¿Quieres ser una mujer fatal? Te contamos cómo

© deVos

Se dice de una mujer que es una mujer fatal, traducción del francés «femme fatal» cuando se habla de una mujer muy femenina, muy ambiciosa y que usa su atractivo sexual para conseguir sus propósitos.

La mujer fatal es una mujer ambigua, tiene un carácter fuerte pero puede resultar viril puesto que actúa en muchas ocasiones del mismo modo que lo hacen los hombres. No se la conoce por ser una mujer sentimental. Muchas de ellas son independientes y quieren seguir siéndolo y usan a los hombres para divertirse, por ejemplo. Una mujer fatal no tiene pinta de andar buscando pareja.

Si lo que quieres es encontrar pareja no te recomiendo esta actitud frente a la vida, aunque puede que te funcione, seguro que por eso lo haces, para conquistar a un hombre en concreto a quien sabes que gustará ese cambio tuyo o esa actitud. Para conseguir pareja te recomiendo que sigas nuestro audio curso Cómo conseguir pareja con el que aprenderás todo lo necesario sobre cómo seducir a un hombre, acercarte a ellos, conocerles en profundidad…

Qué define a una mujer fatal

Ante todo lo que define a una mujer fatal es su actitud ante la vida. Déjate de cómo visten y qué tipo de zapatos llevan o de qué color pintan sus labios. Lo primero que destaca de una mujer fatal, o dicho de otra manera puede hacer todo el resto de cosas de forma natural por su carácter y su actitud ante la vida.

Una mujer fatal tiene muy claro lo que quiere. Reconoce las necesidades de su cuerpo y lo trata como si fuera un templo. Una mujer fatal se siente bella, se cuida para estar en forma y sentirse atractiva y quiere disfrutar de lo que tiene. No se trata de hacer disfrutar a los demás con su presencia sino de que ella misma se siente realizada con su presencia.

Para que una mujer fatal sea completa necesita que la adoren, básicamente los hombres, pero también pierden la cabeza por ellas otras mujeres que ven en la mujer fatal lo que ansían ser, la seguridad, el disfrute del placer, la conquista a los hombres.

A nivel físico una mujer fatal no tiene porque ser excesivamente guapa, con que ella se sienta bien con su físico es suficiente. Tienen un magnetismo especial, fruto de su carácter, que las lleva a caminar de una forma determinada o a vestir y peinarse de una forma determinada.

Una mujer fatal por encima de todo es sexy, sexual, atractiva, erótica. Por ello visten como creen que les gusta a los hombres, cuando una mujer fatal tiene experiencia sabe qué es lo que más le favorece, así que no hay reglas fijas. La única condición es que lo que lleve la haga sentir bella, sexy y segura de sí misma.

Es habitual que usen tacones, altos. Es un símbolo erótico que pocos pueden evitar. Usan maquillaje, destacan básicamente los labios, en los ojos sombras que realcen la profundidad de la mirada, máscaras de pestañas que oscurezcan la mirada y un color de labios que resalte sobre una piel blanca. No suelen abusar de colorete ni este tipo de cosas. Básicamente labios y ojos. Ya sabes, negro y rojo.

¿Qué consigue una mujer fatal y cómo?

La mujer fatal tiene fama de destrozar parejas, de meterse en medio de matrimonios, de hacer que un hombre pierda la cabeza por ellas. No es que sean pérfidas es que es lo que consiguen con su actitud vital.

Los hombres no pueden resistirse al encanto de la mujer fatal puesto que la ven como algo inalcanzable. No solo por su belleza, que como decíamos no es necesario que sea exuberante sino por su actitud, por el carácter que tienen. Por la seguridad que demuestran ante la vida y por la independencia con la que se mueven.

© Mikko Miettinen

Por decirlo de una manera clara una mujer fatal no necesita a un hombre para estar bien. Se acercan a ellos cuando quieren satisfacer sus necesidades sexuales. Los hombres no dejan de ser meros objetos de placer para ellas. No les interesan en más profundidad. Y eso desespera a algunos hombres.

A muchos no les interesa lo más mínimo, no para más allá de lo que busca una mujer fatal, pero a otros les hace volverse locos y perder la cabeza. Son los que dominan la situación. Ver a una mujer a la que no van a poder tener a sus pies les hace desear automáticamente que ella se rinda ante ellos.

Y es así como empiezan las relaciones de fuerza entre la mujer fatal y el hombre, ambos quieren demostrar su poder y que sea el otro el que caiga rendido a sus pies. El hombre no puede soportar no ser el macho alfa, que sus encantos no funcionen y la mujer fatal es una mujer resabiada, harta de que la manipulen y que tiene muy claro lo que quiere en la vida.

El resultado es que algunos hombres lo dejan todo por tratar de conquistar a la mujer fatal, es al final, uno de los trofeos más complicados de conseguir. Si un hombre cambia a una mujer fatal para que se quede con él habrá conseguido lo que nadie consigue.

Es un poco lo que hacen las mujeres con el chico guapo y ligón. Lo que quieren es domesticarle para tenerlo únicamente ellas y sentirse superiores al resto de mujeres que no lo consiguieron.

Este modo de ser y de seducir es un arma de doble filo, es cierto que despierta mucha atracción y mucho interés pero no menos cierto que cuando el interés cae por haber conseguido lo que se quería la atracción puede perderse.

Al final estas personas no siempre son tan interesantes como nos prometemos a nosotros mismos, conseguimos el reto difícil de retenerles pero en realidad lo que nos gustaba era la captura. Cuando la presa está hecha deja de tener interés. Así es como fallan muchas parejas que se inician de este modo.

Como decía, si lo usas para conquistar a un hombre en concreto y lo que quieres es que se vuelva loco, y que sea él el que trate de seducirte a ti, tendrás que ser firme y mantenerte así durante mucho tiempo, aprende a ceder de vez en cuando un poco para mantener el nivel de interés, si el objetivo es inalcanzable el hombre acabará perdiendo el interés. Muchos más consejos en Cómo conseguir pareja, nuestro vídeo curso en el que te lo contamos todo sobre las relaciones.

2 respuestas a «¿Quieres ser una mujer fatal? Te contamos cómo»

  1. Un pintalabios que destaque sobre una piel blanca? ¿Perdón? Acaso una mujer morena, mulata o negra no puede ser lo que a ella le de la gana de ser?

    1. Bella Miriam, el autor probablemente se expresa de acuerdo a su realidad y/o entorno. Esto, puede ser adaptado a cualquier situacion, no tiene que tener necesariamente tufillos de racismo o discriminacion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.