Cómo hacer amigos (tips)

© Timoteo71

Hoy queremos darte algunos consejos, o tips, sobre cómo hacer amigos. Para algunos es realmente difícil ya que tienen una personalidad cerrada, si eres de los tímidos vamos a darte consejos para que sques lo mejor de ti mismo y puedas conocer gente nueva que algún día se conviertan en amigos.

Para empezar deberías tener clara la diferencia entre la gente que conoces, con la que puedes quedar alguna vez, salir o tomar unas copas, los amigos y los amigos de verdad. Podríamos decir que se trata de una escala, donde los conocidos o gente que conoces, sería el primer escalón. Algunos de ellos pasarán a ser amigos y de esos, pocos llegarán a ser amigos de verdad. Así que no te agobies si consideras que tienes pocos amigos de verdad. La mayoría de personas se rodea de conocidos y amigos, los amigos de verdad se pueden contar con los dedos de una mano.

Si tu problema para conocer gente es que no logras acceder al primer escalón, el de los conocidos, por culpa de tu timidez, déjame recomendarte nuestro curso de sociabilidad Cómo superar la timidez y ser sociable con el que aprenderás paso a paso a dejar la timidez de lado y a crear una personalidad mucho más todoterreno.

Seguridad en ti mismo

Lo primero en lo que tienes que trabajar, ya sea con nuestro curso o de manera individual es la seguridad en ti mismo. Es un paso casi imprescindible para poder acercarte a los demás. Los límite te los pones tú, pero cuando te sientes inseguro lo que haces es levantar un muro entre ti y los demás, que no permites que nadie franquee. No es que los demás no tengan interés en ti, eres tu el que no deja que se acerquen.

Por ello es básico e imprescindible dejar las inseguridades en casa. Piensa cómo cambia la gente cuando bebe alcohol, no te estoy pidiendo que bebas, pero el cambio es precisamente ese: que dejan la inhibición de lado. Se sienten más libres porque no se condicionan, en ese estado todo está permitido. Algo parecido tienes que conseguir tú. Llegar a un estado en el que te de igual hacer el ridículo.

Si consigues reírte de ti mismo, despreocuparte y dejar los agobios y las inseguridades en casa estarás mucho más abierto a que otras personas se acerquen a ti. Piensa que los demás lo notan, tu incomodidad, aunque sea contigo mismo es patente y a los demás les cuesta saber cómo acercarse o tratar a alguien tan inseguro. El miedo a hacer daño o a molestar está ahí.

Además las personas inseguras pueden culpar en muchas ocasiones a los demás de sus propios miedos e inseguridades así que cuando vemos a alguien inseguro podemos pensar que tarde o temprano su problema nos va a estallar en la cara y preferimos mantenernos al margen antes de que alguien se enfade con nosotros por algo que no podemos controlar.

Así pues, el primer paso, seguro que ya lo sospechabas es trabajar la seguridad en ti mismo, aunque sea de forma temporal y a modo de prueba intenta salir una vez a «hacer locuras» a actuar como si nada te importara, a ver qué pasa. Si consigues que realmente nada te importe verás como lo pasas mucho mejor de lo que esperabas y como nada es tan serio ni tan grave como te imaginabas. Lo que tienes que conseguir es no pensar que todo va a ir mal, piensa que va a ir bien y que si sale mal no será ni mucho menos tan desagradable como crees.

© Amy the Nurse

Sé tú mismo

Lo hemos defendido ya en varios artículos. Cada persona es como es, y una cosa es que quieras dejar de ser una persona tímida y otra que no puedas ser tú mismo. No hace falta que cambies de opinión para agradar a los demás o que cambies tu forma de vestir o de hablar. Cada uno es como es y tú puedes ser tan genial como cualquier otro. Hay personas que tienen defectos que hacen reír a los demás, los que son más felices son los que sacan punta a esos defectos y se ríen los primeros. No siempre podemos solucionar todo lo que somos o tenemos, imagínate que alguien por un problema fisiológico no puede pronunciar la «s». Puede morirse de vergüenza o ser el primero que juega con eso.

No se trata de provocar que los demás se rían de nosotros pero si demostramos que no nos importa a los demás tampoco les importará. A muchos, por ejemplo, les podría dar corte preguntar a esa persona qué ha dicho si no la han entendido bien, para no ofenderle, pero si es alguien que se ríe, con gracia, de sí mismo, no tendrán problemas en pedirle que lo repita. Como ves es un modo de acercarse a los demás.

Tuve una amiga en una silla de ruedas que realmente era la persona más simpática que te puedes imaginar. Con su gracia conseguía que los chicos más altos se agacharan para hablar con ella, por ejemplo y siempre conseguía el teléfono de todos ellos. Realmente era una de las que más ligaba del grupo. Para ella obviamente era un handicap no poder andar, pero dadas las circunstancias, que no podía cambiarlas, le echaba morro y humor al asunto y se los llevaba a todos de calle.

Para hacer amigos o conocer a gente tienes que conseguir relajarte. La mayoría de personas somos egoístas y no queremos más problemas de los necesarios. Todos, en mayor o menor medida, tenemos problemas, así que si puedes evitar tener nuevos problemas los evitas, y la gente con inseguridades, traumas, complejos y demás… pues suele ser problemática… Nos guste o no, a menudo no te apetece hacerte amigo de alguien que sabes que te va a ofrecer una amistad complicada.

Así que lo mejor es conseguir ser alegre, desenfadado, sin complejos y abierto a nuevas experiencias. ¿Que no salen bien? Pues intentas otra cosa. Pero lo importante es relajarse.

Para poder hacerlo y sentirte algo más seguro con tu personalidad te recomiendo nuestro curso de sociabilidad Cómo superar la timidez y ser sociable, con el que practicarás con ejercicios especializados en vencer la timidez y verás como poco a poco vas conquistando nuevas metas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.