Vencer la ansiedad social
Domenec BF | 5 de febrero de 2013 | sociabilidad |

Como vencer la ansiedad social

La ansiedad social es un tema difícil de tratar por qué está muy arraigada en las personas. Hay como una especie de burbuja que envuelve a la persona y le desencadena esa ansiedad cuando está con otras personas. En el presente artículo vamos a ver por qué aparece la ansiedad social, como se manifiesta y como vencer la ansiedad social. Es importante ver todas las partes enteras porque el conjunto y su entendimiento te harán vencer la ansiedad social.

Como se manifiesta la ansiedad social

La ansiedad social como su nombre indica se manifiesta en público y parece como una especie de maldición. Pero tiene su origen y su razón, probablemente tú mismo te las has empeorado. Habitualmente las personas que tienen ansiedad social son personas que ya de por si les gusta poco relacionarse. ¿Qué ocurre cuando una persona que no le gusta mucho salir de casa se aísla por un periodo largo de tiempo?

Pues ocurre que cada vez le cuesta más salir y cada vez tiene más tics, ansiedad social y todo esto va derivando en una especie de bola que sigue así:

1. Cuanto menos sales…

2. Más te cuesta salir

3. Cuanto más te cuesta salir y sales…

4. Peores reacciones tienes y más ansiedad social tienes

5. Cuanto más tiempo pasas en esta situación

6. Más empiezas a racionalizar tu ansiedad social sintiendo odio a la sociedad

7. Cuanto más odio hacia la sociedad sientes, menos ganas tienes de salir

vencer la ansiedad social

Y así volvemos al punto 1 y entras en un círculo vicioso que arraiga y fortalece tu ansiedad social. En todo círculo vicioso en el que veas que se acrecienta tu ansiedad social debes salir.

Piensa siempre en positivo

Para vencer la ansiedad social tendrás que pensar en positivo porque sin este tipo de pensamiento será imposible dejar de sufrir ansiedad social. Es imposible que superes tus problemas sin positivismo, como vas a superar la ansiedad social si piensas constantemente: “La vida es una mierda” , “La gente da asco”, así todo lo que pongas en práctica cada dos por tres te estarás quejando o maldiciendo a todo el mundo.

Lo digo siempre: El peor enemigo de la sociabilidad eres tú mismo. Por lo tanto acostúmbrate a pensar y tener ideas en positivo. Decirte frases como:

“Una nueva vida para mí es posible”.

“Estoy seguro que conoceré mucha gente interesante al volverme social que jamás tendría la oportunidad de conocer si no saliera de casa”.

“No tengo por qué estar solo, me lo puedo pasar muy bien con amigos”.

Aprende a ver el lado positivo de las cosas por qué es lo que con mayor diferencia me ha ayudado a superar todos mis problemas y enseñar a otros a resolverlos. Esto es algo que siempre he tenido muy bueno; ver el lado positivo a todo. ¿Qué con 15 años tenía hemoptisis y tenía que ingresar 15 días en el hospital?

Yo, aparte de la preocupación habitual que puede suponer sangrar de los pulmones eso para mí era lo de menos, yo pensaba en relajarme esos días y estaba contento de librarme del colegio esas 2 semanas. Y siempre que me ha ocurrido o tengo que ingresar me lo suelo tomar con filosofía y viendo el positivismo. Hasta de las cosas más amargas de la vida o más negativas siempre le saco el lado positivo, sea lo que sea. Esto me ha ayudado siempre a estar feliz y superar mis problemas.

Cuando a mis 18 años era incapaz de relacionarme no pensaba: “Qué asco de gente”, “Vaya mierda de vida”. Yo me preguntaba: “¿Por qué algunas personas son muy sociables y yo no puedo?”, “Si soy muy buena persona tendría que estar rodeado siempre de amigos”. “¿Cómo deben hacerlo? Si ellos pueden yo también puedo”.

Esos pensamientos positivos hicieron que un chico con fobia social pasara a conocer completos desconocidos y conociera más de 200 personas en un año. Mi nivel de sociabilidad hace que si viajara al pasado y se lo enseñara a mi antiguo yo lloraría de emoción por qué por culpa de la ansiedad social en mi infancia y adolescencia lo pasé realmente muy mal. Por eso es importante para ti saber que se puede quitar la ansiedad social y te puedes volver una persona que se relaciona perfectamente, pero el primer paso que debes dar es: Ser positivo.

Todo está en la mente

Para vencer la ansiedad social una de las cosas de las que te tienes que dar cuenta es que todo está en tu mente, en realidad no hay ninguna barrera física que te separe de hablar con la gente o hay alguien que te esté metiendo miedo cada vez que sales. No hay un tipo que mide dos metros y que cada vez que sales te acompaña empujándote y humillándote.

