y ser sociable, realizado por una persona que realmente era tímida insegura y que consiguió darle la vuelta a esta situación. Además a estas alturas ha ayudado a miles de personas a dejar la timidez. No dejes para mañana lo que puedes empezar hoy. Empieza hoy tu nueva vida.

Una respuesta a «Odio ser tímido»

  1. Mi caso es este:
    Tengo 11 años (voy a 6º de primaria) en mi clase hay un chico q casi siempre se burla de mi bueno,es el chico guay de la clase,a mi me gusta un chico de la clase de al lado y creo q no le gusto porque soy timida……………….
    El caso esq creo q me odian por ser timida (no hablo mucho)y ademas soy muy muy flaca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.