La gente no me quiere (3)

© mmmcrafts

La semana pasada empezábamos esta serie de artículos sobre un pensamiento que hemos tenido todos en algún momento de nuestras vidas: la gente no me quiere o nadie me quiere. Pero hay personas que lo tienen mucho más a menudo que alguna vez en sus vidas. Sienten que no tienen a nadie a su lado, que no tienen amigos y que no consiguen que sus relaciones sean duraderas. Puede que tengan pareja (ya no puedes pensar que nadie te quiere!) y que no acaben de entender cómo si su pareja no les ve mala persona los demás no le aprecien lo suficiente como para ser sus amigos.

Así que hoy vamos a analizar qué le pasa a esas personas que parecen sociables, que aparentemente no tienen un problema para relacionarse con los demás pero que en realidad no tienen amigos ni gente cercana. Si le preguntas a otras personas no conocen demasiado sobre su vida, o por lo menos sobre sus ilusiones, lo que piensan, lo que les gusta de verdad…

Hoy hablaremos de esas personas que no saben relacionarse y en consecuencia se encuentran solos, mucho más de lo que les gustaría aún y sin haber tratado nunca mal a nadie. Si eres de esos que no saben cómo relacionarse, aunque aparentemente sean personas sociables probablemente tienes un problema de autoestima. Si lo que quieres es tener relación, ojo, que muchas personas no sienten esa necesidad, aunque de  vez en cuando les de la neura de que se sienten solos. Pero si lo que quieres es relacionarte con la gente, lo intentas pero nunca llegas a conectar con nadie de verdad puede que sea un problema de autoestima. Tu inseguridad te impide abrirte y actuar o tomar decisiones respecto al grupo o a las otras personas. Te recomiendo nuestro audio curso: Cómo aumentar la autoestima.

Gente que no sabe relacionarse

Muchas personas sienten que los demás no les quieren cuando se dan cuenta de que no tienen a nadie cercano. De que se ponen enfermos y a pesar de que los demás lo saben nadie le llama para preguntar cómo se encuentra. Esto también les pasa a las personas muy sociables, pero hablaré de ello en otro artículo.

Cuando te das cuenta de que estás solo, de que nadie te llama, de que nadie se ofrece a ayudarte aún y saber que estás pasando por un mal momento y te analizas y ves que no le hablas mal a nadie, que no hablas mal de los demás, que no tienes problemas para relacionarte con los demás… Sientes que tal vez hayas hecho algo que te aleja de los demás pero no sabes localizar lo que es.

Puede que preguntes a conocidos pero que nadie sepa darte una razón de porqué los demás no se acuerdan de ti y no te llaman. Puede que estén ocupados ayudando a otros o quedando con otras personas. Y seguramente ese es el punto que te duele, que siempre quedas posicionado debajo de todo en la lista de prioridades de los demás.

Eso es que realmente no te sienten cercano, no te cuentan dentro de la lista de sus amigos.

Puede que seas una persona seria, que no encaja mal en los grupos pero que no participa demasiado. En el primero de nuestros artículos hablábamos de los grupos que se forman en las clases cuando los niños son pequeños. Dentro de un grupo teníamos al líder, a los que siguen al líder que podrían ser líderes y son personas muy sociables, los que le siguen pero no son especialmente destacables y los que se quedan solos.

En este punto supongo que te das cuenta de que eres de los que forman parte del grupo pero no destacan. Nadie les presta atención, están bien cuando se necesita bulto, para montar una fiesta, para ir a un viaje, para organizar una actividad donde haga falta mucha gente.

Pero son los primeros que caen cuando la actividad tiene que ser reducida, se invitará a los que más confianza tengan con la persona que organiza. Y entonces te das cuenta que poco o mucho todos los integrantes del grupo tienen a una persona de más confianza dentro del grupo. Van por parejas y por tríos mientras tú no tienes a nadie.

© mmmcrafts

Eres el típico que cuando eligen para formar un grupo y jugar a la pelota se queda solo, el último. El descarte. Esto en el colegio es fácil de ver, y a la vez difícil ya que hay personas en el grupo que interesan a los demás por sus habilidades. Si eres bueno jugando a la pelota te elegirán de los primeros, pero igual se olvidan de ti cuando vayan al cine.

Si eres de los que estudian y conoce bien las materias igual todos te quieren para hacer un trabajo en grupo, pero luego en el juego de balón nadie te pide para su equipo.

De mayores, en el entorno laboral pasa un poco lo mismo. Y encima contamos con que la inseguridad o las carencias de algunos juegan en su contra para mejorar en el trabajo. Si eres bueno en lo que haces y una persona con dificultad para relacionarse con los demás probablemente te veas solo.

El problema de ser una persona con dificultad para relacionarse, sincerarse y abrirse a los demás es que nadie se siente estrechamente relacionado contigo. Todos pueden pensar que formas parte del grupo pero que no es su tarea pensar en ti de forma individual puesto que tendrás a alguien más cercano a él o ella. El problema es que no haya nadie cercano.

Probablemente esto no es la primera vez que te pasa en la vida. Si has conseguido en alguna ocasión sincerarte y estrechar lazos con alguien y te ha terminado fallando, puedes haber llegado a pensar que es culpa tuya, que tienes algo que no gusta a los demás y por eso te sientes retraído e inseguro cuando tienes que relacionarte con gente nueva. Lo haces pero manteniendo las distancias. Aunque sea de forma inconsciente.

Tienes que conseguir cambiar esa percepción de ti mismo y poder sentirte relajado con los demás, poder hablar de lo que te pasa, poder pedir un favor cuando lo necesites, poder llamar a alguien para empezar a estrechar relaciones… Necesitarás fortalecer tu autoestima, hazlo con nuestro audiocurso  Cómo aumentar la autoestima.

Una respuesta a «La gente no me quiere (3)»

  1. en alguna ocasión me he sincerado y me he abierto a los demás y me han terminado fallando, por lo que he llegado a pensar que es culpa mia… pero tambien de los demás. He llegado a pensar que la gente no es fiel y acaban fallandonos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.