Cómo aprender a interpretar el lenguaje corporal

© mimirla…

Aprender a interpretar el lenguaje corporal es algo que está al alcance de todos. Nos bastará con saber qué significa cada uno de los gestos que podemos ver. Pero no sólo eso, sino que necesitaremos un poco de práctica y mucho de observación.

Para aprender a interpretar el lenguaje corporal no basta, pues, con que alguien nos diga qué significa cada gesto o cada movimiento sino que necesitamos, necesitaremos interpretarlo, y posteriormente ver que no estamos equivocados.

Lo mejor es aprender a observar. A todas horas y en todas partes. Es muy bueno observar y anotar. Llevar una libreta sobre las cosas que observamos y lo que creemos que pueden significar. Luego comprobamos que realmente tengamos razón, por ejemplo con nuestro curso Todo sobre el lenguaje corporal y cómo utilizarlo en el que te contamos en qué consiste el lenguaje corporal, cómo interpretarlo y cómo controlar tu propio lenguaje corporal.

Bien, si estás dispuesto a saberlo todo y a poder analizar a las personas sólo con un golpe de vista y un poco de observación deberás tener ganas, como hemos dicho, de analizar y analizar y analizar durante horas a tantas personas como puedas. Anotar lo que observas y analizar lo observado tratando de llegar a conclusiones. Es decir, un solo gesto no puede ser conclusivo, pero una suma de ellos sí.

Para poder analizar tranquilamente a las personas no tienes que ser desagradable ni ponerte frente a alguien hasta hacerle sentir incómodo ya que puedes hacerlo tranquilamente desde tu casa viendo la televisión. Seguro que en tu país hay programas del estilo Gran Hermano (Big Brother) u otro tipo de reallity donde puedes observar a gente «normal» relacionándose entre ellos.

Otro modo genial de hacerlo es con programas de entrevistas en las que los colaboradores preguntan al entrevistado que a veces se ve entre la espada y la pared. Lo que tienes que hacer es analizar los gestos, las miradas, la respiración… todo lo que puedas tanto del entrevistado como de las personas que le entrevistan. Si lo puedes hacer con entrevistas antiguas en las que sabes que la persona preguntada mentía mejor que mejor. Así podrás observar cómo se comportaba esa persona diciendo cosas que sabía que no eran verdad.

Cuando tienes un poco de práctica te das cuenta que al mentir quién más quién menos tiene algún tic. Incluso los políticos, que están acostumbrados a decir lo que tienen que decir independientemente de si contestan la verdad o incluso si contestan las preguntas de los periodistas o les dicen lo que quieren ignorando lo que les han preguntado. Con un poco de práctica y mucha observación, comparando resultados verás que determinado político abre mucho los ojos cuando dice una mentira que incluso para él, acostumbrado a mentir, es demasiado gorda.

Otra buena manera de aprender a interpretar el lenguaje corporal es quedándose un poco apartado de las conversaciones y de los círculos donde la gente habla. Estar allí pero más como observador que como participante. Mira a quien habla pero mira también a los demás. Eso es algo que no solemos hacer ya que cuando alguien habla todos miramos hacia esa persona pero si nos fijamos en los que escuchan veremos reacciones de muchos tipos. Hay quien está de acuerdo con lo que dice y asiente pero hay personas que no están de acuerdo y no dicen nada, aunque se les note en su lenguaje corporal.

Aprende a observar a hombres y mujeres relacionarse entre ellos, ver cómo se acercan, quién sonríen primero, quién toca a quién. El tono de voz que usan para hablar, la proximidad que pueden tener. Todo es necesario para la correcta interpretación del lenguaje corporal.

La mirada es algo muy importante. Cómo miran los demás a las otras personas. Cómo se comportan cuando les miran. A dónde miran cuando nadie les mira y dónde llevan los ojos cuando piensan una respuesta. Habitualmente miramos hacia un lado u otro en función de si recordamos o inventamos, y aunque la mayoría siguen los mismos patrones, no todos lo hacemos igual así que tienes que aprender a distinguir el lenguaje corporal de cada uno.

© Chema Concellon

Cuando tengas más práctica puedes poner alguna trampa a alguien, sin ánimo de molestar, más que nada para poder seguir aprendiendo. Imagina que sabes algo de alguien pero crees que esta persona te va a mentir. Puedes ir a preguntar por la verdad y observar sus reacciones o puedes dejar que diga lo que quiera y ver cómo te lo cuenta. Así aprenderás qué hace esa persona en concreto cuando miente.

