Distorsiones cognitivas: interpretación o lectura de pensamiento

© Marinw.

Bienvenidos a otro capítulo en el que hablamos sobre distorsiones cognitivas. En este caso sobre la interpretación o lectura de pensamiento. Como ya sabréis las distorsiones cognitivas son modos de pensar defectuosos que presenta nuestro cerebro o mejor dicho una forma de ver la realidad que no siempre se ajusta a lo que realmente ocurre. Es decir, cada distorsión hace que la persona piense de un modo equivocado en la mayoría de ocasiones. También se les llaman filtros. Imagina que todo lo ves a través de un filtro de color, como cuando llevas gafas de sol, las cosas que veas te parecerán reales pero no verás el color de verdad de cada cosa.

Cuando vamos con gafas de sol sabemos que los colores que vemos no son exactamente iguales a los «reales» de modo que si queremos apreciar los detalles lo que hacemos es quitarnos las gafas. Lo mismo hacemos cuando estamos en una tienda y queremos ver el color real de un objeto a la luz del sol, lo alejamos de las luces falsas de la tienda y lo acercamos a la calle. Pues las personas que sufren algún tipo de distorsión cognitiva o filtro lo que hacen es verlo siempre de forma filtrada sin ser conscientes de que para verlo como en realidad es tendrían que quitar el filtro.

Para poder llegar a ese punto es necesario saber reconocer que tenemos un problema. Lo habrás oído mil veces, que para solucionar un problema lo primero es reconocerlo. En este caso aceptar que tenemos un problema de este tipo pone en duda muchas de nuestras creencias, muchas de las cosas que nos han pasado, problemas que hayamos tenido con otras personas… de repente nos daremos cuenta de lo mal que hemos hecho muchas cosas y nos sentiremos muy, pero que muy mal por ello y además no podremos poner remedio rápidamente ya que para eso hace falta tiempo de aprendizaje. Así que lo primero que te recomiendo es que  aumentar la autoestima, pues vas a pasarlo mal, dudarás de todo y necesitarás sentirte más fuerte que nunca para tener valor para dar el cambio.

En la distorsión que hoy nos ocupa la interpretación o lectura de pensamiento encontramos a personas que siempre conocen los motivos por los que alguien dice o hace algo. Y suelen ser los motivos que a él le parecen, generalmente esta distorsión se mezcla con otras como el pensamiento catastrófico o un pesimismo exagerado. Lo habitual es que cualquier cosa que diga otra persona sea interpretada por la persona que sufre la distorsión.

El problema ya no es mal interpretar, es decir pensar que piensan o lo hacen por algo malo, sino simplemente interpretar. Normalmente no solemos tener suficiente información para poder encontrar un sentido a todo lo que ocurre o a todo lo que pasa, así que es un error bastante grave querer encontrar explicaciones de las razones que tiene alguien para decir o pensar algo.

Generalmente son personas mal pensadas que siempre creen que los demás hacen las cosas con finalidades negativas. Por ejemplo la típica que le dice a su amiga que ese chico solo quiere acostarse con ella, y ni siquiera conoce al chico. No es que el chico tenga necesariamente que traer buena intención con la amiga, pero sin duda antes de juzgar debería conocer a la persona de la que habla, a fondo, y observar el modo de comportarse con su amiga.

© r paperkat_paperkat

Es decir, la interpretación o lectura de pensamiento no siempre es errónea pero siempre es precipitada. Sin pruebas, sin estar en la cabeza de la otra persona no podemos juzgar ni decidir por ellos lo que piensan. Ocurre habitualmente entre las parejas en las que uno de los dos pregunta algo, el otro responde y se da por hecho que miente. Puede ser, claro está. Pero no tendría mucho sentido que tu pareja te diga una cosa cuando te quiere decir otra, ¿verdad? Por ejemplo: ¿estás bien? y el otro responde: sí, pero ella cree que la engaña, que no se lo dice para no preocuparla o peor, por que tiene algo que esconder.

Supongo que ya ves por donde voy. Ante una situación de este tipo tenemos que evitar juzgar, no opinar sobre los motivos o razones que pueda tener otra persona para hacer o decir lo que haga. Lo lógico es preguntar y creer lo que nos digan. Puede que no nos guste la respuesta pero sin duda es mucho mejor y más cercana a la realidad que la que decidimos nosotros.

Este tipo de forma de pensar la tienen aquellas personas que creen que los demás sólo quieren aprovecharse de ellos, que les quieren mal. Esto lo vimos en el pensamiento polarizado, ya dijimos que frecuentemente se mezclan varias distorsiones. La persona que cree que todos están para hacerle daño, interpretará cualquier cosa que diga esa persona como una reafirmación de ello. Si le dicen simplemente hola buenos días, ella entenderá que se lo ha dicho en un tono tal, o con una cara cual, o que su intención era que no les contestara para dejarla mal, o cualquier cosa que justifique su modo de pensar.

Esta distorsión nos lleva a creer que siempre tenemos razón, nos lleva a hacer afirmaciones tajantes sin tener ningún tipo de pista y nos lleva a equivocarnos habitualmente. A enfadarnos sin motivo y a pensar lo peor de los demás o de nosotros mismos.

No puede ser que estemos acostumbrados a que nos traten mal, que pensemos que siempre vienen a nosotros con mala intención, este tipo de personas teme a aquellos que les tratan bien ya que creen que detrás de su amabilidad o preocupación hay gato encerrado o intenciones escondidas que no se ven a primera vista. La persona con lectura de pensamiento sabrá en seguida las razones por las que la persona sospechosa hace lo que hace.

Seguro que conoces a alguien así, tal vez te hayas dado cuenta de que tú mismo eres el que actúa de esta manera. No te preocupes, lo principal es saber darte cuenta, yo te recomiendo que refuerces tu autoestima, solo con eso ya dejarás de pensar que los demás piensan mal de ti y cuando lo hagan aprenderás a que te de igual. Para reforzar tu autoestima te recomiendo nuestro audio curso Cómo aumentar la autoestima, con el que podrás iniciar el proceso de cambio de forma segura y reforzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.