Asumir el alcoholismo

beber

El alcoholismo y la sociedad

El consumo del alcohol es utilizado como un factor de integración social. El alcohol, consumido con moderación y en los contextos permitidos, reduce la tensión, desinhibe y provoca sensaciones de bienestar. Los bebedores disfrutan de las bebidas por esos efectos placenteros y aprecian diferentes calidades de bebidas. Estos son los que comúnmente se conocen como “bebedores sociales”.

Pero desafortunadamente, proporciones cada vez mas grandes de individuos en la población presentan problemas en su salud y en sus relaciones interpersonales a causa del consumo inmoderado de alcohol. Y debemos reconocer que nuestra sociedad se ve arrasada por este problema, que se manifiesta en personas cada vez más jóvenes.

Hace algunos años las personas con problemas de alcoholismo eran muy difíciles de reconocer porque generalmente escondían su problema en la intimidad de su hogar. Se trataba en general de personas mayores que pretendían encontrar en la bebida un refugio a sus problemas. En cambio en los tiempos actuales, basta observar la salida de discotecas para encontrar a muchos jóvenes que, sin darse cuenta, comienzan a transitar un lento camino hacia una adicción que en el futuro les será difícil de abandonar. Y lo peor es que no reconocen su alcoholismo.

Asumir el alcoholismo

No es fácil que el alcohólico reconozca que necesita ayuda por un problema de alcohol. La gran mayoría de los alcohólicos no son concientes de su enfermedad, y llegan incluso a tener vergüenza de su problema si en algún momento se dan cuenta que padecen de alcoholismo. Sin embargo, hay que tener presente que cuanto antes se obtenga ayuda, mejores y mayores son las probabilidades de que se recupere exitosamente.

El alcoholico está enfermo

La mayor dificultad del público en general para asumir al alcohólico como enfermo tiene que ver por un lado, con la tendencia a considerar como enfermedad a las dolencias corporales, minusvalías físicas, etc. y el alcohólico no presenta este tipo de síntomas hasta muy avanzada la enfermedad. Por otro lado, hemos de tener en cuenta que vivimos en una cultura del alcohol. Solo basta encender el televisor para ver como la publicidad nos muestra que consumiendo la «bebida x» seremos más exitosos y felices.

Al enfermo, es común que le resulte incomodo discutir sus hábitos de consumo de bebidas alcohólicos con su doctor/a o con su cónyuge, familiar o cualquier otra persona. Puede que esta sensación se origine en las creencias erróneas acerca del alcoholismo y las personas alcohólicas. Puede pensar que el buscar ayuda significa el admitir algún tipo de defecto vergonzoso. Si esto fuera así, también debería avergonzar un simple resfriado.

Algo que se debe considerar muy importante es que, cuando el alcohólico se decide a cambiar la conducta de bebida, no consiste únicamente en dejar de beber, si no que el cambio deberá integrar otros aspectos de relevancia para el progreso en el cambio: se debe mejorar en las relaciones familiares, personales, sociales, laborales, etc., pues si por insatisfacción con estos aspectos, se intentaban resolver con el consumo de alcohol, es evidente que deben reaprender a desenvolverse en estos ámbitos con el fin de que no sean los que vuelvan a despertar los deseos de bebida, por lo que deben tomar conciencia de un cambio global que será lo que les permita mantener la abstinencia.

Al enfermo alcohólico, cuando reconozca su adicción, le debe quedar muy claro que el problema del alcoholismo, tiene solución. Podrá ser un trabajo lento y pesado, pues cambiar una forma de vida mantenida durante tantos años, podrá resultar dificultoso. Ahora bien, se deberá en todos los casos, proceder a valorar y comparar las ventajas y desventajas que se obtienen con la abstinencia, así como las ventajas y desventajas que se alcanzan con el continuado consumo de alcohol.

Autoayuda para el alcohólico

En su etapa de recuperación, es conveniente que concurra a grupos de autoayuda como Alcohólicos Anónimos, como así también que cuente con el apoyo de familiares y personas de su ámbito laborar.

La decisión última y el compromiso para el cambio es de la persona con problemas de bebida, quien a la vez, deberá tomar conciencia de su alcoholismo para perpetuar su abstinencia y todo lo que conlleva la misma.

7 respuestas a «Asumir el alcoholismo»

  1. Yo me acuerdo como de adolescente para superar mis penas me cogía cogorzas impresionantes los fines de semana, dónde, al día siguiente no me acordaba absolutamente de nada.

    Ahora hace ya 2 años que no bebo, solo MUY puntualmente:)

  2. Supongo que la mayoría de nosotros bebió durante su adolescencia. En lo personal, aun hoy me gusta de vez en cuando beber, pero ya no lo hago con la frecuencia de antes, aunque no puedo decir lo mismo de la cantidad ;)

  3. Buenas Vic

    Muchas gracias por la información. Acabo de ver que el escritor Vodoo ha copiado el artículo tal cual de esta web y alguna que otra.

    No es la primera vez que se le acusa de plagio. Ahora mismo lo despediré.

    Muchísimas gracias por el aviso. Manteneos alerta por si otro escritor hace lo mismo.

  4. Estimado Jack: Desconozco que sistema tienes para tus escritores en cuanto a si cobran por sus articulos o si simplementen colaboran. La cuestión y a lo que yo me he remitido tanto en este como en anteriores posts es que cuando se toma información de una web escrita por otra persona (un catedrático, un psicologo o simplemente alguien de a pie que ha escrito algo) debe siempre hacerse mención a que hay una fuente de donde se ha sacado la información. Ya no es solo una cuestión de cortesía sino que tambien es una cuestión de legalidad ya que en algunas ocasiones los posts pueden tener derechos de autor.

    Con todo ello finalizo comentando que me intención no era "demostrar o denunciar un plagio" sino que no se os olvidara a los redactores incluir la mención "Fuente: tal o tal" al final de vuestros posts.

    Un saludo.

    Vic.

  5. El ambiente te moldea demasiado para tomar o no tomar, y de que poco a poco este valla tomando control de tu vida. En la ciudad en la que estoy viviendo (Tunja, Colombia) este ha sido un problema muy visible en jóvenes y adolescentes, creo que un poco bajo la excusa de "no hay mas que hacer". A mi parecer es ignorar saber tomar, o mejor aun, no saber disfrutar de la compañía y del salir con amigos a compartir un trago; no hay que negar que en nuestra sociedad el alcohol es muy fuerte para establecer vínculos sociales… al menos lo que yo veo en mi ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.