Si lo miras desde una perspectiva de tercera persona tú sales y realmente no está ocurriendo nada, todo te lo comienzas a imaginar tú solo. Me doy mucha cuenta de ellos cuando en mi curso de sociabilidad constantemente la gente me pregunta todo tipo de dudas y muchas de ellas son pre-asumiendo el comportamiento de otras personas, siempre con la idea en mente de que las otras personas hacen las cosas con malas intenciones.

Por ejemplo; A veces mis amigos me gastan bromas, ¿Se están riendo de mí y me intentan humillar? A ver hay que presuponer siempre que el ser humano no es que tenga maldad, es que sencillamente es poco inteligente. Esta es una frase que pronunció alguien muy famoso y que es totalmente cierta. Si alguien te hace sentir mal esa persona no es consciente de lo mal que te hace sentir con sus actos, simplemente no es consciente al igual que tú no te das cuenta de que ciertas acciones tuyas pueden sentar muy mal a otras personas.

Del mismo modo jamás asumas como piensa la gente por qué no eres DIOS y no puedes adivinar el pensamiento de los demás, podrías intuirlo si fueras una persona superdotada mentalmente y súper-social, solo con semejante experiencia podrías más o menos prever el pensamiento de las personas, pero viniendo de relacionarte poco con el mundo lo más probable por no decir el 100% de las veces tienes una visión completamente distorsionada de cómo funciona la sociabilidad y cómo piensan los demás.

Hace poco hablaba con un alumno del curso de sociabilidad acerca de un ejercicio que le mandé que se trata de salir con un vaso de agua lleno a la calle y sujetarlo firmemente, paseándote por el barrio. El alumno se escandalizaba: ¡Pero como voy a hacer eso! ¿Qué esperas? ¿Superar tus problemas sentado en la silla? Todos los ejercicios que mando han sido muy estudiados y tienen su razón de ser.

No conseguirás vencer la ansiedad social si no te enfrentas a tus miedos poco a poco y los superas. Esa persona pensaba que los que la vieran pensarían que estaba loco. ¿Realmente es así? No, lo más probable es que ni siquiera se fijen y el que se fije o le hará gracia o lo ignorará por qué no es tan raro, la única persona que lo ve raro eres tú que vas a hacer el ejercicio.

La gente tiene su vida y va a sus cosas, no se están preguntando constantemente qué hacen los demás y por qué lo hacen, alguien que te pasa por el lado y ve que vas con un vaso de agua o:

1. No se fijará por qué las personas no suelen escrutarte de arriba abajo cuando pasas, para no confrontar miradas y por educación.

2. Si se fijan ni siquiera se plantearán por qué vas con un vaso de agua por la calle y si se lo preguntarán a los 2 segundos se olvidarán de ello.

Las personas con ansiedad social se piensan que la gente recuerda toda su vida cualquier cosa que hagas mal. Es decir, tú sales a comprar el pan, la panadera te da la barra, pagas y al irte se te cae el pan delante de todo el mundo. Mientras tú te mueres de vergüenza, crees que has hecho un gran ridículo y quieres irte de allí cuanto antes en realidad lo que ocurre es eso:

1. El Panadero se apiadará de ti, lo lamentará mucho y probablemente te ofrezca una barra de pan nueva sin costo

2. Las personas que te vean pensarán: “Ostras, pobre, vaya putada lo que le ha pasado”.

No eres el único que eres patoso, de eso puedes estar seguro y normalmente la gente ante situaciones reales empatiza. Por lo tanto ya has visto dos ejemplos dónde pre-asumes pensamientos erróneos y completamente irreales que solo están en tu cabeza. Mientras tú piensas que todos se ríen de ti en realidad empatizan contigo.

Cuando yo comencé a investigar la sociabilidad y a salir a pubs a conocer completos desconocidos había la creencia extendida de que habría un rechazo total, un miedo completamente irracional como si por hablar con alguien desconocido te fueran a dar una paliza o dejarte en silla de ruedas.

Me di cuenta que ese miedo estaba en mi mente y me obligué a superarlo,, quizás en esa época hice más de 2000 abordajes a desconocidos y gracias a eso actualmente no me cuesta nada entrar a desconocidos y preguntarles cualquier cosa o hablar con ellos cuanto antes para mí era un suplicio.

Si que es cierto que cierto miedo en el cuerpo siempre se queda pero ya no es lo mismo, es otro nivel, es un miedo que tú puedes controlar para vencer la ansiedad social. Obviamente no hará falta que entres a 2000 desconocidos y mantengas conversaciones con ellos, eso ya lo hice yo por eso he estructurado un curso de sociabilidad paso a paso y con varios niveles de dificultad para que tú poco a poco, a tu ritmo y sin necesidad de terapia de choque, puedas superar todos tus problemas de sociabilidad y vencer la ansiedad social.

