Del miedo a la fobia

© HITDROAD

El miedo es una emoción normal, es básica para sobrevivir y te lo hemos contado en algunos artículos como este. Sentir miedo es entrar en un círculo vicioso del que es muy difícil salir. Del  miedo a la fobia se llega sin que apenas te des cuenta. Y entonces es cuando actúas de forma incontrolable, aunque no quieras o no te guste, no puedes evitarlo.

La fobia comporta evitar una situación, persona o cosa, de manera irracional si hace falta. Es decir, la persona que siente un rechazo total por algo o alguien y se empeña por encima de todas las cosas para evitarlo.

Una fobia muy habitual es la fobia social, personas que tienen un miedo irracional ante la sola idea de hablar con desconocidos o de enfrentarse a un grupo de gente o de acudir a determinados sitios. Si lo has vivido ya sabes de qué hablo. El miedo empieza mucho antes de que tenga lugar el encuentro con los demás. El miedo lo sientes tú solo y la fobia es lo que te lleva a evitar ese tipo de situaciones. Para personas que sufren de fobia social tenemos un curso específico que te puede ayudar mucho: Cómo superar la timidez y ser sociable.

Las fobias responden a nuestras emociones. El miedo es la expresión de la emoción, es la emoción propiamente dicha, pero muchas personas evitan el miedo, lo niegan, no lo escuchan o, por el contrario, le prestan demasiada atención. Cuando el miedo lleva demasiado tiempo presente y no lo hemos sabido gestionar, o después de un trauma, es cuando llegan las fobias. Sentir fobia a algo es terrible ya que te impide vivir la vida con libertad.

Siempre estarás condicionado para no encontrarte en la situación que tanto temes. Como hemos dicho las fobias pueden ser de muchos tipos. Algunas son debidas a traumas o a miedos reales y otras en cambio, son infundadas por creencias, educación o miedos heredados.

La fobia es algo que se puede controlar, de lo que se puede salir. Puedes conseguir tener una vida feliz con un nivel de ansiedad normal. Ya sabes que las fobias generan mucha ansiedad.

La solución para cada fobia concreta dependerá de los motivos que tengas para vivir con ella, de cuáles son los miedos a los que representa y de cómo te enfrentaste a ellos en su momento. Dependiendo de lo que te pase no podrás volver a enfrentarte a ese miedo. Aunque lo verás representado en muchos sitios.

Me explico, si te atracaron y ahora tienes miedo de andar por la calle sola hasta el punto de haber desarrollado una fobia a salir de noche, difícil será que te enfrentes de nuevo a unos atracadores por la noche. Pero siempre puedes enfrentarte a lo que te da miedo o lo que te produce fobia, más concretamente.

Si no puedes andar por la calle de noche, la solución pasa precisamente por conseguir eso. Volverás a ir por la calle sin miedo a que cualquier persona con la que te cruzas sea un atracador o alguien que quiere hacerte daño.

El miedo es un instinto natural que todos sentimos y como ya te he dicho nos ayuda a sobrevivir. Es totalmente normal sentir miedo, y más ante situaciones como las que comentábamos en los párrafos anteriores, puede que hayas pasado el peor momento de tu vida, que sintieras que no ibas a superarlo, que en esa te morías.

© NeoGaboX

El miedo lo puedes sentir en diferido durante mucho tiempo después. Es decir, puedes revivirlo y volver a sentir el mismo terror una noche, un día o un par de semanas más tarde. Eso es algo que ocurre debido a que hemos memorizado la emoción y la imaginación nos pone de nuevo en el contexto en el que ocurrió, por tanto volvemos a sentir la misma emoción. Es totalmente normal.

Lo que no es normal es estarlo recordando constantemente, buscar esa emoción para sentirla y reforzar o reafirmar nuestro miedo. No podemos usarlo cuando nos tenemos que enfrentar a una situación parecida ya que solo conseguiremos sentir miedo y acabar convirtiendo una situación cotidiana en una fobia.

Las fobias sociales pueden empezar así: tras un trauma. Pero también pueden iniciarse desde niños y ser fomentadas por los padres o por el contrario reprendidas y castigadas por lo que el niño tiende a darle mayor importancia.

Puede que siempre hayas sido una persona muy social y que en una mala época o por una mala persona tuvieras que vivir un episodio de acoso escolar o de acoso en el trabajo. Es típico. Personas que jamás han tenido problemas para relacionarse con otros y de repente les ocurre algo y ellos empiezan a generar esa fobia social con la que otros viven desde niños.

Aunque sientas fobia eres consciente de que tu miedo es exagerado, que no actúas de la forma que se considera normal, que organizas tu vida en torno a esa fobia para evitar tener que enfrentarte a lo que te la produce.

Si lo que quieres es evitar a determinadas personas o determinadas situaciones con gente harás lo posible por no tener que llegar mientras todos están de pie charlando, por ejemplo, llegarás tarde para no tener que pasar entre ellos. O evitarás llegar el último para no provocar las miradas de todos y cada uno de ellos sobre ti.

Depende de cuál sea tu fobia y de cómo evites la situación lo que la defina de forma personal o particular, pero en el fondo todas las fobias son lo mismo y todas pueden ser superadas si sabes cómo.

Reconocer el miedo es una de las cosas que tienes que hacer para superarlo, enfrentarte a él es la siguiente. Hasta que no seas consciente de tus miedos, de qué los provoca y te veas capaz de vencerlos o de enfrentarte exitosamente a las situaciones que los provocan no conseguirás salir del círculo vicioso que es el miedo.

Para la fobia social, como te he comentado antes, tenemos un curso específico, que te ayudará a ganar seguridad en ti mismo a la hora de relacionarte con las demás personas. Te proporcionará estrategias para vencer el miedo y habilidades sociales que te permitirán relacionarte con mucha más templanza y seguridad. Si la fobia social es tu problema COMPRA AHORA nuestro curso  Cómo superar la timidez y ser sociable.

Una respuesta a “Del miedo a la fobia”

  1. Y si por ejemplo ese miedo no fuera por cosas exteriores si no por interiores? Por ejemplo, si yo en una conversación quiero decir algo pero al momento de hablar se me olvida y trato de recordar pero no puedo, que esto pase cotidianamente y se llegue a pensar y sentir ese temor de no poder recordar las cosas en el momento; y si las llegas a recordar al momento de tratar de expresarlas no puedes, no te vienen las palabras para poder decirlo y se te vuelve a olvidar.
    Agradeceré muchísimo sus respuestas :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.