Lenguaje para la seducción con PNL – Artículo 3

Gitano flamenco dancer in front of Iglesia de S. Nicolas, Granada

Señores el lenguaje es una representación de tus pensamientos. De lo que tu eres en tu fuero interno, es el eco de la experiencia.

Entramos en la segunda fase. Aquí señores lo que yo recomiendo es saber utilizar el lenguaje para la seducción. Nosotros utilizamos el lenguaje de una manera muy consciente; el lenguaje que practicamos en PNL e Hipnosis, utilizando lo que se llamaría el Meta-modelo del lenguaje, o modelo de lenguaje de precisión y el Modelo Milton o lenguaje ingeniosamente indeterminado. En los dos casos utilizaremos siempre un lenguaje sensorial, cuando digo sensorial a lo que me refiero es utilizar palabras que tienen que ver con los sentidos, algo que puedes ver, oler, escuchar, saborear, sentir. Este tipo de lenguaje es el lenguaje más próximo entre dos seres humanos y es la forma en que la comunicación puede ser más directa y cercana a la vez.

Es diferente decir; me gusta como eres (a lo mejor ella piensa que es una retrasada y que no está a la altura), así que si encima la miras a los ojos profundamente y asientes afirmando con la cabeza, justo un momento después en que ella haya pensado algo horrible de si misma, le estás confirmando analógicamente, lo desastroso de su pensamiento, así que no te extrañes si se pone a llorar y sale corriendo, estoy exagerando, es diferente ser más específico y decir: me gusta escuchar tu voz, observar el movimiento de tus labios y sentir la sensación energética que me produce el movimiento de tu cuerpo, además he venido directo aquí, ya que puedo olerte a millas de distancia. Siendo repetitivo, si quieres más información sobre cómo utilizar el lenguaje con más conocimiento de causa puedes leer el artículo sobre el lenguaje para la seducción I.

Ligar

Te voy a poner un ejemplo. Un día estaba probando de ligar con un conocido de la infancia. No es por nada, pero el chico, no es una persona a modelar, por lo poco que se seduce a sí mismo y lo poco que se preocupa por aprender a ser un ser humano completo. Bien, como es evidente eso se traduce en su lenguaje. Por lo tanto, en las taquillas de un gimnasio público, aparecen una madre guapísima y su hija. Por lo visto, andaban un poco peleadas. Y yo le digo a la madre. Hay que ver no se cual de las dos me gusta más. Las chicas sonríen y les rompo el patrón de mosqueo, con lo cuál empiezan a prestar atención y a enfocarse en su hermosura y en las cualidades que tenían en común. De repente, hago un silencio, como dando pié a que mi colega interviniera. El tipo sólo quería salir, salir, ligar, hacerlo con alguna y no lo conseguía y estaba un poco desesperado. Por tanto, le pongo a las dos gatitas en bandeja y suelta: (a la hija, que ya tenía por lo menos 18 años y todo el derecho del mundo a ser seducida también) y tú venga no hagas enfadar a tu madre.

A ver, a ver, a ver, querido aspirante a ingeniero de la seducción. Qué faltas a la buena formulación de lo bien formulado en el lenguaje de la seducción está infringiendo ahí mi colega. Piénsalo. Las tipas enseguida volvieron a su preocupación y se olvidaron de nosotros dejándonos ahí plantados en el pasillo.

Bien, en primer lugar, si tu le dices eso a la niña; ¿la niña qué va a pensar? ¿Y la madre?. De entrada las dos se van a volver a enfocar en un aspecto negativo de su relación, con lo cual su estado emocional se va a volver deplorable, su bioquímica se va a enturbiar y como consecuencia de eso, van a perder el interés por nosotros a la velocidad de la luz, las pocas posibilidades que ya teníamos, por el contexto y la situación que ya traían.

En segundo lugar si hacemos referencia una de las creencias rectoras que aprendemos en nuestros cursos de PNL, organizados por verdadera seducción, la de que «el mapa no es el territorio», la hija puede pensar que tiene razón y que su madre está siendo injusta con ella y la madre pensará que la hija está siendo desobediente, siempre y cuando no sean las dos profesoras de PNL.

Bien, otras energías que estás moviendo diciendo eso, la niña que puede pensar; y este espabilado, ¿quién es para decirme a mi lo que tengo que hacer? y la madre puede pensar; que tío más entrometido, además no le conozco de nada cómo se atreve a abordarme en el pasillo del gimnasio, enfrente de la recepción donde todo el mundo me conoce, haciéndome hacer el ridículo? Si le dices algo así, suerte tendrás si no te pega un guantazo. Estoy exagerando. Bien, son sólo suposiciones. Pero nos pueden servir para valorar las consecuencias de nuestras acciones y la consecuencia de usar el lenguaje de una manera u otra.

Cosas a analizar de mi colega. Bien, en primer lugar, en qué estado emocional estaba para enfocarse en eso específicamente, estaba teniendo en cuenta el principio de la diferencia de mapa, estaba respetando el mundo del otro. Bien estupendo. Seguro que en el fondo su intención era positiva, pero su comportamiento no ha funcionado.

Aquí viene el motivo por el cual no he vuelto a ponerle una oportunidad como esa en bandeja. Porque en ningún momento se interesó por aprender. Simplemente quiere salir, quiere llevarse una chica a la cama, pero para conseguir su objetivo no está dispuesto a aprender a hacerlo. Así que amigos, vuelvo a insistir, puedes mejorar tus resultados significativamente, pero para eso tienes que entrenar, no me cansaré de decirlo. No importa de donde empieces, lo importante es a dónde quieras llegar.

2 respuesta a “Lenguaje para la seducción con PNL – Artículo 3”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.