Hora de cambiar de amigos

Photo credit: Iguanasan

El otro día leí una frase que me gustó mucho, aunque no ponía quién era su autor la guardé en mi memoria, es una de aquellas frases que te ayudan en momentos de debilidad. Decía así:

La mejor forma de ser feliz con alguien es aprender a ser feliz solo. Así la compañía es una cuestión de elección, no de necesidad.

Con los amigos pasa algo parecido. Todos necesitamos tener a alguien cerca que nos apoye, nos escuche y nos diga las verdades. Si sientes que tus amigos no dan la talla o que no te quieren y te aprecian como te mereces tal vez ha llegado la hora de cambiar de amigos. Puede que tus motivos sean diferentes. Si todos tus amigos están en una situación vital distinta a la tuya es el momento de renovar y ampliar tus relaciones sociales. Cuando todos tus amigos tienen pareja o hijos y tú eres el único que sigue solo es frecuente que empiecen a olvidarse de ti o que te sientas desplazado o incómodo en sus reuniones.

Si tienes miedo a dar el paso, si eres una persona tímida y nunca te has atrevido a enfrentarte solo a determinadas situaciones sociales, lo primero que deberías hacer es obtener mayor seguridad en ese aspecto, para ello te recomiendo nuestro curso: Cómo superar la timidez y ser sociable

Tus motivos para cambiar de amigos pueden ser muy variables, como decía, hay situaciones en la vida que te obligan bien porque habéis llegado a puntos distintos en vuestra vida, por haber cambiado de lugar de residencia o porque simplemente te apetece dejar atrás todo lo que has hecho hasta ahora. Puede que ellos no se lo merezcan pero para crecer necesitas estar solo y sientes que es la hora de cambiar de amigos. Si tu problema es que te sientes solo, que te aburres, que te gustaría compartir momentos con alguien lo primero que tienes que hacer es, efectivamente, conocer gente, cambiar de amigos y modificar tu rutina. Esto no significa que vayas a tener un amigo verdadero, pero hará más amena tu vida.

La amistad no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Puede que lo que necesites no es cambiar de amigos sino conocer a más gente y tener opciones para salir y charlar. La amistad la vas trabajando día a día y es algo que se construye con el paso del tiempo, va mucho más allá de salir y tomar algo.

Dice la definición del diccionario que la amistad es el afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Se decía ya en la Edad Media que  «una situación difícil pone a prueba al médico y descubre al amigo» algo parecido nos podemos aplicar hoy en día, ¿no os parece?. Es cuando las cosas se tornan complicadas que nos damos cuenta de quién son nuestros amigos. A menudo nos sorprendemos, y no siempre para mal.

Crédito foto: imma-ty-grr

Así que la primera frase que os he citado es importante, aprended a estar solos para poder elegir con quién pasáis el tiempo, la diferencia entre hacerlo por necesidad o por elección marcará la calidad de vuestras relaciones. Ya se sabe que las alegrías compartidas son mejores y las penas llevadas entre varios se pasan mejor. Un amigo es un tesoro así que si tienes uno no lo descuides, independientemente de que quieras tener un círculo social más amplio para tener otras alternativas.

Cosas que debes tener en cuenta, además en forma de frases célebres, que sé que os gustan mucho:

  • El amigo de todo el mundo no es un amigo (Aristóteles): ¿qué quiere decir con esto? Que una cosa es ser sociable y tener muchos conocidos y otra cosa es ser amigo de todo el mundo. Eso es imposible. Aunque sea solo por la implicación necesaria es imposible que alguien pueda estar al 100% con todo el mundo. Si conoces a alguien que da la impresión de ser el mejor amigo o la mejor amiga de todos los que la rodean desconfía. Insisto, una cosa es ser la más sociable, la líder, la carismática, pero otra es conocer en profundidad a todo el mundo y tener ese vínculo especial.

    Eso solo se consigue con algunas personas. En los grupos de amigos, sin ir más lejos siempre hay otros pequeños grupos o parejas en las que hay más confianza y un vínculo sentimental especial. Alguien que tiene a todo el mundo en ese circulo es porque realmente no tiene a ninguno en especial. No tiene porque ser malo pero analiza cuáles son los motivos antes de confiar ciegamente o esperar algo de esa persona.

  • Un amigo en la vida es mucho. Dos son demasiado. Tres son imposibles (Henry Brooks Adams) esta frase viene a decir un poco lo de la otra. Aplícatela a ti mismo. ¿Que no tienes amigos? Si hay una persona en este mundo que te entiende, te escucha, te aprecia, con la que tienes una conexión tan especial que no hacen falta las palabras no busques más. La AMISTAD, así, en mayúsculas, ya la tienes.

    Lo que necesitas es un círculo social amplio para salir a divertirte y compartir momentos, no lo confundas con la verdadera amistad. Son amigos, pero no «el amigo». Esperar demasiado de la gente puede llevarte a sentir cierta frustración que podrías evitar si vieras las cosas de otra manera.

  • Más fácil es encontrar un amor apasionado que una amistad perfecta (Jean de la Bruyére). Tampoco va mal encaminado, además insiste en el concepto anterior. Si tienes un amigo consérvalo. Si no lo tienes y es a lo que aspiras tienes que tener paciencia. Como en el amor debe surgir una complicidad especial entre dos personas. Los amigos, como las parejas, también tienen cualidades que no nos gustan y que debemos aceptar y respetar.

    La amistad, como el amor, necesita tiempo para crecer. Una amistad es un proyecto vital. Vais a ser amigos toda la vida, no tengas prisa por «oficializarla», las cosas importantes son las que se hacen, no las que se dicen. Cuida de esa persona especial y con el tiempo se dará cuenta de quién son los amigos verdaderos y quién no.

Y lo que decíamos, salir a divertirse y conocer gente no tiene nada que ver con la relación de amistad profunda que solo puedes conseguir con una o dos personas en cada etapa de tu vida. No esperes demasiado de la gente. Relájate, diviértete y ofrece tu amistad sin esperar nada a cambio. Mientras vas conociendo a gente vivirás experiencias inolvidables, te sentirás vivo y lo pasarás bien.

Poco a poco ya irán surgiendo los lazos más íntimos con algunas de estas personas. Si tu problema es que eres tímido y tienes pocas habilidades sociales, compra ahora nuestro curso  Cómo superar la timidez y ser sociable con el que aprenderás tácticas para vencer la timidez y ser mucho más sociable.

Una respuesta a «Hora de cambiar de amigos»

  1. Me gusto este post, yo soy de la idea de que los amigos van y vienen, y que vale mas ser independiente y no dependiente, pero claro esta que eso no quiere decir que no debemos ser sociables, la sociabilidad es muy importante, los humanos somos seres sociables, necesitamos desahogar emociones en otras personas, pero hay que poner un margen entre ser sociable y ser dependiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.