Ser un ejemplo a seguir

Ser un ejemplo a seguir

Una práctica ancestral de persuasión y que seguro algún familiar muy cercano te la ha comentado o quizás te has dado cuenta por ti mismo en la televisión o en lo diarios, es ser un ejemplo a seguir. A pesar de que todo el mundo lo diga y lo tenga en cuenta para hacer sus quehaceres muy pocas son las personas que logran cumplir tal objetivo.

Ser un ejemplo a seguir no es más que hacer las cosas pero sin mencionar nada, así logras que las personas copien de manera inconsciente lo que tú haces o mejor aún que te sigan y sean fieles admiradores tuyos.

Pero esto no es nada fácil, lo que evita que hagamos este tipo de cosas es nuestro orgullo, a veces somos incapaces de mantener en silencio ese éxito que tenemos o de resaltar ante alguien que nos está yendo muy bien en una determinada situación, pues te diré algo: no siempre hay que decir las cosas para que los demás se den cuenta del cambio que estás teniendo o del éxito que puedes estar disfrutando en este momento.

Ya sólo con tu fisonomía y el lenguaje corporal que denota tales emociones es más que suficiente para que alguien se fije en tu cambio, así como también podrías mostrar lo contrario, que todo te está saliendo mal.

Ser un ejemplo a seguir como las personas más reconocidas a nivel mundial por haber practicado esta técnica han sido, por ejemplo; algunos religiosos, pero eso no indica tu capacidad para controlar esta estrategia ni tampoco que esté fuera de tu alcance; lo reconozco, somos humanos y tendemos a equivocarnos con frecuencia, pero nada indica que intentar aplicar la técnica de predicar con el ejemplo sea cosa del otro mundo, para lograr esto con éxito sólo necesitas lograr algo: saber controlarte a ti mismo.

Es la primera regla de ser un ejemplo a seguir y así empezarás a emitir esas energías de que sabes controlarte a ti mismo, ¿Por qué? Porque tu lenguaje corporal se lo muestras a los demás, el lenguaje corporal es el encargado de expresar de forma externa todo lo que está pasando por tu mundo interior.

Si estás bien tu cuerpo lo reflejará, si estás mal los demás lo notarán. Así que te he dado la principal idea para que empieces a predicar con el ejemplo: aprender a controlarte a ti mismo primero, con eso ya tendrás mucho ganado y el resto de personas te seguirán sólo por el simple hecho de haber logrado lo que muchas otras personas consideran imposible. También te darás cuenta de que muy poca es la gente que se encarga de practicar esto, así que serás siempre un pionero en aplicar la estrategia.

Ser un ejemplo a seguir es una forma extraordinaria de influenciar sobre las demás personas, no sólo porque se sentirán apoyadas por alguien que se sabe dominar sino porque has logrado hacer lo que a muchos le cuesta por más que lo intentan. Atrévete a dominarte y verás cómo serás una gran arma de persuasión y liderazgo.

Si quieres ser un ejemplo a seguir y un líder imparable COMPRA AHORA nuestro videocurso de 5 horas en alta definición: Como liderar – Liderazgo carismático

(Recuerda que puedes comprar el producto desde cualquier parte del mundo dado que es descargable, aceptamos paypal (tarjeta), transferencia bancaria, Western Union y Contrareembolso (Solo España este último)

4 respuestas a «Ser un ejemplo a seguir»

  1. holaaa !!

    la verdad soy nuevo leyendo tus articulos-…

    pero me ehh interesado mucho en ellos

    me parecen de exelente calidad y muy interesantes

    estare mas seguido por aqui aprendiendoo mas.

    felicidades y bendiciones.

    1. Exelente articulo luis gracias sabes estaria padre que en un articulo nos dieras algunos tips para saber controlar el lenguaje corporal yo en lo particular e tratado de hacerlo pero aveces se me va de control saludos

Responder a Theodorán Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.