Hacerse respetar

© faster panda kill kill

Hablábamos el otro día en uno de nuestros artículos cómo de importante es hacerse respetar. Sobretodo si la falta de respeto nos influye negativamente en forma de ansiedad.

El problema para muchos es que no son capaces de hacerse respetar por los demás por la sencilla razón de que no se respetan a sí mismos. En esto tiene mucho que ver la autoestima y la forma cómo nos han educado.

Es imprescindible que si sientes que nadie te respeta empieces a trabajar en el refuerzo de tu autoestima desde ya. Cuanto antes empieces antes solucionarás muchos de los problemas que te acompañan. Échale un ojo a nuestro audio curso Cómo mejorar la autoestima, que te ayudará desde el primer día y puedes escuchar en cualquier parte.

Si lo que quieres es hacerte respetar, es básico que primero lo hagas tú mismo. Puede que si tú no lo haces los demás tampoco lo hagan pero que no seas consciente de ello. Aunque, claro está, muchas personas tienen suerte y su entorno confía mucho más en ellos que ellos mismos. Si tu caso no es este sigue leyendo.

Cuando hablo de hacerse respetar me refiero no solo a que nos hablen con educación y lo que consideramos respeto a nivel social, me refiero a que no invadan nuestra intimidad, por ejemplo o a que confíen en nosotros para encomendarnos una tarea o para conseguir un logro.

La falta de confianza se puede deber, como os comentaba, a la educación que hemos recibido. Es muy importante saber motivar al niño y corregir lo que no hace bien desde un punto de vista positivo.

Por supuesto que tenemos que regañar cuando un niño no hace las cosas bien pero también debemos felicitar cuando sí las hace.

Si solo regañamos nos encontraremos con varios problemas.

El primero de ellos es que el niño, que requiere mucha atención y cariño por parte de sus padres, verá que la única forma en que le prestan atención es haciendo las cosas mal, si las hace bien nadie le hace caso. Por tanto, para tener la atención de sus padres lo más probable es que siga haciendo las cosas mal. Presta atención a tus hijos siempre y verás como crecen más seguros y fuertes.

El segundo de los problemas es la falta de confianza con la que crece el niño. Como solo destacan sus aspectos negativos el niño cree que no es capaz de hacer las cosas bien. Crece con el convencimiento de que no es merecedor nada bueno, si es incapaz de hacer las cosas bien…

Con refuerzo negativo lo único que conseguimos es que esa persona cambie la percepción que tiene de uno mismo. Es alguien que no hace las cosas bien, es alguien a quien los demás no dan responsabilidades… La falta de confianza y la creencia de que esto es así hará que de adultos no intentemos las cosas ya que sabemos que no lo vamos a conseguir. Hemos crecido con mentalidad de perdedores. Nos han educado así. Cuando, probablemente, la intención de nuestros padres era todo lo contrario.

En tercer lugar una persona, un niño, que nunca ve contento a sus padres por las cosas que hace crece con un sentimiento de insatisfacción profundo, eso es algo que sin duda le hará infeliz cuando sea un adulto. De ahí a la ansiedad hay un paso. Siempre ha vivido con la angustia de cuándo llegaría papá enfadado por su falta de habilidad haciendo tal o cual cosa.

De adultos también nos podemos encontrar con muchas personas que por incapacidad o maldad nos van minando y nos hacen sentir incapaces o inferiores. Muchas parejas están en un desequilibrio como este. Una de las dos personas considera que la otra es incapaz de hacer bien las cosas y lo recuerda constantemente.

© woodleywonderworks

Puede que tu problema sea que te has hecho adulto y que tus padres no se han dado cuenta y siguen tratándote como a un niño. Eso es algo difícil de cambiar ya que los padres siempre nos querrán proteger y es difícil cambiar a los demás. Pero puedes cambiar la forma en la que te afecta el trato que te dan los demás.

Cuando uno tiene la autoestima alta, en perfecto estado, no hablo de ser un ególatra, sabe diferenciar y poner en su sitio las opiniones de las demás personas. Si sabemos que nuestros padres nos tratan con condescendencia porque siempre nos verán como niños, teniendo una buena autoestima, podemos hacer que eso no nos afecte. Tomarlo a broma o como parte de la relación, sin que llegue a cambiar nuestra manera de pensar de nosotros mismos.

No todo el mundo tiene que entendernos o conocernos bien, puede ser triste, pero los padres a veces forman parte de ese círculo.

Una situación en la que a menudo nos sentimos ninguneados es en el trabajo con los compañeros o los superiores. Para hacer que los demás nos traten con respeto en primer lugar deberemos respetarnos a nosotros mismos y tener la asertividad suficiente para parar los pies a alguien que te habla de un modo que no te gusta. Las personas que tratan mal a los demás de forma sistemática, como los jefes déspotas, lo hacen como mecanismo de seguridad. En realidad no tienen tanta confianza en si mismos o no necesitarían gritar en insultar.

Para evitar este tipo de situaciones es básico que sepas mantener la calma y con educación y respeto informar de que puedes escuchar opiniones o quejas pero no aceptar gritos o insultos.

Podríamos buscar infinidad de ejemplos en los que una persona que cree saber más que tú te trata como a un ser inferior. No lo permitas. Nadie es superior a nadie. Saber más de un tema en concreto no implica que seas superior a esa persona, que puede saber mucho más que ti de cualquier otra cosa. Y dicho al revés, que alguien sepa más que tú de un tema en concreto o que tenga una jerarquía superior a ti no te hace merecedor de la falta de respeto o de confianza.

Pero como hemos dicho una y otra vez, para hacerse respetar es básico tener confianza en uno mismo y ser el primero que se respeta. Para reforzar tu autoestima COMPRA AHORA nuestro audio curso Cómo mejorar la autoestima con el que podrás hacer ejercicios que mejorarán tu autoestima día a día.

3 respuestas a «Hacerse respetar»

  1. Es muy importante hacerse respetar, eso ya lo tengo claro ahora. Siempre me preguntaba ‘porqué a mi’ y es que ni si quiera me valoraba. Pero la vida es así, te hace aprender a traves de experiencias… bueno, cada persona debe amarse a si misma, tener la autoestima alta y prepararse para poder llegar a ser asertivo.

  2. una felicitacion por los articulos tan completos y por regalarnos herramientas para autovalorarnos vale la pena estar viendo cada articulo y decir si o no gracias

Responder a M.E. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.