Enfrentarse a la realidad o morir

Ameba
El título del post es un poco «hardcore», duro, pero refleja muy bien lo que ocurre en tu interior cuando evades una y otra vez la realidad. Recientemente tengo un cliente en mi coach mensual que tiene problemas para enfrentarse a aquello que tiene que enfrentarse y lo evade constantemente dando multitud de excusas.

Eso suele pasar sobretodo en momentos como en los que describí en mi post: Cómo prepararte para un cambio brusco en tu vida. Pero no solo son cosas extremas, a veces son pequeñeces pero que pueden joderte la vida constantemente.

Por ejemplo, el simple hecho de no atreverte a ir a tu compañero de piso y decirle: «oye, deja de hacer ruido por favor, que me molesta». Solo eso puede generarte estrés, rabia y represión.

  • Estrés: Tu compañero de piso hace mucho ruido en su habitación sin respetarte y el constante ruido y no atreverte a decírselo a tu compañero te genera un estrés constante.
  • Rabia: Cada vez que tu compañero hace ruido, lo maldices, rabias y te quejas, pero no le dices nada.
  • Represión: Sientes que estás reprimiendo algo dentro de ti por no decirle simplemente a tu compañero de piso que baje el volumen.

Esta simple tontería puede cambiarte bastante la vida

Puede hacer que no estés nada a gusto en tu piso, que generes rencor hacia tu compañero de piso y que asocies a este y a tu habitación como un lugar poco agradable cuando debe ser todo lo contrario. Y todo por no atreverte a decir unas simples palabras.

Tu nivel de tolerancia

ToleranciaTodo esto, obviamente dependerá de tu nivel de tolerancia, yo por ejemplo tengo un nivel de tolerancia muy alto y me afectan poco estas cosas, pero la gente que necesita un silencio sepulcral para dormir, estudiar… lo pasaría realmente muy mal en una situación así.

Otro ejemplo es el no atreverte a regulizar tu relación con tus compañeros de trabajo o a hablar seriamente con tu jefe diciéndole lo que te gusta y no te gusta de tu trabajo y que necesitas un cambio urgente en tus tareas y similar. No atreverte a enfrentarte a tu jefé hará:

  • Estrés: Estrés al no poder estar en el trabajo haciendo lo que realmente quieres y estando a gusto.
  • Baja productividad: Productividad muy baja, retrasando tareas, relegando tareas y buscando excusas para trabajar menos, a parte de perder multitud de tiempo jugando a juegos del movil, leyendo, chateando…
  • Aversión al trabajo: Y lo más destructivo, que ir al trabajo, estar ahí, te genere una aversión con lo cual tu productividad todavía empeorará, te sentirás mal, más estés, tristeza e incluso depresión profunda.

¿Y todo por qué?

Por no atreverte a cruzar unas simples palabras dónde no va a pasar absolutamente nada

Lo único que puede pasar es que mejorarás tu vida o lo peor de lo peor es que te quedes igual.

¿Y si lo peor es que te quedes igual por qué no actúas?

Es como si ves un billete de 500 en el suelo y decides no cogerlo porque te da miedo que vuele antes de cogerlo. Hagas lo que hagas posiblemente mejores o en el peor de los casos te quedes igual. La verdad es que nosotros, los humanos, ante situaciones así solemos escondernos como si lo que fueramos a hacer fuera muy peligroso, como por ejemplo:

Tú: Hola, amo, disculpe mi intromisión, usted es un Dios y quería pedirle un favor

Jefe: (sacándose el revolver y apuntándote) ¿Qué queires miserable gusano?

Tú: Verás… tengo problemas con mis compañeros de trabajo y quería…

Jefe: ¿QUE COMPAÑERO?

Tú: Andrés.

Tu jefe llama a Andrés.

Jefe: Andrés, toma (le lanza un revolver), Tú, toma (te lanza un revolver) batiros en un duelo y el primero que reciba un tiro se cambia de sección.

La verdad es que actuamos como si lo peor o lo normal de que fuéramos a hablar con nuestro jefe (por ejemplo) fuera una situación de este tipo. Cuando lo más realista es que ocurra lo siguiente:

Tú: Buenos días

Jefe: Hombre Naxos, ¿Qué tal? ¿Cómo andas?

Tú: Bien, bien

Jefe: ¿Querías algo? Si es un aumento de sueldo estamos en crisis eh… jeje.

Tú: No… verá, me gustaría que me cambiasen de sección

Jefe: ¿Por? ¿Ocurre algo?

Tú: No estoy bien con mis actuales compañeros

Jefe: Ok, entiendo, no te preocupes Naxos, mañana mismo te cambiamos de sección: Si quieres contármelo, cuéntamelo, espero ayudarte en todo lo que pueda

etc.

Acordaros de que los jefes son jefes que a parte de mandar, son humanos y lo mismo ocurre con los compañeros de piso. No estamos en el puto Western americano dónde nos batimos en duelo constantemente, estamos en una sociedad inteligente dónde todos los problemas se resuelven hablando, Así que si tienes un problema, háblalo con esa persona y no te escondas. Te lo digo por experiencia propia y por qué a todo el mundo que le pasa no es nada sano.

La gente suele quejarse constantemente a los demás de otras personas y lo que hay que hacer es hablar con esas personas y solucionarlo en vez de quejarse constantemente a otros de él, ya que, además, quejarse a otros no sirve para nada.

2 respuestas a «Enfrentarse a la realidad o morir»

  1. Te he leido muchas veces y nunca he comentado…pero has dado en el clavo, me creo que estoy en el oeste americano. Tienes toda la razon, voy a ver si relajo un poco y digo las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.