La primera vez

primera vezA lo largo de nuestras vidas, existirán sucesos que nos marcan y nos definirán como seres humanos, éxitos, fracasos, aciertos y equivocaciones, nos trazarán una conducta; pero sin lugar a dudas el suceso que en verdad nos debió de haber impactado o lo hará es: nuestra primera vez, refiriéndome al primer encuentro sexual, pero

¿La primera vez nos marca tanto?

La primera experiencia sexual puede ser importante, debe ser importante, pero no tiene necesariamente por qué ser determinante en la persona, debería ser más relevante la cuestión de en qué condiciones y circunstancias ocurre esa ‘primera vez’, aclaro que es mi humilde opinión, porque es completamente real que, para la gran mayoría de las mujeres es un paso importante y una decisión transcendental en su vida, el simple hecho de decidir comenzar su vida sexual, sobretodo la persona con la que se ha decidido llevarlo a cabo

Hay que dejar muy claro que eres tú quien decide cuándo, cómo y con quién, quieres que ocurra esa primera vez; de esta manera puedes establecer hasta dónde quieres llegar, es importante que se informe al compañero sexual que se trata de la primera vez para que tome la situación con calma y no apresure el suceso.

Nosotros sugerimos a la persona que tendrá relaciones sexuales con un primerizo que utilice la regla de oro “Trata como te gustaría que te trataran” o en este caso que intente recordar cómo fue su primera relación y cómo le hubiera gustado que sucediera, sin duda ponerse en el lugar de la otra persona ayudaría mucho. Siendo el primer encuentro sexual por regla general suele haber nervios y muchas preocupaciones con respecto a lo que ocurrirá, como ocurrirá, lo que causa mayor estrés es la duda de si se estará a la altura de la ocasión. Por lo tanto, es imprescindible relajarse, mantener la calma y mentalizarse para lo que ocurrirá, de forma positiva lo que termina ayudando a un mejor desempeño.

Sin embargo, están las nada confiables expectativas un tanto exageradas de lo que supone el acto sexual, hemos escuchado en más de una ocasión comentarios como: «Tampoco es para tanto, yo me esperaba mucho más». Mayormente en las mujeres que han estado guardando su virginidad, con una idea excesivamente romántica, poco realista y bastante soñadora, habiendo quedado defraudadas por la carnalidad del acto; son tan altas las expectativas que olvidan un hecho innegable que el placer sexual y el orgasmo, son lo que son y están para disfrutarlos, no para divinizarlos.

El primer contacto sexual, no tiene por qué ser doloroso, no debería de serlo; mucho menos es ley que tenga que haber sangrado, no es necesario. De hecho, si la mujer está bien preparada es muy probable que no sangre ni sienta dolor, también tristemente es muy probable que no tenga un orgasmo, el placer requiere de un aprendizaje, de liberar el cuerpo a las nuevas sensaciones sin temor o discriminación.

Recomendamos que se seleccione muy bien, como ya hemos mencionado: dónde, cuándo, cómo y con quién, en cuanto al lugar y la hora, debería ser algo muy íntimo, donde no sean interrumpidos o peor aún, sorprendidos, y una hora en la que se pueda ir con calma.

Por supuesto se debe estar sobrio, las drogas o el alcohol pueden causar efectos inhibidores en el desempeño sexual, también pueden afectar tu criterio al tomar decisiones importantes durante el encuentro.

Consideramos conveniente mantener un nivel moderado de expectativas, si son muy elevadas pueden causar decepción o desilusión, quizás para empezar debería bastar con relajarse y dejarse llevar, experimentando las sensaciones que acompañan al acto sexual.

No olvidemos que la comunicación es importante, poder decirle a tu pareja que te gusta, que te satisface y viceversa aumentará las probabilidades de un desenlace satisfactorio.

Es cierto, todo es muy placentero, pero que las emociones no se descontrolen, antes de iniciar el coito se debe tener muy claro, los medios de protección, es posible el embarazado en la primera relación sexual, para evitar sorpresas, utilicen al menos condón, para evitar un posible embarazo no deseado y también mucha atención a las enfermedades de transmisión sexual, infórmate y que la situación no te tome por sorpresa.

Si tú como mujer ya has decido dar este paso, si ya elegiste a la persona que tú crees es la indicada para compartir este momento, no dejes todo en manos de él, cuéntale que esperas, como deseas que fuera, todos esos pequeños detalles que has imaginado, hablarlo para ver que se puede realizar y la mejor manera de hacerlo, pues aunque tu tengas una idea de lo que quieres que sea, él jamás podrá saberlo a menos que se lo hagas saber y te atrevas a hablar de cómo es, que quiero sea mi primera vez.

Una respuesta a «La primera vez»

  1. y no olvidemos la preocupacion de que despues de la primera vez tendran que visitar al ginecologo cada año

    excelente articulo, para reflexionar bastante de la mentalidad de ellas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.