Consejos para triunfar en el trabajo
Verdadera Seduccion | 8 de enero de 2014 | Liderazgo |

Consejos para triunfar en el trabajo

Photo by Michael Brunk / nwlens.com

Hace unos días veíamos cómo te manipulan en el trabajo, sobretodo los compañeros. Ya dedicaremos un post más adelante sobre cómo manipulan los jefes para hacernos hacer cosas que no queremos o para convencernos o hacernos cambiar de idea.  Hoy os vamos a dar consejos para triunfar en el trabajo. Cosas a tener en cuenta si queréis que os vaya bien, sobretodo cuando entráis nuevos en una empresa.

Si ya lleváis un tiempo en el trabajo puedes empezar a cambiar de actitud. Puede que no resulte tan efectivo como si empiezas desde cero pero desde luego el cambio de actitud será positivo, aunque parezca que no, los jefes suelen tenerlos en cuenta.

En el fondo cuando uno quiere triunfar en el trabajo lo que quiere es que le vayan bien las cosas, asegurarse de tener trabajo de forma estable y a poder ser subir algún escalón en la posición de mando o mejorar las condiciones que tenemos actualmente. En general triunfar es sinónimo de sentirse satisfecho con lo que has conseguido. Así que te recomiendo nuestro vídeo curso “Cómo liderar, liderazgo carismático” con el que aprenderás a explotar tu propio carisma para ser el elegido entre tus compañeros, ya sea para subir de categoría o para ser el responsable entre ellos o la persona en quién más confía tu superior.

Vamos a destacar cuatro facetas distintas que deberás tener en cuenta si quieres triunfar en el trabajo.

La primera de ellas hace referencia a ti, a tu persona, tu imagen y tu actitud.

Para triunfar en el trabajo es imprescindible que tengas una imagen correcta y adecuada a la empresa y el puesto de trabajo, que seas una persona limpia y aseada y que tu actitud sea abierta a la colaboración y la comunicación. No gustan las personas chismosas pero es imprescindible que seas sincero y asertivo para no dejar que te manipulen o para no aceptar condiciones o trabajo que no te gustan o que no responden a tu preparación o puesto.

Tampoco te creas que tienes que ir de señorito por la vida pero sí saber qué es lo que tienes o no tienes que hacer y tener claro que puedes y sabes hacer oír tus opiniones.

La segunda faceta que vamos a tratar es la del entorno laboral, es decir tus compañeros y la propia empresa como entidad.

Tienes que tratar de tener buena relación con tus compañeros y fomentar el buen ambiente laboral. Participa de las conversaciones de los actos que realiza la empresa y de las salidas que proponen tus propios compañeros. Tener un buen ambiente laboral proporcionará alegría a tu jornada, ir a trabajar será un placer.

Además si te llevas bien con tus compañeros, eres generoso y buen compañero te ganarás su respeto y la consideración. Si tienes buena sintonía con personas de otros departamentos te puedes ganar con el tiempo un cambio de departamento si es lo que te interesa.

Huye de los cotilleos o de las zancadillas, trata de tener una relación cordial con todo el mundo pero no vayas explicando tus problemas al primero que pasa.

En cuanto a los jefes, la tercera faceta que vamos a analizar hoy, tienes que ser muy observador y estar preparado para maniobrar cuando haga falta.

Al principio no conoces a la persona que va a ser tu responsable, el primer día todo el mundo te recibirá con buena cara pero poco a poco irás viendo qué hace cada uno y cómo es en realidad. Puede que la primera impresión que te formaste no sea la más acertada. Así que esta faceta tienes que cuidarla especialmente pero dando tiempo al tiempo.

Observa cómo son las personas a las que tienes que reportar, es decir tus jefes o responsables de departamento. Tendrás que conocerles para saber qué les gusta y cómo esperan que actúes. No se trata de ser una marioneta del jefe sino de saber reconocer al jefe a quien le gusta que sus empleados tomen la iniciativa del que no lo soporta.

Photo by Michael Brunk / nwlens.com

Según sea tu jefe deberás actuar.  Trata de ajustar tu modo de actuar en el trabajo a lo que ellos necesitan o esperan, sé sincero con ellos sin llegar a entablar una relación de amistad o demasiada confianza. El respeto no lo debes perder nunca por muy sincero que seas. Busca siempre una comunicación óptima con tu superior, si puede ser directa. Colabora con sus iniciativas y peticiones y muéstrate abierto a escuchar consejos si es de lo que quiere controlarlo todo o abierto a improvisar si es de los que busca personas creativas.

Detecta qué clase de jefe tienes y actúa en función de cómo es el o ella.

Por último, pero no menos importante la faceta que hace referencia a tu competencia profesional.

Todo lo anterior de poco te va a servir si no eres una persona competente. A no ser que seas un manipulador y que vivas tapando la incompetencia que te acompaña, deberás ser una persona eficaz y competente para asegurarte de triunfar en el trabajo.

Para ello debes conocer tus puntos fuertes y tus puntos flacos. Qué se te da mejor y qué se te da peor. No se trata de evitar lo que se te da mal, pero tampoco de focalizar sobre ello para empeñarte en mejorarlo. Simplemente trata de destacar en lo que mejor sabes hacer. Lo más probable es que puedas aprovecharlo, lo que no se te da tan bien no lo debes olvidar pero no pierdas más tiempo del necesario.

Más vale quedar bien que esforzarse por no quedar mal y al final no conseguir nada.

Tienes que tener una actitud con el trabajo positiva y eficaz, estar abierto al trabajo en equipo y a comunicarte con tus compañeros, valorar a los demás forma parte de ser un buen profesional. Además tendrás que ser capaz de hacerte oír cuando tú tengas buenas ideas o algo que decir.

Sé participativo en las reuniones, escucha las ideas de los compañeros y si son mejores que las tuyas acéptalas y defiéndelas como si fueran propias, son del equipo. Lo mismo con las tuyas, si son elegidas acepta que el equipo se sienta responsable de ellas y puedan cambiar alguna cosa.

Esfuérzate por ser mejor y por destacar siempre de forma positiva pero discreta en todas las facetas comentadas. En el punto medio está la virtud así que no pases desapercibido pero tampoco te exhibas.

Si haces todo esto y además tienes algo de carisma el triunfo está asegurado. El carisma se puede trabajar por lo que te recomiendo nuestro vídeo curso “Cómo liderar, liderazgo carismático” con el que aprenderás a ser un buen líder.

Comenta





Hay 1 comentario


Contactar | Links | Mapa Web | Domenec BF

| Verdadera Seduccion

Diseñado por Blogalizate y adaptado por Internet y ventas

@ Copyright 2007 - 2012 (Domenec Benaiges Fuste)