Acepta tu pensamiento para superar la fobia social

© Moyan_Brenn

Llegamos al último artículo sobre la fobia social. Si nos has estado siguiendo estos días ya sabrás que hemos hablado de qué es exactamente la fobia social, de los tipos de fobia social que puedes padecer, de sus causas y de sus soluciones. Ayer hablamos de la primera de las soluciones que está comprobado que funcionan y que recomendamos: cambiar los pensamientos negativos por otros positivos y hoy damos por finalizada esta serie con este artículo sobre cómo aceptar tus pensamientos negativos y con ello superar la fobia social.

Ya dijimos ayer que este método es válido mientras intentas cambiar tus pensamientos, no lo intentes con todos a la vez o vas a fracasar, trabaja uno por uno y poco a poco hasta que hayas eliminado los pensamientos negativos, mientras, acepta los que no puedes cambiar. Cuando termines tu proceso es posible que sigas teniendo pensamientos negativos que no puedes cambiar de ninguna manera, y es donde entra en juego la aceptación. Quizás en este momento de tu vida no es posible realizar el cambio, así que acéptalo y verás como mejora la situación. Una vez está aceptado, y librados de la fobia social será más fácil poder volver de nuevo a estos pensamientos negativos para eliminarlos definitivamente.
Lo que sin duda es necesario es que cambies tu forma de actuar con los demás, si tienes herramientas para ser más sociable te será más fácil integrarte en un grupo, sentirte cómodo en tus relaciones con otras personas y por tanto mucho más fácil cambiar tus pensamientos. Si ya sabes cómo actuar y tienes métodos para hacerlo bien, tendrás una seguridad con la que será más fácil cambiar tus pensamientos. Recuerda que la fobia social se inicia en el pensamiento y es este el que controla tu actitud. Si te esfuerzas en cambiar tu actitud pronto verás cómo puedes mejorar tus pensamientos. Para aprender a relacionarte con los demás te recomiendo nuestro curso de sociabilidad Curso superar la timidez y ser sociable

Vamos a ver cómo aceptar tus pensamientos para acabar cambiando tu forma de comportarte.
Vimos en el artículo anterior que la conducta es el resultado de un pensamiento. Lo normal es que haya una causa y una consecuencia. Pero no siempre tiene que ser así. Si la causa no es tenida en cuenta, la consecuencia puede no ser la misma. Es como si lloviera, si llueve te mojas, ¿cierto? Pero si sacas un paraguas, sigue lloviendo pero no te mojas.

La aceptación de pensamiento es ese paraguas que abres, es entender que esto es así aunque no compartas las razones.
Otro ejemplo: imagina que te gusta una moto o un coche clásico, quieres comprarlo y hay pocos en el mercado. Te dan el precio pero es desorbitado. Sabes que el precio justo no es el que te están pidiendo. Pero quieres el coche y como puedes permitírtelo lo compras aún y sabiendo que en cierto modo te está estafado.

Los pensamientos que aceptas son un poco así, los tienes, sabes que no deberían estar ahí, pero no puedes evitarlos, así que decides hacer lo que tengas que hacer a pesar de que tus pensamientos te dicen lo contrario. Compras el coche a pesar de saber que es caro y no vale lo que te cobran porque te apetece tenerlo.

© mathieuhervouet

Es como cuando tu madre te castigaba de pequeño y no estabas de acuerdo con lo que te pedía, y más cuando era culpa de tu hermano, pero sabías que si protestabas tenías las de perder, aceptar la orden de tu madre era lo mejor que podía hacer, aun y sabiendo que no merecías el castigo. Es una forma inteligente de superar las cosas, cuando no puedas vencerlas acéptalas e intenta salir de esa situación lo antes posible y lo más ileso que puedas.

Puedes estar en desacuerdo, enfadado, triste o lo que quieras, pero comportarte como se espera que lo hagas precisamente porque es lo más inteligente para ti.
Se trata de separar lo que piensas de lo que haces. En esos casos nadie puede quitarte lo que piensas, aunque hagas lo que ellos quieren tu pensamiento es libre. Pues con la fobia social y los pensamientos negativos es justo lo contrario.

Tu pensamiento no es libre, no tienes razón cuando piensas de determinada manera, pero puedes actuar independientemente de tus pensamientos, porque ya hemos visto que los puedes disociar de tus acciones.
Acepta tus pensamientos negativos y no intentes luchar contra ellos. Lucha por actuar de una manera distinta a la que te imponen estos pensamientos.

Tenemos pensamientos conscientes y pensamientos inconscientes. Puedes probarlo tú mismo intentando dejar la mente en blanco y no pensar en nada, aunque no quieras hay pensamientos que acuden a tu cabeza. Igual que cuando, por ejemplo, quieres que alguien te caiga bien y necesitas verle de forma positiva pero no hay manera, no te cae bien y no puedes hacer nada para evitarlo. Con esa persona puedes actuar de la misma forma que lo harías si te cayera bien, ignorando lo que sientes, ya que cómo le trates es más importante que tus sentimientos: te pasará esto con compañeros de trabajo, con tus superiores o con la familia de tu pareja. No les tragas pero lo mejor es actuar como si no fuera así. Pasas de tus pensamientos negativos para centrarte en tu comportamiento.

La fobia social la puedes vencer aceptando que tienes pensamientos catastrofistas que desencadenan ansiedad en ti y que en realidad no son ciertos, puedes pasar de ellos y actuar como te pide cada situación que hagas.

Esto es bastante difícil de conseguir ya que la ansiedad se dispara con los pensamientos, pero al final se resume en darte cuenta de lo que piensas y decirte a ti mismo que eso no es verdad, que piensas así porque no puedes evitarlo pero que tu comportamiento tiene que ser otro.

Del mismo modo que hicimos con la eliminación de pensamientos negativos vas a detectar qué pensamientos tienes y vas a enfrentarte a ellos. Verás que son infundados y aunque no puedas cambiarlos acepta que están ahí y entiende que son creencias erróneas, tú mismo te has demostrado que son falsas o están equivocadas.

Dejar de padecer fobia social es posible si unes el cambio de pensamientos, la aceptación de los pensamientos que no puedes cambiar y nuevas habilidades que te proporcionarán un cambio de actitud.

Por mucho que cambies tu pensamiento, si no sabes actuar con los demás nunca vas a poder cambiar del todo tus pensamientos ya que tu inseguridad y tu falta de práctica lo harán mucho más complicado. Te recomiendo nuestro curso Curso superar la timidez y ser sociable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.