Disfruta de este 2016

© Wendelin Jacober

Estamos a mitad de la primera semana del año, muchos ya han terminado las vacaciones y están de vuelta en el trabajo, los que estudian pronto volverán a las clases, si no lo han hecho ya. Han pasado los días de los buenos propósitos pero no puedes dejar que las buenas intenciones de las primeras horas del año se te olviden hasta el 31 de diciembre, cuando harás balance y decidirás si se han cumplido tus expectativas.

Puedes esperar, simplemente tomar las oportunidades que se producen en tu camino o puedes hacer algo para que estas oportunidades ocurran. El otro día leía en algún sitio, no recuerdo donde, que al final de nuestras vidas solo nos arrepentimos de las oportunidades que no tomamos. Es cuando nos preguntamos qué habría pasado sí… De nada sirve pensar que habría pasado, podría haber cambiado nuestra vida entera. El pasado es algo que nos quita tiempo, perder el tiempo pensando en el pasado es tiempo que dejamos de disfrutar del presente o de pensar en el futuro.La vida es aquí y ahora. La vida es lo que pasa mientras te dedicas a recordar el pasado  o a temer el futuro. Solo cuanto tienes poco futuro puedes volver la vista atrás y repasar lo vivido. Creo que es lo que hacen los abuelos y por eso siempre tienen una batallita o una historia que contar. Pero cuando eres joven y todo tu futuro está por escribir es el momento de disfrutar del día a día, de estar despierto para saber reconocer las oportunidades y para ser capaz de dar el salto cuando haga falta. A veces no hace falta ni eso, a veces lo tenemos todo y no sabemos apreciarlo. Por ello te recomiendo nuestro libro Cómo ser feliz y disfrutar de la vida con el que aprenderás a apreciar todo lo que tienes o lo que podrías tener si cambiaras pocas cosas.

Alguna de las cosas que puedes cambiar son tus expectativas, las decepciones suelen responder a expectativas equivocadas. Pero no creas que te animo a no esperar nada, al contrario, espéralo todo, cree que te puede pasar, pero si no pasa, no sientas decepción. Lo que tienes es valioso, seguro. Además que no consigas lo que quieres en este momento de tu vida no implica que no puedas conseguirlo más adelante, en la misma forma que imaginas u otra distinta. Por eso es importante entender que las expectativas son solo eso, cosas que esperamos y que imaginamos de una manera determinada pero pueden ser mejores, y no las apreciamos porque solo las vemos diferentes.

La vida está llena de oportunidades, la distancia entre tus sueños y tú mismo es el tiempo que tardas en empezar a luchar por ellos. Lo único que te separa de vivir la vida que quieres es un cambio de actitud. Pasar a la activa en lugar de permanecer pasiva. Esperar nunca es una buena opción. Mientras esperas a que ocurran las cosas estás dejando de hacer otras, de percibir cosas que ocurren a tu alrededor, una cosa es no desesperarse, esperar, y la otra no hacer otra cosa que esperar. Si mientras esperas aprovechas el tiempo para hacer otras cosas o para seguir trabajando para conseguir tu sueño, el tiempo pasará de otra manera.

Y no te olvides de vivir, que mientras luchas por sueños, te llenas de buenos propósitos y te dedicas a cazar oportunidades vas tan al límite que no eres consciente de lo que pasa a tu lado. Y es que la vida es un conjunto de momentos, muchos de ellos, la mayoría, parecen momentos predestinados a olvidarse, mientras que otros son inolvidables. Pero que al final tu vida no recuerdes todos y cada uno de los momentos en los que fuiste feliz es una muy buena señal. Significa que tuviste muchos, tantos que no puedes recordarlos todos.

La vida consiste en hacer grandes y valiosos todos y cada uno de los momentos y acto seguido olvidarse de ellos y vivir el siguiente. No hay más. Como decía antes, puedes mirar al pasado, que te traerá buenos recuerdos y muchos de ellos no habrás sido capaz de vivirlos en directo. Estabas ahí, pero no los disfrutabas.

© udithawix

La vida es como una boda. Si te has casado puede que tú también la vivieras como algo tan intenso que no eras capaz de asimilar todo lo que pasaba. Los nervios y las propias expectativas pudieron hacer que ese día no fueras consciente de muchas de las cosas que te pasaban. Y que eran tantas que no se pueden procesar.

Después, ves las fotos y lo disfrutas todo de nuevo, y recuerdas y revives el momento.

En cambio hay otro tipo de novias que lo disfrutan muchísimo, que no pueden hacer nada más que vivir el momento y cuando ven las fotos no fueron ni conscientes de que se las tomaban. Al verlas pueden ver y recordar, apreciar pequeños detalles que se pasaron por alto.

Pues la vida se puede vivir igual, abrumado por todo o disfrutando del momento sin pensar en cómo lo recordaremos después. Si eres capaz de vivir de forma consciente tu vida, momento a momento, el año 2016 puede ser mucho más significante para ti.

Es como un pastel de chocolate, que puedes comer rápido porque te apetece mucho o disfrutarlo lentamente precisamente porque te apetece mucho. Si saboreas cada bocado el resultado es mucho mejor.

Te recuerdo que las cosas tienen la importancia que les das, que el cambio se realiza dentro de tu mente y que si algo sale mal no lo tienes que ver como un fracaso. A veces ganas y a veces aprendes. Como me gusta decir, para que haya sombras tiene que haber luces, así que sigue adelante hasta que salgas de la zona de sombras. Las estrellas solo brillan por la noche.

Disfruta de lo que tengas y hazlo cada día, vive cada día como si te fueras a morir mañana, pero con cabeza, como si fueras a vivir 100 años. Combina ambas cosas y tendrás una de las claves. El resto te las contamos en Cómo ser feliz y disfrutar de la vida.

Una respuesta a «Disfruta de este 2016»

  1. Deja todo lo malo en mi vida y pareciera que todo sigue igual sin esperanza! Deje atras lo que me hacia mal pero parece que no hay cambio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.