Objetivo asertividad: fuera la negatividad

© vwynx

Qué pocas páginas quedan por escribir este año, pocas cosas nos quedan ya por hacer, ahora es momento de aprovechar para hacer un poco de reflexión sobre cómo ha ido el año. Suelo tomarme el día 31 como el de mi reflexión final, así que mañana repasaré mentalmente los grandes Hits de este año. Cómo no, voy a tener propósitos para el año nuevo, imagino que vosotros también. Si dentro de tus objetivos está conseguir ser una persona más asertiva en este blog encontrarás un montón de artículos hablando de este tema.

Nuestro objetivo también es que puedas dar la campanada y convertirte en alguien más asertivo, cosa que implicará que se pueda hablar mejor contigo, que te comuniques de forma acertada con los demás, con lo que implica la comunicación para muchas personas que no suelen comunicarse, hablar es importante, decir lo que uno piensa también. Sobre esto hemos hablado en nuestros anteriores artículos titulados «objetivo asertividad» (pincha el enlace para verlos todos).

El 2016 puede ser el año en el que des el cambio que necesita tu vida. No esperes que el cambio venga desde fuera, esperando que te ocurran cosas buenas. Haz lo que sea para que el cambio empiece en ti. Si tú cambias absolutamente todo lo demás cambia. Imagínate que te pones unas gafas de sol, pasas de verlo todo luminoso a verlo todo en un tono gris, o marrón, o verde, dependiendo del color de las gafas ¿verdad? Pues cuando uno cambia pasa un poco eso. Empiezas a verlo todo de forma diferente. Claro que con unas gafas es fácil quitárselas y ver tal como veías antes, pero el hecho de poner un filtro hace que las cosas las percibamos de una forma distinta. Así que si quieres cambios a tu alrededor el primero que tiene que ponerse las pilas para cambiar eres tú. Te recomiendo el camino de la asertividad, es un punto de partida ideal para después plantearte muchas otras cosas. Una personalidad asertiva te ayuda a estar bien contigo mismo y a conseguir tus objetivos de forma tranquila y segura. Nunca más te pisarán, ni sentirás que tienes que hacer cosas que no quieres. Te recomiendo nuestro curso Cómo ser asertivo, con el que aprenderás todo lo que necesitas para dar ese cambio que te hace falta.

Fuera lo negativo

No es que tengas que dar la espalda a las cosas malas que nos pasan cada día. Cuando te pasan cosas malas es normal estar preocupado o querer ayudar a alguien que pasa un mal momento. No dejes de hacerlo si es lo que te apetece. A lo que me refiero es que dejes de fijarte en los detalles negativos de todo lo que te ocurre. Incluso en las desgracias hay cosas positivas. Hemos hablado en alguna ocasión de esto en el blog, el ejemplo anterior de las gafas es ideal para explicar cómo si nos ponemos unas gafas con un filtro gris lo vemos todo mucho más oscuro y triste, grisáceo. No apreciamos los colores y podemos confundir un color con otro. Pues con la negatividad pasa un poco lo mismo.

La negatividad son unas gafas tristes y grises que le aplicas a todo lo que miras. Todo tiene dos caras, como las monedas, como las luces que siempre incluyen una sombra. Para que haya sombra tiene que haber luces, para que haya blanco tiene que haber negro. Las cosas son así y si no eres capaz de ver las cosas positivas te costará mucho ser una persona asertiva.

Una persona asertiva busca lo bueno de cada situación y se queda con lo mejor, de este modo es mucho más fácil estar de buen humor, ser optimista, tener buena energía o incluso ser agradecido.

© Megyarsh

La negatividad es algo que nos rodea y que impide que nos desarrollemos de forma correcta, nos frena ya que facilita un pensamiento pesimista. Si piensas que van a ocurrir cosas malas no emprendes com la misma energía. Cuando haces algo pensando que no va a salir bien tienes pocos números de que salga bien. Sobre todo con cosas que están a tu alcance, no hablo de comprar la lotería totalmente convencido de que te va a tocar. Hablo de irte a dormir pensando que llegarás tarde al trabajo y levantarte de mal humor convencido de que todo lo que te está pasando ayuda a que llegues tarde, es el típico día que se te cae el café y tienes que cambiarte de ropa o el día que te cortas un dedo al prepararte el bocadillo. La negatividad no solo es una forma de ver las cosas sin que influye en nuestra forma de comportarnos, en nuestro estado general, y que ayuda a que las cosas salgan mal.

Dejar atrás la negatividad implica empezar a ver la parte buena de las cosas. Insisto en que todo tiene su parte buena, en todo lo que te pase, por dramático que sea puedes extraer una parte positiva. Si eres capaz de verla en todas partes, dejarás de ver las partes negativas.

Esto ayudará a que tengas menos conflictos, contigo, con el entorno o con otras personas. Si básicamente ves la parte positiva de las cosas podrás dejar de lado muchos malos rollos y con ello evitarte conflictos, y esto solo puede ser positivo. Si no hay tantas cosas que te molesten no vas a ser una persona que anda quejándose todo el día, será más fácil estar contigo y siempre estarás de buen humor. Esto afecta a cómo te ven los demás y el trato que recibes de ellos. Verás como todo el mundo empieza a hablarte de una forma distinta, si no esperan que te enfades o que les grites o que pongas problemas a lo que te comentan, hablar contigo será mucho más fácil y agradable. Ese es el primer paso hacia el objetivo asertividad, conseguir que las conversaciones en general san menos tensas.

La asertividad se puede conseguir cambiando determinados patrones de comportamiento y pensamiento como el que comentamos hoy, pero son muchas más cosas las que vas a tener que hacer para lograr tu objetivo. Te recomiendo para ello nuestro curso Cómo ser asertivo en el que lo aprenderás absolutamente todo acerca de la asertividad y cómo hacer el proceso para convertirte en una persona asertiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.