Esfuérzate a hablar: Memoriza frases

ansiedad social

Photo Credit: Nicolò Paternoster

El gran problema de alguien con ansiedad social es que también se acostumbra a no hablar, y como dije es un círculo vicioso. El no hablar remarca más tu ansiedad social, lo que tienes que hacer a partir de ahora es que en ambientes sociales acostumbrarte a hablar. ¿Pero cómo lo vas a hacer? ¿Si no sabes de qué hablar?

Pues es muy fácil, simplemente tienes que memorizar frases estilo robot y soltarlas, ni más ni menos. A = B, y B = A, esto significa que si tú te obligas a hablar con gente tu cerebro se re-programa para:

1. Sentir menos miedo al hablar con personas.

2. Acostumbrarte a hablar con personas.

3. Acostumbrarte a los ambientes sociales.

Algo tan fácil como memorizar frases lo puede hacer cualquiera, memoriza frases sobre el tiempo, el lugar… Frases estándar como cualquier persona social. Haz la prueba de sentarte en una parada de bus, para no aburrirte llévate un teléfono con videojuegos entretenidos, un ebook reader, un ipad o lo que quieras. Siéntate ahí todo el día y verás como al menos 10 personas te saludan y/o te sueltan algún comentario que irá sobre el autobús, cuánto tarda, sobre el tiempo o sobre cualquier otra banalidad.

Incluso puedes apuntarte las frases que te digan, ir a la misma parada de autobús al día siguiente (u a otra) y usar las mismas frases que han usado contigo. Lo vas a hacer con personas desconocidas que probablemente no te vayan a ver más en la vida, ¿Qué más da?

Te lo dije al principio; Lo que no sirve de nada es quedarte quieto leyendo, solo vas a cambiar si sales y pones en práctica las cosas que te digo si no lo haces estarás avalando por qué tienes ansiedad social y te estarás diciendo a ti mismo: Sé como vencer la ansiedad social pero soy demasiado vago para hacerlo.

Piénsalo bien por qué lo único que cambia de si seguirás en tu vida con problemas y quejándote de todo, o tendrás una vida rica y llena de amigos, pero sobretodo feliz, lo único que cambia es si harás algo al respecto o no. Es muy hipócrita que te quejes de los demás, del mundo, de tu ansiedad social pero luego no hagas nada para superarlo.

El caso de la chica que nunca salía

Hace tiempo estuve tratando durante un mes a una chica con problemas de ansiedad social. Pues bien, esta chica tenía todas las buenas intenciones pero cada vez que quedábamos y le preguntaba: “¿Has hecho los ejercicios?” me respondía: “No, esto, es qué….”.

Cuando faltaban 5 días para finalizar el curso visiblemente decaída me dijo: “No puedo seguir quedando porque no hago los ejercicios”.

Es decir, una chica que no había puesto en práctica ninguno de mis consejos ni ejercicios lo dejaba sin ni siquiera haberlo intentado. Yo, me sentía preocupado por ella, quería ayudarla, aunque ella no tuviera la dignidad de poner nada de su parte quería ayudarla y formar parte de su vida para cambiar.

Así que tras unas semanas la contacté para saber de su vida, le mandé varios emails y no obtuve respuesta. Pasaron unos meses y la contacté de nuevo, le dije si quería quedar no como cliente y profesor, sino como amigo, porque me interesaba como persona. Para mi sorpresa ella respondió diciéndome que sí. Entonces la llamé por teléfono, hablamos un poco y me contó como le iba (Mal como siempre, pues una persona que no se molesta en hacer nada pero se queja de todo, todo le va a ir mal).

Le dije de quedar un viernes y me dijo: “Es que nunca quedo los viernes”. Le pregunté si trabajaba pero me dijo que no, que es que como norma de Viernes a Domingo no sale nunca de casa y que si quedamos tenía que ser cualquier otro día. Yo amablemente le dije: “Mira, es que yo quedaba contigo los Martes por que era tu coach, pero en mi tiempo libre solo tengo disponibles los fines de semana, si quieres usar algún coach de los que no usaste podemos quedar un Lunes, pero si quedamos para vernos como amigos tiene que ser o los viernes o fines de semana”.

Ella simplemente respondió: “Es que no quedo nunca de Viernes a Domingo con nadie, no es por ti eh, solamente es mi norma”. En ese momento supe que a esa persona la vida siempre le iba a ir mal y no estaba dispuesto a escuchar una persona que se queja de su vida, que despotrica contra los demás afirmando que las personas son malas, que la sociedad es mala pero que, aun dándole todas las facilidades del mundo, incluso persiguiéndola no como clienta, sino como ser humano, le digo de quedar y va y me dice que: “de Viernes a Domingo no sale nunca de casa”.