Por supuesto que puedes llevar el experimento hasta el final y decirle que sabes la verdad y comprobar sus reacciones. Si conoces el lenguaje corporal podrás ver si sigue mintiendo, aunque reconozca la verdad, o ya te lo está contando todo. Para que me entiendas un ejemplo: tienes dos amigas que quedaron ayer sin contar contigo. Lo sabes porque las viste. Puedes ir a una de ellas y preguntar qué hizo ayer. Si te miente y te dice que estuvo en casa, analiza su lenguaje corporal. Más adelante podrás decirle que alguien te dijo que las había visto y ver cómo responde esa persona. Puede que te diga que sí, que se vieron ayer, pero que lo hicieron de casualidad, se encontraron por la calle. Y te estará mintiendo, lo notarás en su lenguaje corporal. Quedaron a tus espaldas. Puede que te diga lo mismo y que veas en su lenguaje corporal que así fue, de modo que verás si cuando se supone que dicen la verdad la dicen del todo o no.

El lenguaje corporal implica muchas facetas que no todos tenemos en cuenta. La mayoría de la gente se queda en las más vistosas, como por ejemplo la actitud, el temblor de la voz, la incapacidad de mirar directamente a los ojos a alguien… Pero hay mucho más: cómo miramos, hacia dónde miramos, qué tono de voz usamos, qué hacemos con las manos, cómo están puestos nuestros pies, qué tocamos cuando hablamos, la transpiración de nuestro cuerpo, la forma de respirar, la forma de moverse…

Todo en una persona es susceptible de ser analizado mediante el lenguaje corporal. Para aprender no te queda otra que practicar. El sistema que suele funcionar es el prueba-error. Probamos y comprobamos. Cuánto más sepas de entrada más fáciles serán tus deducciones y más podrás progresar. Para ello te recomiendo nuestro curso Todo sobre el lenguaje corporal y cómo utilizarlo en el que te contaremos todo lo que hay que saber para que tú solo tengas que observar y poner en práctica lo aprendido.

Una respuesta a «Cómo aprender a interpretar el lenguaje corporal»

  1. Hace 3 meses que en mi trabajo conocí a un hombre 14 años mayor que yo lo designaron jefe de personal y todos los días va a mi oficina por temas de trabajo. Casi nunca hablamos, pero cada vez que va a mi oficina se para adelante mio y me mira. Y me sonríe seguido. O sino pasa y me mira. A veces lo noto nervioso se mueve para todos lados adelante mio. También lo he encontrado mirándome desde otras oficinas, o desde algún costado de mi escritorio. Tuve muchos momentos raros con el, por ejemplo: un día se paro a mi lado, me hizo una preg de trabajo y cuando levanto la vista para contestarle, me mira la boca y estuvimos muy cerca de besarnos. Yo no quise hacerlo. Otro día me roza la cola, cadera y piernas por mi cabeza, yo estaba sentada, el paso por un pasillo y lo hizo. Había lugar para pasar por ahi. Otra vez había un hombre afuera de la oficina, lo voy a saludar porque lo conozco y el estando adentro, sale con su teléfono y se pone a hablar al lado mio. Yo entro, el entra atrás mio. Yo dudé de que verdaderamente hablara por celular. Hace una semana atrás se hizo el brindis en mi trabajo, y el hablando con una compañera de trabajo le dice hoy brindo con vos y también con ella, chan indirecta para mi. Luego en el brindis me pongo a hablar por celular en un pasillo, el estaba al final del mismo hablando con una mujer, y no me sacaba los ojos de encima. Yo lo ignoré. también en varias oportunidades me mira de arriba hacia abajo, luego me mira a los ojos, y me sonríe. Pero tengo una duda, que me parece que es cierta, lo encontré por una red social y tiene 2 fotos un de perfil y otra de portada, ambas son 1 nena y 1 nene, muy parecidos a el. Además el me contó que es el presidente de la cooperadora del jardín de infantes de su pueblo. Ahi me cierra todo. Deben ser sus hijos. Pero hay otra duda que me da vuelta, tenemos una amiga en común, que siempre me termina hablando de el, pero nunca me dijo que tenía una familia. Mira que siempre termina hablando de el, y preguntando por el. Este finde tenemos una fiesta de trabajo, se que el esta de vacaciones, creo que no va a ir. Pero si va que hago lo miro o lo ignoro? Necesito ayuda, opiniones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.