Revisando cómo ha ido el año

© williamcho

Hace ya un año que escribía este artículo sobre los propósitos que todos nos hacemos cuando termina y empieza un año. Léelo de nuevo, puede resultarte inspirador en este nuevo fin de año. Hoy queremos analizar si has seguido los pasos que te recomendábamos en aquel artículo, si has sido capaz de marcarte algún objetivo y lo has conseguido. De todos modos siempre estás a tiempo de empezar de nuevo, de volver a intentarlo. No hace falta que esperes a que empiece un año nuevo, puedes iniciar cualquier día este camino al éxito.

Es bueno tomar un tiempo de vez en cuando para revisar lo que hemos hecho. En un principio da igual si teníamos o no propósitos. Lo importante es aprender a revisar. Tener un propósito hace más fácil todo. Por una parte puedes marcarte un objetivo y un camino para llegar a él y por otra parte a la hora de revisar sabrás qué es lo que tienes que mirar. Es decir, si has seguido el camino marcado y cómo no, si has conseguido el propósito.

Cumplir objetivos, revisar propósitos y crear de nuevos es importante para nuestra felicidad. El ser humano tiene como fin último sobrevivir y asegurar la supervivencia de la especie. Es decir, cuidarse y cuidar de los suyos. Pero cuando esto está resuelto, cuando nuestra supervivencia está más o menos garantizada y sabemos que no nos faltará comida ni nada de lo que podamos proveernos, es cuando empieza la búsqueda de la felicidad. Por ello los objetivos son importantes para saber qué queremos y cómo vamos a conseguirlo. La felicidad es distinta para cada uno, pero hay unos puntos en los que coincide todo el mundo. Te recomiendo nuestro curso Cómo ser feliz y disfrutar de la vida en el que aprenderás y podrás compartir esta visión de la felicidad.

Un año termina y es bueno revisarlo.

Si tenías objetivos hoy es el día para hacer una buena reflexión sobre ellos. Qué querías conseguir, qué has hecho en realidad. Cómo ha sido el camino que has tomado. Hoy quiero hacer un artículo práctico, que tenga poca teoría. Así que os propongo una serie de puntos para poder pensar en cómo ha ido vuestro año.

Sobre los objetivos

¿Tenías objetivos que cumplir?, si el año pasado iniciaste tus objetivos ahora es un buen momento para que los revises. ¿Los tenías?

¿Tus objetivos eran claros? Querías «ahorrar dinero» o tu objetivo era más específico: «quiero ahorrar 1000€».

© rakkasan69

¿Te ha ido mejor si el objetivo era más específico?

¿Has sido realista con tus objetivos? Si tu objetivo era estudiar y terminar la carrera, lo has conseguido? ¿Has visto por el camino que era un objetivo demasiado ambicioso?

Revisa a fondo los objetivos que tenías y piensa cómo van a ser tus objetivos de año nuevo. Mañana hablaremos sobre ello.

Sobre el itinerario a seguir

Si tenías definidos tus objetivos, has sido capaz de seguir el camino indicado para conseguirlos? Si te has desviado del camino analiza qué es lo que ha pasado. Si te ha ido mejor o peor de lo que esperabas.

Si no te has desviado del camino a seguir, era el correcto? Has podido seguir el camino marcado de la forma correcta.

Este es el momento de analizar si el modo que te habías propuesto de conseguir tus objetivos funciona o no.

De nuevo, revisa si son viables o no. Si son realistas y bien específicos. Siempre puedes dividir el objetivo en otros más fáciles de conseguir para ir cumpliendo etapas y que el camino para llegar sea más claro.

Sobre lo que quieres en realidad

Conseguir objetivos puede hacerte dar cuenta de que eso no es lo que querías. Puede que el tiempo que ha pasado desde que los enunciaste te haya enseñado cosas o creado otras necesidades. Renunciar a un objetivo también forma parte de madurar.

Planificar tus objetivos es algo que veremos a fondo mañana pero no está de más que empieces a pensar qué es lo que planificarás para el año próximo.

Evaluar nuestra evaluación

Durante el año has tenido que tener momentos de revisar tus objetivos y cómo ibas con ellos. Este es el momento de revisar cómo te has revisado. No sé si te marcaste el año pasado un calendario o un plazo para revisar de vez en cuando cómo lo estabas haciendo. Tanto si fue así como si no lo fue piensa si te has ido supervisando a lo largo de este año que hoy termina. Si lo has hecho valora qué tal te has revisado y si has cumplido las correcciones que te ibas marcando.

Si no lo hiciste sin duda es algo que tienes que planificar para el próximo año.

Qué es para ti la felicidad

Intenta ser específico pero sin pasarte, es decir, si para ti la felicidad es no tener preocupaciones económicas no digas que es ser rico, que son cosas muy distintas. A todos nos gustaría ser ricos pero es como casi imposible. Ni te imaginas la de gente que ha sido premiada con un gran premio económico en la lotería y lo ha acabado perdiendo todo, incluso lo que tenía antes del premio como la familia y los amigos. Desear tener mucho dinero es normal, pero cuando lo conseguimos lo habitual es que nos haga totalmente infelices. Hay muchos motivos para que sea así. Uno de ellos es que las cosas materiales no suplen a las personas ni los sentimientos ni nada. Así que plantéate qué dinero necesitarías para vivir tranquilo y verás que no hace falta ser multimillonario. Otro dato curioso sobre la gente que ha ganado la lotería y su vida al cabo de unos años es que les va mucho mejor a aquellos que no han dejado de trabajar y que no han cambiado su vida. Piénsalo, la felicidad está en otras cosas. Poder comprar un coche, de acuerdo, pero no hace falta comprar un coche súper caro todos los meses como hacen los futbolistas. Salir a cenar fuera, vale, pero no hace falta gastar el sueldo de un año para mucha gente en un restaurante y en botellas de vino.

Piensa bien qué es para ti la felicidad, qué necesitarías para vivir satisfecho y poder disfrutar dela vida. Te recomiendo nuestro curso  Cómo ser feliz y disfrutar de la vidque te ayudará a valorar las cosas de otra manera.


.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.