Esta chica Valenciana me acababa de defraudar. “Pues oye, si ni siquiera estás dispuesta a quedar los fines de semana que quieres que te diga, te quejas de que no tienes amigos, de que no cuajas con la gente pero encima de que voy yo, me ofrezco a ser tu amigo, pongo de mi parte todo mi interés y me sales con que no quedas de Viernes a Domingo por norma por qué quieres estar sola….

Yo de mi parte te garantizo que más no voy a hacer, si quieres estar sola haya tú, no tienes amigos y aun te pones exigente cuando sin ninguna obligación y solo para ayudarte y ser tu amigo me ofrezco a quedar contigo, pero ey, ¿No quedas los viernes? ¿Tienes tus normas para quedarte sola de por vida? Allá tú, pero al menos no te quejes de los demás por qué el único problema eres tú misma”.

Es muy frustrante cuando intentas ayudar a alguien a vencer la ansiedad social y te das cuenta que es una persona que es que, da igual lo que hagas, esa personas es así y seguirá así siempre por qué quiere, porque es una persona vaga e intolerante que no va a hacer ni el más mínimo esfuerzo por cambiar. Lo único que sabe hacer es quejarse. ACTÚA.

Si vas a actuar y quieres DE VERDAD vencer la ansiedad social, COMPRA AHORA nuestro: Curso de Sociabilidad online.

(Recuerda que puedes comprar el producto desde cualquier parte del mundo dado que es descargable y se ve online, aceptamos paypal (tarjeta), transferencia bancaria, Western Union y Contrareembolso (Solo España este último)

Comenta





Hay 5 comentarios
  • toni dice:

    hablas de gente tímida… que bueno que le veas el lado positivo a las cosas, pero solo ves la cara de la moneda que te conviene. Técnicas para vivir mejor porque según tu esas cosas son necesarias, según todas las personas. Tan pobre es el ser humano que tiene que depender de los demás para sentirse bien con sigo mismo… cada quien tiene su perspectiva, al filosofar llegamos a ser realistas. el hombre es una pasión inútil. Al hacer las cosas solo por entenderlas pero sin querer saber porque.

    • Domenec BF dice:

      No hablo solo de gente tímida, yo también fui así, sé lo que se siente y sé lo bonita que es la vida cuando aprendes a socializar, no hay ni punto de comparación de la amargura y el odio hacia los demás y la sociedad que sientes cuanto hay tanta timidez y aislamiento en tu vida, a la alegría que sientes al relacionarte con otros y tener grupos de amigos. No hay ni punto de comparación.

  • Carlos dice:

    ¿Porqué nunca cuentas que te dice la gente sobre sus vidas? Esa chica de la que hablas. ¿Cuáles eran sus problemas?

    Me parece que tu actitud es muy buena igualmente.

    “(Mal como siempre, pues una persona que no se molesta en hacer nada pero se queja de todo, todo le va a ir mal)”

    Esta frase es terriblemente certera.

  • Daniel dice:

    muy buen post domenec, yo tengo problemas de socializar con la gente, tengo 25 años, sigo siendo bachiller, no tengo amigos desde que sali del colegio hace 7 años, solo he tenido 2 empleos temporales en mi vida, vivo con muchos miedos, mantengo sin plata , me siento como si fuera un niño y otras muchas cosas. me gustan los post de socializar que publicas porque aprendo de ellos y de seguro cuando tenga el dinero para comprar el curso lo hare, gracias domenec.

    PD:ojala saques un minicurso de socializar gratis como lo hiciste con uno que tienes de seduccion y te pido que me recomiendes algunos habitos para emprender acciones que me ayuden a ir superando mi miedo social si no es mucha molestia, gracias de nuevo domenec.

  • Pablo dice:

    Yo creo que todos los que tenemos fobia social te podemos asegurar que hemos puesto alguna ezcusa para no salir, diciendo que estoy malo o ocupado o que no puedo salir los sabados y tu como psicologo o lo que seas tendrias que saber mas que nadie que es un comportamiento tipico, y aunque te diga que no seguro queo estaba deseando quedar contigo y tu en vez de intentar hacerla recapacitar y seguir intentandolo dices que es imposible y que esta perdida y se supone que tu eres un psicologo o algo por el estilo, algo que me decia mi abuelocuando tuvo cancer era que nunca me rindiera aunque me tire toda la.vida pero que nunca tirara la toalla porque entonces perderias la carrera contra la vida.



Contactar | Links | Mapa Web | Domenec BF

| Verdadera Seduccion

Diseñado por Blogalizate y adaptado por Internet y ventas

@ Copyright 2007 - 2012 (Domenec Benaiges Fuste)