Amor antes que discusión

amorHemos escrito mucho del amor, sus participantes, su representante (el beso) y todo lo que significa estar enamorado, desde el amor romántico, hasta el amor erótico, pero, ¿Qué sucede cuando el objeto de nuestro afecto, nos irrita con gran facilidad? ¿Cuándo la relación se ha vuelto algo pesada y confusa?

Ciertamente es muy difícil separar los problemas afectivos de los problemas sexuales, no es sencillo disfrutar de una buena relación sexual, cuando los miembros de la pareja no se llevan del todo bien, esto puede suceder por diversos factores, pero uno de los primordiales: la rutina, lenta asesina, de cualquier relación, las aniquila desde adentro, sin que lo noten hasta que ya es muy tarde.

Cuando se ha llegado a un nivel de hostilidad en la relación esta se vuelve muy dañina, existen ciertos límites y cuando se rebasan es muy complicado hacer borrón y cuenta nueva, nada más cierto que la frase «el odio genera más odio«, por otro lado, sucede lo mismo con el amor, entre más amor exista, más amor se generará y cuando hay amor no hay imposibles, aunque es una forma romántica de ver las cosas, seria grandioso que el amor arreglara todo, pero por alguna razón los humanos nos complicamos la vida en algo tan sencillo como amar y dejarse amar, puede convertirse en un verdadero estira y afloja de dimes y diretes.

Estudios y más estudios nos dicen que una vida sexual satisfactoria reduce el estrés, mejoran la salud y pueden contribuir a una mejor calidad de vida en edad avanzada, además de un incremento de la longevidad y una inmensa sonrisa prácticamente imposible de borrar.

Cuando nuestra vida sexual nos satisface, no se puede ocultar, las facciones de la cara, el brillo en los ojos nos delata, la perpetua sonrisa, un humor a prueba de todo y porque no, mayor vitalidad; una mujer satisfecha sexualmente no lo puede ocultar y por supuesto nosotros sabemos que al hombre también le es imposible mantenerlo en secreto. Cuando conocemos a alguien con mal carácter, solemos decir que no ha follado o que su vida sexual es un asco y que, ciertamente practicar el sexo hace que estemos más relajados, más contentos, más amables y de mejor humor, las relaciones sexuales realizadas de forma satisfactoria, con una persona grata, generan en sí misma, amor, hacia nosotros mismo y nuestra pareja, es lógico suponer que no se trata de las relaciones meramente genitales en las que con la «simple penetración» basta. Implica el mantenerse cercano a otra persona y en íntima relación con ella.

De hecho, es éste el meollo del asunto. Al experimentar intimidad, al sentir la conexión con la otra persona y al mostrar una atención mútua se pueden producir cambios neuroquímicos, hormonales que favorecen nuestra salud e inevitablemente estos cambios trascienden la alcoba, si bien es cierto que no todos los problemas se resuelven con el «sexo«, es sin duda una buena manera de iniciar el día; después de una buena sesión matutina, sin duda te revitalizas, afianzas el lazo emocional y afectivo con tu pareja, recargas tus reservas de serotonina y dopamina que te mantienen alerta y con una sensación de alegría.

Cuando decimos «hagan el amor y no la guerra» no nos referimos a que salten inmediatamente a la cama con su chica, sino que ante la irritabilidad que les genere algún comentario, alguna situación, no se dejen llevar y antes de que exista la posibilidad de desatar un enfrentamiento, piensen en todos esos momentos que han desperdiciado argumentando sin freno sólo por tener la razón y el tiempo que han gastado energía vociferando, discutiendo; cuando pudieron haber estado disfrutando de un abrazo enternecido, un beso apasionado o una indescriptible sesión de caricias.

Sin duda alguna seamos hombres o mujeres, si nos dan a escoger entre una hora de apasionada discusión y una hora apasionada de besos y caricias, optaremos sin siquiera dudarlo por la segunda opción, así que sólo resta poner todo nuestro empeño en convertir esas horas perdidas en nuestra reserva de satisfacción, que llegue a ser nuestro generador inagotable de amor y más amor.

2 respuestas a «Amor antes que discusión»

  1. Gracias, veo que eres un lector habitual, eso es bueno, espero seguir con un buen trabajo y en caso de que no te guste hazlo saber, dudas y comentarios, son bienvenidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.