Saber reconocer la baja autoestima

© MGN Photo

Hemos contado a lo largo de muchos artículos cómo de importante es tener una buena autoestima para afrontar la vida con cierta garantía de éxito. Es imprescindible para muchas cosas tener un buen nivel de autoestima. No lograrás emprender nada si no tienes confianza en ti mismo. Será muy difícil que te respeten si no empiezas por respetarte a ti mismo. Por tanto es básico saber reconocer la baja autoestima.

Ser conscientes de tener un problema es el primer paso necesario que todos tenemos que dar para lograr resolverlo. Si no somos conscientes del problema es imposible que lo resolvamos ya que a nuestro modo de ver no tenemos nada que resolver.

Así que si tienes problemas para relacionarte con los demás, si tus planes nunca salen bien porque eres el primero que no confía en ti mismo para llevarlos a cabo tendrás que dejarlo todo y empezar a trabajar tu autoestima. Tú eres la inversión más importante de tu vida. Todo cambiará cuando aprendas a quererte y a saber ver lo bueno que hay en ti. Si crees que tienes problemas de autoestima sigue leyendo este artículo, te ayudaremos a saber reconocer la baja autoestima.

Si ya lo tienes claro, te recomiendo que compres nuestro audio curso Cómo aumentar la autoestima en el que te guiaremos paso a paso en este complicado proceso para hacer de ti una persona nueva, con respeto por si misma. Eso lo cambia todo. Créeme.

Saber reconocer la baja autoestima en uno mismo como decimos es básico para empezar a poner solución a este problema y a todos los que se derivan de ello.

La baja autoestima te lleva a ser una persona insegura. Todo te parece complicado y crees que no merece la pena el esfuerzo dado que no tienes lo suficiente para conseguir el éxito. Ponerse límites a uno mismo es uno de los factores determinantes de la baja autoestima. Por supuesto que si tú pones tus propios límites, ¿qué no van a hacer los demás?

Los demás harán lo mismo, darán por hecho que no tienes las habilidades suficientes para lograr proyectos. Tú permitirás que no confíen en ti, lo verás lógico, tú mismo no eres capaz de confiar en ti mismo.

Desconfiarás de los que sí crean en ti y creerás que lo dicen para burlarse de ti. Para ti es más fácil aceptar críticas negativas que opiniones constructivas acerca de tu personalidad. Cuando alguien te halaga no le crees, pero cuando te critica crees que tiene toda la razón del mundo.

Si desconfías de ti mismo es imposible que logres nada. ¿Crees que alguien que sale a correr con mentalidad de perdedor es capaz de ganar la carrera? Alguien que cree que puede ganar, en una carrera o en cualquier iniciativa que tomes en la vida, arriesgará al máximo para conseguirlo ya que sabe que puede hacerlo. Si no se ve capaz no va a molestarse en arriesgar.

© Comunidad de Madrid

Imagínate que corres contra un campeón del mundo de atletismo. Está claro, que a no ser que seas un deportista especialista en ese campo, tienes todas las de perder. Muchos ni siquiera saldrían a correr. Otros en cambio querrán intentar ganarle. Están seguros de sus capacidades, por lo menos creen que pueden intentarlo. Un tercer grupo lo intentará. Sabe que va a perder, pero su victoria es quedar lo más cerca posible del campeón. Por lo tanto correrán y lucharán para vencer su propia marca personal.

El enemigo a batir eres tú mismo. No lo olvides. Se sentirá ganador tanto el que consiga llegar a la meta antes que el campeón de atletismo, pero también aquel que considere que ha hecho un buen papel. Aquel que sienta que su marca no ha estado tan lejos de la del campeón. Creer que podemos hacerlo es básico para hacerlo. No hay más.

Saber reconocer nuestros éxitos es imprescindible para reforzar nuestra autoestima. Siguiendo el ejemplo anterior, aquel tan competitivo que si no gana no está satisfecho no es un buen ejemplo. Como decía hay que saber reconocer los propios límites y exigirnos lo mejor, pero no podemos castigarnos por no conseguirlo.

El punto de vista más adecuado, a mi modo de verlo, es aquel que sale a correr, tratando de ganar al campeón o en su defecto venciendo su propia marca personal. Si lo consigue genial. Si no, buscará tal vez los motivos que le han llevado a no estar tan brillante como en otras ocasiones pero se felicitará por el esfuerzo.

A todos nos gustan que los demás nos feliciten por nuestros éxitos y trabajos. Pero el  primero de quien tenemos que recibir felicitaciones es de nosotros mismos.

Sentirse inferior a otros es muy típico de las personas con baja autoestima. Sabemos ver las cualidades en los demás pero no reconocemos las propias. Todos tenemos cosas buenas. Podemos trabajar para potenciarlas y por supuesto mirar de eliminar las negativas o por lo menos convertirlas en algo positivo. Pero sin castigarnos. Siendo constructivos.

Crecer es algo que podemos estar haciendo toda la vida. Quien llega a la edad adulta y siente que ya no tiene nada que hacer con su personalidad, que es así y ya no va a cambiar, está muy equivocado. Siempre podemos cambiar y siempre podemos aprender. Pero para ello es básico querer hacerlo.

Las personas con autoestima baja son muy dependientes. Siempre necesitan de alguien que confirme sus actos o que les de fuerza para ellos. Necesitan una guía ya que no se sienten ni siquiera capaces de tomar sus propias decisiones.

Una persona con autoestima baja es fácilmente manipulable ya que siempre se deja guiar por las opiniones ajenas. Si la persona que la orienta la quiere bien, no debería tener demasiados problemas. Pero si quien toma las decisiones por ella es egoísta o malintencionado la persona con baja autoestima estará cada vez peor.

Si te has reconocido en este artículo debes saber de quien te rodeas y dejar que los que te quieren te ayuden. Empieza a trabajar en tu autoestima hoy mismo. Es la única manera de vivir una vida exitosa, plena y feliz.

Si necesitas ayuda para mejorar tu autoestima COMPRA AHORA nuestro audio curso Cómo aumentar la autoestima en el que a base de sencillos ejercicios podrás aprender a quererte un poco más cada día hasta lograr tener una autoestima en plena forma.

2 respuestas a «Saber reconocer la baja autoestima»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.