Autoestima por los suelos cuando tu pareja te deja

© Verano y mil tormentas.

Terminar con tu pareja es uno de los peores momentos que te puede tocar vivir. Cuánto más tiempo llevas con esa persona más cambio va a suponer en tu vida el hecho de tener que empezar de nuevo en solitario. Romper con tu pareja implica pérdidas más allá de la propia relación o el amor de la otra persona. Cuando rompes con tu pareja te encuentras en aquella situación en la que los amigos toman partido por uno o por otro o vuelven a su bando natural, cada uno se lleva a los amigos que aportó, por norma general. Cuando rompes con tu pareja te encuentras con que pierdes a su familia, las relaciones que habéis hecho como pareja ya no funcionarán igual, las cenas de amigos no serán lo mismo, a algunas te invitarán a ti y otras a tu ex; pierdes las rutinas que tenías establecidas con esa persona, en definitiva romper con alguien implica muchos más cambios en la vida que simplemente perder a tu pareja.

Todo ello puede llevarte a que te sientas muy solo, muy triste y muy fracasado. No solo tienes que recuperarte de una ruptura amorosa sino que a menudo tienes que buscar otro sitio para vivir, cambiar el entorno social, dejar de visitar a su familia como antes. Pierdes apoyos, aunque sea gente que te sigue apreciando y queriendo tienen que estar al lado de tu ex porque es lo que toca. Te guste o no te guste la autoestima queda bastante tocada cuando rompes con tu pareja.

La depresión es algo que puede acompañar a la ruptura con tu pareja, la baja autoestima o la desconfianza y la desazón. Por ello es básico empezar por recuperar tu autoestima. De una ruptura, igual que de otros momentos duros de la vida, puedes aprender muchas cosas. Se trata de ser capaz de obtener lo positivo de cada situación. Pero para poder obtener lo positivo tienes que estar preparado para verlo y con la autoestima baja no vas a ser capaz de hacerlo. Por ello te recomiendo nuestro curso Cómo aumentar la autoestima.

3 maneras de asumir la ruptura y reforzar la autoestima

Cuando alguien te deja normalmente no es algo que pase de la noche a la mañana. Si es algo que no te esperas y que es totalmente injustificado es posible que no puedas hacer este ejercicio. Pero por norma general todos tenemos cosas que decir de nuestra pareja, buenas y malas.

Es el momento de analizar las cosas malas que tenía tu relación, no solo las que te ha echado en cara la otra persona a la hora de dejarte sino también lo que tú aguantabas por el bien de la pareja. Las cosas que os separaban, los problemas que teníais, las discusiones que no empezabas tú.

Hacerlo te ayudará a darte cuenta de que la culpa siempre es compartida, que la otra persona, por mucho que la idealices también tenía sus defectos, puede que tenga más que tú que tuviste fuerza para intentarlo más que tu ex, que tiró la toalla antes.

También puedes verlo como que te ha ahorrado sufrimiento, si no erais felices para qué seguir aguantando. Esto no tiene nada que ver con lo que eres o con cómo eres. Este tipo de cosas pasan y siempre puedes aprender algo nuevo de las rupturas, aunque sea lo que tienes claro que no quieres de una pareja.

© Adam Arroyo

Aprovecha para hacer todas aquellas cosas que no podías hacer por el estilo de vida que llevabas. Ya sea viajar, conocer a gente, tener una aventura con un desconocido, lo que sea. Siempre hay cosas que querrías hacer y no haces porque tu vida no te lo permite. Renuncias a esas cosas de forma gustosa ya que tener pareja lo compensa. Pero ahora haz que te compense no tenerla. Aprovecha la vida y empieza a cumplir sueños atrasados.

Ya sea porque has roto con tu pareja o por cualquier otra causa, si estás deprimido tienes que hacer deporte. El deporte es bueno para cualquier persona, en la medida que tu cuerpo y tu salud lo permitan. Ejercitarse aporta muchas cosas buenas, pero las que nos interesan ahora de forma inmediata se llaman endorfinas. Son unas hormonas que segregamos después del esfuerzo físico y que también están presentes en otros momentos de la vida como cuando hacemos el amor. Son las hormonas encargadas de hacerte sentir bien, de que te sientas feliz.

Muchas personas dicen que van a nadar por ejemplo, porque aunque les cuesta mucho ir hasta la piscina, tirarse al agua y empezar a practicar, cuando salen a la calle después de la ducha caliente en lugar de estar más cansados salen con más energía.

El deporte es el responsable de ello. Y no te vendrá mal para mejorar tu salud y forma física y por qué no para mejorar tu aspecto físico. Da igual si estás más o menos delgado, estar en forma es algo que se nota en la forma de moverse, ganas agilidad, fuerza, energía. Además de fortalecer la musculatura, cosa que a partir de cierta edad se agradece, no por estética sino por sufrir menos el anquilosamiento de la edad. Si tienes buenas piernas tus rodillas no sufrirán tanto ya que los músculos las ayudan a moverse,

En fin, que hacer deporte te ayudará en muchas cosas: salir de casa y estar con otras personas, conseguir dosis de buen humor y además ponerte en forma y verte mucho mejor. Por no olvidar la salud.

Si te sientes con la autoestima baja, lo primero que tienes que hacer es ponerte en marcha y practicar algún deporte. Si puede ser con más gente mejor. Queda con amigos para ir a andar o para ir a correr, apúntate a clases de zumba o de aerobic, ves a clases de spinning o juega a tenis. Todo ayudará a que te sientas mejor anímicamente y empeces a superar tu pérdida.

La autoestima es algo de lo que hay que cuidar, si has tenido una ruptura o si te cuesta encontrar la confianza en ti mismo te recomiendo nuestro curso Cómo aumentar la autoestima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.